Extraño mensaje en “El Grito” de Munch remite al propio pintor

Humanidades

En la esquina superior izquierda de la pintura de Edvard Munch “El Grito”, escrita con letras diminutas y tenues, hay una inscripción misteriosa que dice: “¡Sólo pudo haber sido pintado por un loco!”.

Los expertos han debatido durante mucho tiempo la identidad del inscriptor, y algunos sugieren que el autor es un vándalo insatisfecho, mientras que otros señalan con el dedo al propio pintor noruego. Ahora, un nuevo análisis encuentra que la misteriosa frase estaba casi sin duda inscrita en la letra de Munch.

La inscripción tenue, escrita a lápiz, es visible a simple vista pero no es muy clara. “Ha sido muy difícil de interpretar”, dijo Thierry Ford, conservador de pinturas del Museo Nacional de Noruega en un comunicado. “A través de un microscopio, puede ver que las líneas de lápiz están físicamente encima de la pintura y se han aplicado después de que se terminó la pintura”. Pero no estaba claro cuándo ni por qué.

Esta versión de “El Grito” fue una de las cuatro versiones pintadas por el artista, pero la única con tal inscripción, según The New York Times.

La inscripción fue mencionada por primera vez por un crítico de arte danés en 1904 cuando la pintura estaba en exhibición en Copenhague, unos 11 años después de que Munch la pintara. El crítico pensó, en ese momento, que un miembro del público escribió el mensaje, según el comunicado.

Para comprender el misterio, Mai Britt Guleng, la curadora del Museo Nacional de Noruega y el equipo tomaron fotografías infrarrojas de la pintura. Los escaneos hicieron que el carbón de las marcas de lápiz fuera mucho más claro. Los investigadores compararon las inscripciones con la letra de Munch en sus diarios y cartas, y analizaron los detalles de la primera exhibición de la pintura en Noruega.

“La escritura es sin duda de Munch”, dijo Guleng en otro comunicado. “La escritura en sí, así como los eventos que sucedieron en 1895, cuando Munch mostró la pintura en Noruega por primera vez, apuntan en la misma dirección”.

Los investigadores plantean la hipótesis de que Munch escribió esta frase después de que su pintura se exhibiera por primera vez a nivel nacional en la galería Blomqvist en Noruega en 1893 (anteriormente había exhibido la pintura varias veces en el extranjero). Esta exposición en Noruega generó muchas críticas, y un crítico de arte Henrik Grosch escribió que la pintura es una prueba de que la gente no debería “considerar a Munch como un hombre serio con un cerebro normal”, según el comunicado.

En ese momento, la Sociedad de Estudiantes de Kristiania celebró un evento de debate sobre sus pinturas, donde algunas personas expresaron opiniones positivas sobre su arte, pero otras, como el estudiante de medicina Johan Scharffenberg, cuestionaron el estado mental de Munch. Es probable que Munch estuviera allí y evidentemente se tomó en serio esos comentarios, ya que mencionó el evento en sus cartas y anotaciones en el diario varias veces en las décadas siguientes, según las declaraciones.

Munch también estaba muy preocupado, en general, por las enfermedades hereditarias, ya que varios miembros de su familia padecían enfermedades mentales.

“La teoría es que Munch escribió esto después de escuchar el juicio de Scharffenberg sobre su salud mental, en algún momento en o después de 1895. Es razonable suponer que lo hizo poco después, ya sea durante o después de la exposición en Kristiania”, dijo Guleng. “La inscripción puede leerse como un comentario irónico, pero al mismo tiempo como una expresión de la vulnerabilidad del artista”.

Esta pintura se exhibirá en el nuevo Museo Nacional de Noruega una vez que se inaugure en Oslo en 2022.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.