La formación de las placas tectónicas pudo tener procesos más variados de los que creíamos

Geología

La pregunta de cómo se formaron las placas tectónicas parece fácil de responder teniendo en cuenta que ahora estamos tratando de concretar el cuándo. No obstante, la información que tenemos sobre ellas es sorprendentemente escasa.

Investigadores de Estados Unidos, Hong Kong y China han presentado una nueva hipótesis, una que en apariencia es similar a otra que fue desacreditada décadas atras, pero que ahora merece ser reconsiderada.

Las placas tectónicas se han estado arrastrando alrededor de la superficie de nuestro planeta entre los 3000 y los 4000 millones de años. Unos miles de millones de años de movimiento tectónico y reciclaje de corteza (proceso por el cual el material de la superficie de la litosfera se recicla en el manto por erosión tectónica o delaminación) ha significado que es difícil saber la formación de estas estructuras.

Hace unos años un grupo de investigadores desarrollaron un modelo en el que se trataba de explicar la formación de las placas tectónicas. En este se mostraba que su formación era similar a su proceso de cambio, con unas partes de la corteza terrestre sumergiéndose debajo de otras y comenzando una reacción en cadena de piezas de corteza que se empujaron entre sí. Este proceso duró milenios.

Pero la nueva investigación presenta un modelo un tanto diferente. En esta, hace miles de millones de años la corteza terrestre, recién formada, se calentó. Esto provocó una expansión de la corteza, lo que llevó a una fractura que formó lo que hoy en día conocemos como placas tectónicas.

full size image tectonic plates earth expansion
Una instantánea del modelo que muestra las últimas etapas de crecimiento y coalescencia en la placa tectónica de la Tierra. Las fracturas son en negro y los colores muestran tensiones.

“Aquí usamos modelos de corteza esférica en 3D”, escribió el equipo en el estudio. “Para demostrar un mecanismo de fractura autoorganizado análogo a la elevación litosférica impulsada por la expansión térmica”.

Esta teoría fue propuesta a principios del siglo XIX. Pero el nuevo escenario no es el mismo de esa época. La diferencia radica en la liberación de gases de la Tierra durante todos estos años.

Es importante recalcar que este estudio es sólo una hipótesis. Aún no entendemos mucho de estos procesos. Si logramos recolectar más evidencia, esta hipótesis podría ser una parte importante de nuestra forma de entender las características del planeta.

Fuente: Nature Communications a través de Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.