La densidad de materia blanca puede influir en nuestro uso y entendimiento del lenguaje

Psicología

Una nueva investigación de la Universidad de Boston (BU) encontró que la estructura cerebral de los bebés puede tener un efecto importante en el desarrollo del lenguaje durante el primer año de vida. Los hallazgos muestran que, aunque la crianza juega un papel vital en el desarrollo de las habilidades lingüísticas de un bebé, los factores naturales también son importantes.

El estudio siguió a docenas de recién nacidos a lo largo de cinco años, buscando establecer cómo la estructura del cerebro durante la infancia se relaciona con la capacidad de aprender el lenguaje durante la vida temprana. Si bien estos resultados definitivamente muestran que los factores naturales influyen en dicha capacidad, también son alentadores: la crianza o la crianza tienen una influencia considerable en la capacidad de un niño para desarrollar su comprensión y uso del lenguaje.

Para el estudio, los autores trabajaron con 40 familias para monitorear el desarrollo de materia blanca en el cerebro de los bebés mediante imágenes por resonancia magnética (IRM). Esto fue particularmente difícil de lograr, explican, ya que la captura de datos de calidad mediante una resonancia magnética depende de que el paciente se mantenga completamente quieto.

Nacido para eso
“[Realizar este estudio] fue un proceso muy divertido, y también uno que requiere mucha paciencia y perseverancia”, dice la neurocientífica de BU y patóloga del habla con licencia Jennifer Zuk, autora principal del estudio. “Hay muy pocos investigadores en el mundo que utilizan este enfoque porque la resonancia magnética en sí implica un fondo bastante ruidoso, y tener bebés en un sueño naturalmente profundo es muy útil para lograr esta hazaña bastante loca”.

El hecho de que los bebés tengan una afinidad innata para absorber y procesar información sobre su entorno y los adultos que los rodean no es realmente ninguna novedad. Cualquiera que haya interactuado con un bebé puede escuchar los indicios del desarrollo del lenguaje en sus llantos, risitas y miríadas de otros sonidos que producen los bebés.

Pero también nos gusta hablar con los bebés, ayudándoles así a comprender mejor el lenguaje. El equipo quería determinar qué parte de la capacidad de aprendizaje de un bebé se debe a sus rasgos innatos y cuánto se reduce a la práctica que obtienen con los adultos en sus vidas.

El nuevo estudio informa que las vías funcionales en el cerebro juegan un papel importante en la formación de las habilidades de aprendizaje del lenguaje de un niño durante el primer año de su vida. Estas vías están representadas por la materia blanca, el tejido que actúa como un conector en el cerebro y une las áreas de materia gris, donde residen las neuronas y realizan el trabajo pesado real en nuestro cerebro. El equipo estaba interesado en la materia blanca en particular, ya que es el elemento que realmente permite que las neuronas trabajen juntas para realizar tareas. La práctica de cualquier habilidad conduce al refuerzo de las conexiones que la sustentan, explican, mostrando la importancia de la materia blanca en la funcionalidad del cerebro.

“Una metáfora útil que se utiliza a menudo es: las vías de la materia blanca son las ‘carreteras’ y las áreas de materia gris son los ‘destinos’”, dice Zuk.

Junto con la autora principal Nadine Gaab del Boston Children’s Hospital, Zuk se reunió con 40 familias con bebés para registrar el desarrollo de la materia blanca del cerebro. Para garantizar la calidad de los datos grabados, tenían que asegurarse de que los bebés estuvieran profundamente dormidos antes de colocarlos en la máquina de resonancia magnética, lo cual fue todo un desafío, ya que estos dispositivos pueden llegar a ser bastante ruidosos. Esta es la primera vez que los investigadores han monitoreado la relación entre los cambios en la estructura del cerebro a lo largo del tiempo y el desarrollo del lenguaje durante los primeros años de vida de los niños.

Un área que estudiaron, en particular, es el fascículo arqueado, una franja de materia blanca que conecta dos regiones del cerebro responsables de la comprensión y el uso del lenguaje. Las máquinas de resonancia magnética pueden determinar la densidad de los tejidos (en este caso, de las vías de la materia blanca) midiendo el comportamiento de las moléculas de agua a través de piezas individuales de tejido.

Cinco años después de mirar por primera vez el cerebro de los bebés, el equipo se reunió nuevamente con las familias para evaluar las habilidades lingüísticas de cada niño. Evaluaron el conocimiento del vocabulario, su capacidad para identificar sonidos dentro de palabras individuales o para formar palabras a partir de sonidos individuales.

Informan que los niños nacidos con niveles más altos de organización de la materia blanca mostraron mejores habilidades lingüísticas a los cinco años, lo que sugiere que los factores biológicos tienen un papel importante que desempeñar en el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Sin embargo, por sí mismos, estos resultados no son suficientes para demostrar que los factores biológicos superan por completo a la crianza. Son simplemente una indicación de que la estructura del cerebro puede predisponer a alguien hacia mayores habilidades lingüísticas. Los hallazgos están destinados a ser una parte de una imagen mucho más grande y no la totalidad.

“Quizás las diferencias individuales en materia blanca que observamos en la infancia podrían estar determinadas por alguna combinación de la genética de un niño y su entorno”, dice ella. “Pero es intrigante pensar en qué factores específicos podrían preparar a los niños con una organización de la materia blanca más eficaz desde el principio”.

Incluso si la base de las habilidades lingüísticas se establece en la infancia, explica el equipo, nuestra educación y nuestras experiencias son fundamentales para aprovechar esta predisposición natural y desempeñar un papel muy importante en el resultado de un niño. Sin embargo, a juzgar por los hallazgos, el primer año de vida de un niño es un muy buen momento para exponerlo al lenguaje a fin de promover el desarrollo de esta habilidad a largo plazo.

El artículo La materia blanca en la infancia se asocia de forma prospectiva con los resultados del lenguaje en el jardín de infancia se ha publicado en la revista Developmental Cognitive Neuroscience.

Fuente: ZME Science.

1 comentario sobre «La densidad de materia blanca puede influir en nuestro uso y entendimiento del lenguaje»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.