Un sello distintivo de la ELA se ha revertido en el laboratorio

Salud y medicina

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), a menudo conocida como enfermedad de la neurona motora, mata lentamente las células nerviosas del cerebro y la médula espinal, provocando parálisis y finalmente la muerte. En este momento, no existe una cura conocida, pero es posible que nos hayamos acercado a encontrar una.

En un nuevo estudio, los científicos pudieron revertir una de las anomalías biológicas que la ELA introduce en las células. Es importante tener en cuenta que esto solo se ha logrado para una forma de la enfermedad hasta ahora, y solo en muestras de laboratorio, en lugar de en seres humanos reales. Sin embargo, incluso con esas advertencias, es un paso adelante significativo en la comprensión de cómo podemos abordar la neurodegeneración observada en los casos de ELA, y da una nueva esperanza de que la enfermedad de la neurona motora algún día pueda ser superada.

“Demostrar una prueba de concepto de cómo una sustancia química puede revertir una de las características clave de la ELA es increíblemente emocionante”, dice la neurocientífica Jasmine Harley del Instituto Francis Crick en el Reino Unido.

“Demostramos que esto funcionó en tres proteínas de unión de ARN clave, lo cual es importante ya que sugiere que también podría funcionar en otros fenotipos de enfermedades”.

Estas proteínas de unión al ARN, que ayudan a regular el ARN, se atascan en el lugar equivocado en la mayoría de las personas con ELA. Encuentran su camino fuera del núcleo de la neurona motora donde deberían estar, hacia el citoplasma circundante donde no deberían estar.

El equipo pudo revertir esto en muestras de células humanas tomadas de pacientes con ELA. Lo hicieron bloqueando una enzima llamada VCP, lo que sugiere que, en algunos casos de enfermedad de las neuronas motoras, esta enzima se está volviendo mutante y hiperactiva. Cuando se bloqueó la enzima, la distribución de las proteínas de unión al ARN entre el núcleo y el citoplasma volvió a la normalidad.

Es alentador que el fármaco utilizado como inhibidor también se esté probando como parte de los ensayos de cáncer de fase II, lo que podría ayudar a acelerar su desarrollo y disponibilidad, si se determina que el mismo tratamiento también puede ayudar a las personas con esclerosis lateral amiotrófica. En un segundo estudio de los mismos investigadores, el equipo descubrió otros nuevos conocimientos sobre la ELA. Encontraron más de 100 tipos de fragmentos de ARN, llamados transcripciones de retención de intrones, que también pueden moverse desde el núcleo celular al citoplasma en los casos de ELA.

No solo fue mucho más de lo esperado, sino que los investigadores encontraron que estos intrones tienen secuencias que se cree que se unen a las proteínas de unión al ARN. El equipo sospecha que estas secuencias son las que extraen las proteínas de unión al ARN hacia el citoplasma, aunque se necesitarán más investigaciones para confirmarlo.

“Para imaginar lo que está pasando aquí, podemos considerar ver una película en el cine”, dice el neurocientífico Jacob Neeves.

“Por lo general, no esperamos ver anuncios a lo largo de la película, pero, si algo sale mal, estos anuncios pueden comenzar a aparecer en puntos extraños e inesperados. Estos intrones retenidos son un poco como estas pausas publicitarias anormales”.

als compare
Arriba: Las transcripciones de retención de intrones (verde) podrían estar transportando proteínas de unión de ARN (azul) al citoplasma más en células con ELA.

Alrededor del 10% de los casos de ELA son familiares, y solo alrededor del 1-2% de estos tienen la enzima VCP mutada. Ese es un objetivo pequeño y aún no es seguro que esta técnica funcione en pacientes reales. Sin embargo, ambos estudios ofrecen nuevas esperanzas de que, al comprender más sobre la enfermedad de las neuronas motoras, eventualmente podremos encontrar formas de deshacer parte del daño que causa al cerebro y al sistema nervioso.

La ELA es relativamente rara, afecta a unas 2-3 personas por cada 100.000 en Europa cada año, pero los efectos pueden ser devastadores y los científicos no están seguros de cómo comienza o cómo detenerla. Estos nuevos estudios deberían ayudar a averiguarlo, pero aún queda mucho trabajo por delante.

“Se necesita más investigación para investigar esto más a fondo”, dice Harley. “Necesitamos ver si esto podría revertir otras características patológicas de la ELA y también, en otros modelos de enfermedad de la ELA”.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.