Creer en teorías conspirativas se relaciona con menor pensamiento crítico, pero ni tú te salvas de ello

Política y sociedad

En una época plagada de desastres, cuando más personas que nunca pueden encontrar una audiencia en línea, las teorías de la conspiración parecen ser cada vez más escandalosas. También somos más propensos a creer tales cosas bajo mayor estrés, lo cual es lamentable dado lo dañinas que están resultando muchas de estas ideas para nuestras democracias y entre nosotros.

Las teorías de la conspiración están matando gente. Algunos teóricos de la conspiración se enorgullecen de ser “librepensadores críticos”, pero un nuevo estudio que muestra una tendencia entre una menor capacidad de pensamiento crítico y una mayor creencia en la teoría de la conspiración sugiere que este puede no ser el caso.

“Las teorías de la conspiración se refieren a los intentos de explicar la causa última de un evento importante (social, político, climático, etc.), acusando a una coalición oculta de personas u organizaciones percibidas como maliciosas y poderosas de haber planeado e implementado estos eventos en secreto”, explica El psicólogo de la Universidad Paris Nanterre Anthony Lantian y su equipo en su artículo.

En dos estudios, los investigadores evaluaron las habilidades de pensamiento crítico de 338 estudiantes de pregrado utilizando una versión francesa de la prueba de ensayo de pensamiento crítico Ennis-Weir. Luego calificaron las tendencias de los estudiantes hacia las creencias de conspiración y su evaluación personal de sus propias habilidades de pensamiento crítico.

El pensamiento crítico, el análisis objetivo y la evaluación de una situación, requiere una colección de habilidades cognitivas. Estos incluyen la capacidad de discernir información relevante e irrelevante, pensar sistemáticamente, ver otras perspectivas, reconocer y evitar falacias lógicas, mirar más allá de lo obvio, ser consciente y evitar sesgos y cambiar de opinión a la luz de nueva evidencia.

“Cuanta más gente cree en las teorías de la conspiración, peor se desempeña en una prueba de capacidad de pensamiento crítico”, dijo Lantian a Eric Dolan de PsyPost. “Esta prueba se caracteriza por un formato abierto que destaca varias áreas de la capacidad de pensamiento crítico en el contexto de la argumentación”.

Antes de que alguien se vuelva superior y culpable por esto, debemos tener en cuenta que algunas personas pueden no haber tenido la oportunidad de obtener estas habilidades. Esto no significa que sean menos inteligentes, solo que sus vidas aún no los han llevado por el camino de la adquisición de habilidades de pensamiento crítico. Pero nunca es tarde para aprender. Los investigadores no encontraron ninguna evidencia de una capacidad de pensamiento crítico subjetivo más alta (o más baja) (a diferencia de la evaluada más objetivamente por la prueba) entre aquellos que se suscriben más a las teorías de la conspiración.

“Esto no está en línea con el cliché de los teóricos de la conspiración que se ven a sí mismos como pensadores críticos”, dijo Lantian.

Todo esto no quiere decir que aquellos con altas habilidades de pensamiento crítico no puedan ser absorbidos también por creer cosas que no necesariamente se alinean con la realidad. La forma en que nuestro pensamiento está conectado como una especie obligatoriamente social nos hace muy vulnerables a creer en aquellos con los que nos identificamos como parte de nuestro propio grupo cultural, sin importar cuánta educación hayamos tenido que impulse la alfabetización científica.

La confianza juega un papel fundamental en lo que creemos; también tenemos una tendencia a creer que cada uno de nosotros está por encima del promedio en la detección de información errónea (¡lo cual no puede ser cierto!). Los investigadores también han relacionado esta necesidad de sentirse especial con una mayor creencia en las conspiraciones.

Lantian y su equipo señalan que, si bien su estudio sugiere que el pensamiento crítico reduce las posibilidades de que las personas crean en teorías de conspiración infundadas, los hallazgos no determinan si estas habilidades pueden ayudar a las personas a detectar conspiraciones verdaderas. Además, la uniformidad de su población de muestra (todos los estudiantes universitarios de habla francesa) significa que estos hallazgos pueden no ser necesariamente un reflejo exacto de la sociedad en general, ni los investigadores han demostrado una relación causal.

Sin embargo, investigaciones anteriores también han sugerido que las personas con mayor nivel educativo son menos propensas a las creencias conspirativas. Otro estudio, diseñado específicamente por el psicólogo de la Universidad de Yale Dan Kahan y su equipo para desenredar el sesgo dentro del grupo de los niveles de comprensión, encontró resultados similares: los participantes que obtuvieron puntajes más altos en comprensión científica, que requiere habilidades de pensamiento crítico, mostraron puntajes más altos en pensamiento independiente.

Kahan y sus colegas también han descubierto que la curiosidad puede desempeñar un papel increíblemente poderoso para contrarrestar los prejuicios dentro del grupo al hacer que las personas consuman “una dieta más rica en información”. Lantian y su equipo concluyen en su artículo que “la capacidad de pensamiento crítico podría ayudar a las personas a buscar pruebas contradictorias en lugar de confiar ciegamente en una teoría de la conspiración siempre que desafíe una versión establecida”.

Esperan que esta y otras investigaciones sobre el tema ayuden a desarrollar mejores formas de enseñar a más personas estas habilidades vitales. El pensamiento crítico, junto con el fomento de la curiosidad y el sentido de pertenencia y comunidad para contrarrestar las fuerzas de los prejuicios culturales, puede ayudarnos a empujarnos unos a otros hacia la realidad.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.