Desarrollan baterías de auto que pueden cargar en sólo 5 minutos

Tecnología

Una nueva batería de carro eléctrico podría llevar a otra revolución en el mundo de los vehículos eléctricos al reducir el tiempo de carga a sólo cinco minutos.

Los nuevos autos eléctricos ya tienen una autonomía satisfactoria de cientos de millas, similar a lo que los autos convencionales ofrecen o incluso mucho más. El problema es el tiempo de carga, si bien es una ventaja recorrer muchas millas nadie quiere esperar todo el tiempo de carga actual de esos autos, más cuando llenar un tanque con gasolina resulta más rápido y fácil.

Estas nuevas baterías fueron desarrolladas por la compañía israelí StoreDot y fabricadas por Eve Energy en China usando líneas estándares de producción. De acuerdo al productor, las nuevas baterías pueden cargar sólo cinco minutos para recorrer 480 km. La FlashBattery, como se le conoce puede cargar 1 minuto para un recorrido de 60 km.

Según StoreDot, la batería también contiene materiales que son mucho menos inflamables y más estables que las baterías de iones de litio tradicionales.

El productor también afirma que las baterías son más ecológicas, ya que utilizan un proceso de fabricación basado en el agua: la batería reemplaza el grafito con nanopartículas semiconductoras basadas en germanio, que es soluble y más fácil de manejar. Pero StoreDot planea usar silicio, que es mucho más barato (comparable a las baterías de iones de litio) y estable. Para hacer las cosas aún más emocionantes, esta tecnología permitirá a los productores reducir el tamaño de las baterías de los automóviles.

Las baterías son el nuevo petróleo
StoreDot ya ha demostrado la tecnología de batería en teléfonos, drones y scooters, y ahora presenta 100 baterías para automóviles.

Este no es un prototipo inicial o algo en desarrollo, está listo para salir a la venta.

“Se consideró imposible cargar una batería de iones de litio durante cinco minutos”, dijo Doron Myersdorf, director ejecutivo de StoreDot, para The Guardian. “Pero no estamos lanzando un prototipo de laboratorio, estamos lanzando muestras de ingeniería de una línea de producción en masa. Esto demuestra que es factible y está listo comercialmente”.

Pero hay un pequeño inconveniente: necesitas cargadores mucho más potentes. El cuello de botella, dice Myersdorf, ya no son las baterías, sino el sistema de carga. Afortunadamente, ese no es un problema tan difícil de resolver como las propias baterías, y ya se está abordando.

“El cuello de botella para la carga extra rápida ya no es la batería”, dijo. Son las estaciones de carga y las redes las que las abastecen y deben actualizarse, y StoreDot ya está trabajando con empresas como Daimler, BP, Samsung y TDK, que han invertido en la empresa. “BP tiene 18.200 estaciones de servicio y entienden que, dentro de 10 años, todas estas estaciones serán obsoletas, si no las reutilizan para cargarlas, las baterías son el nuevo aceite”.

StoreDot no es casi la única empresa que investiga esto, pero si lo que dice es cierto, StoreDot está a la cabeza de esta carrera. A principios de esta semana, el jefe de Tesla, Elon Musk, tuiteó:

“La producción de celdas de batería es el limitador de velocidad fundamental que ralentiza un futuro energético sostenible. Problema muy importante “.

Los coches eléctricos se están acercando a un punto de inflexión, no solo en lo que respecta a la autonomía, sino también en lo que respecta al precio de la batería. Un informe de diciembre de 2020 encontró que el umbral de paridad de precios con motores de gasolina, según BNEF, es de alrededor de $ 100 / kWh, una cifra que no se esperaba alcanzar hasta 2023. Mientras tanto, la caída de los costos de las baterías ha impulsado un aumento global del 43%. en las ventas de coches eléctricos en 2020.

En pocas palabras, los automóviles eléctricos están muy cerca de convertirse en el tipo de automóvil más barato: ya son más baratos de manejar. A medida que mejoran la ansiedad por la autonomía y el tiempo de carga lento, la única barrera para la adopción masiva de automóviles eléctricos sigue siendo el alto precio de compra. Muchos países, especialmente en Europa y Asia, están abordando este problema a través de subsidios gubernamentales y exenciones fiscales, pero el objetivo es hacer que los autos eléctricos sean más baratos sin estos subsidios.

El transporte es uno de los principales contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero, y la transición a una infraestructura de transporte ecológica será un objetivo principal para abordar esta crisis climática provocada por el hombre.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.