Una diferencia en las células parece ser lo que protege a los niños del COVID-19

Salud y medicina

El sistema inmunológico humano se basa en un intrincado ejército de células T, células B, macrófagos y muchos más, todo lo cual nos mantiene a salvo de patógenos invasores. Pero eso no significa que todos tengamos el mismo equipo de protección en la sangre.

Las células B son responsables de “recordar” los patógenos que nuestro cuerpo ha encontrado anteriormente, por lo que pueden hacer sonar la alarma si se topan con ellos una vez más. Dependiendo de las enfermedades a las que ya ha estado expuesto y cómo los receptores celulares, que contienen esta ‘memoria’, mutan y cambian, cada persona porta una variación diferente de células inmunes. Ahora, un equipo de investigadores ahora ha analizado cómo estas células inmunes difieren no solo entre individuos, sino también cómo podrían cambiar a lo largo de la vida de una persona.

Curiosamente, descubrieron que la sangre extraída de niños antes de la pandemia tenía una mayor frecuencia de células B que podían unirse al SARS-CoV-2 que la sangre de adultos, a pesar de que nunca habían estado expuestos a este nuevo virus. Esta investigación aún se encuentra en las primeras etapas, pero podría explicar de alguna manera por qué los niños parecen tener mejores resultados que los adultos cuando se trata de enfermarse con COVID-19.

“Los niños suelen tener una enfermedad más leve después de la infección por el SARS-CoV-2 que los adultos, posiblemente debido a las diferencias en la expresión de los receptores virales y las respuestas inmunitarias”, escribe el equipo en su nuevo artículo.

“Los niños infectados, a diferencia de los adultos, muestran títulos de anticuerpos más bajos y más IgG específica para la proteína de pico”.

Siendo un tipo de glóbulo blanco, las células B mantienen la ‘memoria’ de patógenos pasados ​​en una amplia gama de receptores en su superficie celular. Estos receptores permiten que las células B se unan a fragmentos de patógenos potenciales que pueden reconocer, llamados antígenos, como una pieza de rompecabezas, lanzando una respuesta inmune contra ellos.

Estos receptores están todos construidos sobre la misma columna vertebral conocida como secuencias de inmunoglobulinas, pero se pueden cambiar o mutar para formar una amplia gama de receptores que eliminan los patógenos antes de que la bacteria o el virus ingresen al cuerpo.

“Sin embargo, todavía no está claro cómo se distribuye la memoria de las células B a diferentes antígenos en los tejidos humanos y cómo cambia durante la vida útil de un individuo”, señala el equipo.

Este último punto es lo que los investigadores de la Universidad de Stanford se propusieron descubrir. Analizaron 114 muestras de sangre de adultos humanos sanos, 93 muestras de 51 niños entre uno y tres años, 12 muestras de sangre de cordón umbilical y muestras de sangre, ganglios linfáticos y bazo de 8 donantes de órganos.

Cuando el equipo observó los receptores de las células B y analizó a qué antígenos pueden atacar las células, encontraron que las células B de los niños tenían más “clones” compartidos de virus y bacterias que ya habían encontrado que los adultos. También tenían más células B que podían “cambiar” para volverse efectivas contra el SARS-CoV-2, sin haber sido infectadas primero.

El equipo cree que esto podría deberse a que el sistema inmunológico de los niños es mejor para cambiar a una amplia gama de antígenos después de haber estado expuestos a un coronavirus diferente y menos peligroso que el responsable de la pandemia actual.

“Presumimos que las exposiciones previas al coronavirus humano pueden estimular la memoria de reacción cruzada, y que tales respuestas clonales pueden tener sus frecuencias más altas en la infancia”, escribe el equipo.

“Las respuestas inmunitarias de la infancia son particularmente importantes en la vida de un individuo, ya que forman el conjunto inicial de células B de memoria que da forma a las respuestas futuras”.

Es probable que haya una serie de factores responsables de que los niños tengan síntomas de COVID-19 generalmente más leves, por lo que hay mucha más investigación por hacer. Aún así, esta es una parte interesante del enigma y proporciona información sobre la flexibilidad de las células B durante nuestra infancia, incluida la preparación para futuras respuestas inmunitarias.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.