La mayor delegación de la cumbre COP26 fue el lobby de los combustibles fósiles

Política y sociedad

Con alrededor de 40.000 personas registradas en la cumbre climática COP26 en el Reino Unido, cabría esperar que la mayoría de ellos impulsaran acciones como reducir nuestras emisiones o proteger los bosques. Resulta que hay más delegados en la cumbre vinculados con la industria de los combustibles fósiles que de cualquier país, según un nuevo informe basado en datos oficiales.

La ONG británica Global Witness analizó la lista provisional de participantes en la conferencia climática y descubrió que 503 cabilderos de combustibles fósiles afiliados a los mayores gigantes contaminantes del petróleo y el gas se encuentran ahora en la COP26: los “mayores villanos” de la crisis climática, como la activista sueca Greta Thunberg dijo.

El análisis muestra que más de 100 empresas de combustibles fósiles y 30 asociaciones comerciales están representadas en la COP. Esto hace que el grupo de presión de los combustibles fósiles sea mucho más grande que las delegaciones de países como Estados Unidos o China, o incluso el total combinado de las ocho delegaciones de los países más afectados por la crisis climática en las últimas dos décadas (como Haití, Filipinas). , las Bahamas y Pakistán). También es preocupante el hecho de que 27 delegaciones de países tienen más cabilderos de combustibles fósiles entre sus filas, incluidos Brasil, Canadá y Rusia.

La presencia de tantos cabilderos de combustibles fósiles significa malas noticias para las negociaciones climáticas, dice Murray Worthy, líder de la campaña de gas en Global Witness. Worthy dijo que el llamado a la acción climática global no debería ser desviado “por un festival de contaminadores y sus portavoces”, pidiendo más avances en la COP26.

“La presencia de cientos de personas a las que se les paga para impulsar los intereses tóxicos de las empresas contaminantes de combustibles fósiles solo aumentará el escepticismo de los activistas climáticos que ven estas conversaciones como una prueba más de la vacilación y el retraso de los líderes mundiales”, dijo Worthy en un comunicado. “No hay tiempo para que nos desvíen las promesas corporativas de lavado verde o sin sentido”.

Incluso tienen un stand
Uno de los grupos de presión más grandes identificados por Global Witness fue la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), con 103 delegados registrados, incluidas personas de las empresas de combustibles fósiles BP y Chevron. Según la ONG, IETA está financiada por muchas de estas empresas, presionando por los mercados de carbono como una forma de seguir extrayendo petróleo y gas.

IETA tiene un gran stand en la COP26, en el que albergan eventos durante las dos semanas de la cumbre. La mayoría de sus conversaciones se centran en los mercados de carbono, que es uno de los temas más difíciles de acordar para los gobiernos en Glasgow. Según el Acuerdo de París de 2015, se supone que los países deben crear un mercado mundial de carbono para las emisiones de gases de efecto invernadero, pero ha habido pocos avances en este sentido y muchos sienten que esto no es algo que debamos perseguir.

Con tantos grandes contaminadores en el edificio y tantos de los que están en la primera línea de la lucha contra el cambio climático que se quedan afuera debido al apartheid de las vacunas, la COP26 está casi comprometida. “Son las personas en la primera línea de esta crisis, no los contaminadores, quienes tienen la balsa salvavidas que necesitamos en este momento”, dijo Rachel Rose Jackson, directora de investigación climática de Corporate Accountability, en un comunicado.

La noticia en la COP se produce cuando las organizaciones ambientales y los grupos de la sociedad civil de todo el mundo han cuestionado el acceso desigual a la cumbre, enumerando las barreras para la participación, el acceso limitado a las vacunas y las costosas restricciones de viaje. Las ONG juegan un papel clave en la COP, ya que pueden vigilar lo que los países y los grupos de presión están haciendo durante las negociaciones climáticas.

Un estudio publicado antes de la COP26 mostró que la compañía petrolera francesa Total sabía hace al menos 50 años que existía un vínculo entre la quema de combustibles fósiles y el cambio climático. Lo mismo fue el caso de ExxonMobil y Shell, mostraron otros estudios. No es de extrañar que todos los activistas ambientales de la COP26 estén presionando con fuerza para expulsarlos de la conferencia.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.