El primer satélite hecho en Brasil será para vigilar la Amazonia

Medio ambiente

El destino del programa satelital de Brasil, y la capacidad del país para monitorear la desaparición de la selva amazónica, se decidirá en 17 minutos y 30 segundos el domingo. Ese es el tiempo que llevará lanzar Amazonia-1, el primer satélite desarrollado íntegramente por el país. Si la misión sale bien, Brasil se sumará a unos 20 países que han gestionado toda la cadena de diseño, producción y operación de un satélite. Amazonia-1 brindará a los investigadores actualizaciones más frecuentes sobre la deforestación y la actividad agrícola en la selva tropical más grande del mundo. Pero otros desafíos aguardan, mientras los científicos brasileños enfrentan los crecientes recortes en la financiación de la investigación y una división política en el programa espacial del país.

El satélite representa “un hito para Brasil”, dice Adenilson Silva, ingeniero del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, que dirige la misión y supervisará el lanzamiento en el centro espacial indio en la isla de Sriharikota. El desarrollo del satélite, que comenzó en 2008, ha involucrado a más de una docena de empresas brasileñas y una inversión de 360 ​​millones de reales (60 millones de dólares), alrededor de una sexta parte de lo que costaría importar equipos listos para usar, dice Silva. Amazonia-1 es el primero de los tres satélites de monitoreo del Amazonas que el INPE pretende construir con la misma plataforma de fabricación.

El nuevo satélite es un cuboide metálico de 2,5 metros de largo que pesa 640 kilogramos. Está cargado con 6 kilómetros de cables y tres cámaras de gran angular capaces de detectar cualquier área de deforestación mayor que cuatro campos de fútbol. Un lanzamiento previsto en 2018 se pospuso debido a la falta de financiación y a retrasos en el suministro de componentes clave de las empresas colaboradoras.

Amazonia-1 también tiene el peso extra de la desastrosa historia de Brasil con los lanzamientos de satélites. En 2003, un satélite explotó durante el lanzamiento desde la base brasileña en Alcântara, matando a 21 personas. La base no ha lanzado ningún satélite desde entonces; aunque ahora está operativo, no está equipado para satélites tan grandes como Amazonia-1. En la base india, los científicos del INPE se entregaron a sus supersticiones antes del nuevo lanzamiento: Silva participó en una ceremonia hindú tradicional, rompiendo un coco frente al equipo como una bendición para un viaje seguro antes de ser transportado a la plataforma de lanzamiento.

Si sobrevive al lanzamiento, el nuevo satélite orbitará a 752 kilómetros sobre la Tierra para monitorear una selva tropical que ahora está experimentando una tala y quema récord, principalmente para la agricultura y la ganadería. El INPE informa que el 20% de las áreas oficialmente designadas como protegidas ya están destruidas.

En este momento, el programa de monitoreo de Amazon de Brasil se basa en sobrevuelos del satélite estadounidense Landsat, que proporciona datos de imágenes de alta definición cada 16 días. Las alertas más oportunas sobre la deforestación provienen de dos satélites desarrollados conjuntamente por Brasil y China, CBERS-4 y CBERS-4A, que juntos proporcionan imágenes cada 3 o 4 días.

Las cámaras de Amazonia-1, que cubren un área de 850 kilómetros con una resolución de 65 metros, no serán más nítidas que las de los satélites existentes. Pero la nueva incorporación a la flota de satélites acortaría la brecha entre los pasos elevados para generar nuevas imágenes cada día o dos. Esa frecuencia aumenta las posibilidades de obtener imágenes claras sin la cobertura de nubes, un problema común en la selva tropical, y brinda a las autoridades alertas más rápidas sobre la deforestación.

“Un día puede marcar la diferencia”, dice Cláudio Almeida, quien coordina el programa de monitoreo amazónico del INPE y supervisa sus informes oficiales de deforestación. Con un monitoreo casi en tiempo real, “los equipos de aplicación pueden ir al lugar correcto en el momento adecuado”, dice.

El uso de equipos caseros le da a Brasil la autonomía tecnológica que siempre ha deseado, agrega Almeida. Recuerda un “apagón de datos” en 2012 cuando un problema con Landsat amenazó con dejar un vacío en los informes de deforestación. El INPE tuvo que comprar datos satelitales costosos con una calidad de imagen más pobre del gobierno del Reino Unido.

Amazonia-1 y sus dos compañeros planeados serán una poderosa herramienta de investigación, dice el experto en modelos ambientales Britaldo Soares Filho de la Universidad Federal de Minas Gerais, cuyo equipo se basa en datos satelitales para modelar la propagación del fuego y sus consecuencias ambientales en el Amazonas y biomas vecinos.

Pero a Filho le preocupa que un gobierno poco comprensivo limite la capacidad del INPE para procesar los enormes volúmenes de datos que producirá Amazonia-1. “No es suficiente invertir en tecnología sin invertir en investigación y en personas”, dice. El presupuesto y el personal del INPE se han recortado repetidamente desde 2019, cuando el presidente brasileño Jair Bolsonaro declaró falsos los datos alarmantes de la agencia sobre deforestación y destituyó a su director, el físico Ricardo Galvão.

El presupuesto propuesto por el gobierno para 2021 incluye un recorte del 15% al ​​INPE que ya ha provocado la cancelación de 100 becas, que respaldan a casi una cuarta parte del personal técnico de la agencia. El lanzamiento de Amazonia-1 casi se pospuso después de que siete investigadores del proyecto perdieran sus subvenciones. Se restablecieron hasta marzo con fondos de la Agencia Espacial Brasileña para hacer posible el lanzamiento.

Incluso con el nuevo satélite, la capacidad de detección remota de Brasil está lejos de ser ideal, dice Galvão. El país necesitaría “al menos otros 30 satélites como Amazonia-1 para satisfacer sus necesidades”, dice. Y es escéptico de que el gobierno actual actúe sobre la base de nuevas pruebas de deforestación. “Estoy seguro de que los científicos del INPE proporcionarán los datos sin ceder a ninguna presión, pero tengo dudas de que el gobierno actual valore estos datos”, dice.

El gobierno brasileño ha estado enviando señales contradictorias sobre su interés en los programas de teledetección. En junio de 2020, los militares del Ministerio de Defensa brasileño asignaron 145 millones de reales para comprar un sistema de imágenes satelitales no revelado para el monitoreo de la Amazonía, tanto para uso civil como militar. Esa estrategia paralela amenaza los esfuerzos del INPE para crear y lanzar sus propios satélites, dice Galvão. “El gobierno debería valorar nuestra propia tecnología”.

Fuente: Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.