La nueva IA que puede escribir en cualquier estilo, responder preguntas profundas e incluso escribir poemas

Tecnología

“La música es la forma más avanzada de matemáticas”: es una oración que no se encuentra en Internet, hasta hace unos días. Eso se debe a que no fue escrita por un filósofo, un compositor o incluso un estudiante de matemáticas borracho.

La oración fue escrita GPT-3, un nuevo modelo de lenguaje de IA lanzado recientemente por OpenAI, una compañía sin ánimo de lucro fundada por Elon Musk y que recibió US$1000 millones por parte de Microsoft. GPT-3 tiene el objetivo principal de responder preguntas, pero también puede traducir y generar coherentemente texto improvisado, y los resultados son muy buenos.

Esta nueva IA es diferente a todo lo que hemos visto antes.

Si le preguntaras a la gente hace dos décadas qué podría hacer la inteligencia artificial, escribir nunca estaría en la cima de la lista. Escribir, el arte de crear algo y ponerlo en palabras, tal vez incluso agregarle su propio estilo, es algo inherentemente humano. O eso pensamos.

El enfoque de aprendizaje automático de OpenAI se basa en extraer cantidades masivas de datos y analizarlos en busca de patrones estadísticos, ver qué tipo de palabras funcionan con qué tipo de palabras, y luego predecir y producir nuevas oraciones.

La versión anterior, modelo GPT-2, recibió capacitación en 40 Gb de texto y tiene 1.500 millones de parámetros. Se obtuvieron resultados interesantes, pero en realidad no fue tan bueno. Mientras tanto, GPT-3 tiene la friolera de 175 mil millones de parámetros y se nota.

Actualmente, OpenAI está creando una API para las personas que desean usar la IA, pero algunas personas ya la han probado para probarla. Aquí hay un ejemplo del tipo de texto que puede generar, de Vlad Alex de Towards Data Science:

Aquí hay otro ejemplo de GPT-3 escribiendo sobre los peligros de GPT-3, a través del programador Manuel Araoz. En pocas palabras, a la IA se le ocurrió un texto sobre lo peligrosa que es la IA en sí.

Araoz incluso hizo que la IA escribiera un artículo de blog sobre sí misma. Así es como comienza el artículo, les retamos a qué encuentren cualquier pista de que no haya sido escrito por un humano.

El GPT-3 de OpenAI puede ser lo más importante desde bitcoin
18 de julio de 2020

Resumen: comparto mis primeros experimentos con el nuevo modelo de predicción de lenguaje (GPT-3) beta de OpenAI. Explico por qué creo que GPT-3 tiene un potencial disruptivo comparable al de la tecnología blockchain.

Sorprendentemente, el algoritmo puede incluso cambiar su estilo. Puede ser entrenado en diferentes tipos de textos escritos en un estilo específico, e imita ese estilo. Aquí hay un ejemplo de GPT-3 escribiendo sobre Twitter al estilo del escritor del siglo XIX Jerome K. Jerome.

Aquí hay otro ejemplo donde la IA escribe al estilo de un asistente personal enojado (y aparentemente nihilista):

Esto ya es impresionante, pero también se destacan los riesgos asociados a la IA. Jerome Pesenti, jefe de IA de Facebook, fue a Twitter para presentar un ejemplo aterrador. Cuando se le solicitó que escribiera tweets de una palabra: judíos, negros, mujeres, holocausto, se obtuvieron estos resultados.

Necesitamos más progreso en la IA responsable antes de comenzar a usar realmente estos modelos, señala Pesenti.

Además, con el advenimiento de deepfakes, este algoritmo podría ser un gran imitador. OpenAI aborda esto en su documento, diciendo que están preocupados por los abusos en contenido falso, spam y phishing. Para este propósito, la IA no estará disponible gratuitamente, solo a través de una API.

“Terminaremos el acceso a la API para casos de uso obviamente dañinos, como acoso, spam, radicalización o astroturfing (enmascarar quién está detrás de un mensaje). Pero también sabemos que no podemos anticipar todas las posibles consecuencias de esta tecnología, por lo que la estamos lanzando en una versión privada de prueba, antes de lanzarla de manera general al público.

Como si eso no fuera lo suficientemente impresionante, la IA también puede codificar. No solo puede codificar, sino que también puede recibir información humana y producir el resultado deseado. En otras palabras, le dices qué hacer, y puede hacerlo. Aquí hay un ejemplo:

Esto nuevamente es muy emocionante y aterrador al mismo tiempo. Si esto se mejora y perfecciona, puede borrar grandes extensiones de una industria de millones de personas. Desde botones hasta tablas de datos, o incluso volver a crear la página de inicio de Google (sin ninguna capacitación, nada menos), GPT-3 ya ha demostrado su capacidad de codificación. Pasará un tiempo antes de que la IA pueda matar la programación, pero con este rendimiento preliminar, parece más posible que nunca.

Esto también sugiere otras aplicaciones generales: cada tarea que contiene lenguaje, GPT-3 puede abordarlo. Esto incluso se aplica a las imágenes, porque el algoritmo se puede entrenar en secuencias de píxeles al igual que el texto. Su predecesor ya era bueno en esto, y GPT-3 probablemente rivalizará con las mejores IA de imágenes.

GPT-3 está caminando por una delgada línea entre la utopía y la distopía, y sería prudente tomarlo en serio.

Este artículo es una versión de otro publicado en Zmescience, puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.