El James Webb despliega su parasol con éxito en una prueba crítica

Astronáutica

El telescopio espacial James Webb desplegó por completo su parasol del tamaño de una cancha de tenis el martes, un hito crítico para el éxito de su misión de estudiar cada fase de la historia cósmica, dijo la NASA.

“Las cinco capas del parasol están completamente tensadas”, dijo un locutor en el centro de control del observatorio en Baltimore, donde los miembros del equipo vitorearon, mostró una transmisión en vivo.

El aparato de 21 metros de largo y con forma de cometa actúa como una sombrilla, lo que garantiza que los instrumentos del Webb se mantengan a la sombra para que puedan detectar débiles señales infrarrojas de los confines del Universo. Cada una de las capas se desdobló una a una durante dos días. Trabajando juntos, ofrecen un SPF (factor de protección solar) de aproximadamente un millón.

Debido a que el telescopio era demasiado grande para caber en el cono de la nariz de un cohete en su configuración operativa, tuvo que ser transportado doblado, estilo origami. Desplegar es una tarea compleja y desafiante, el despliegue más desalentador que jamás haya intentado la NASA.

“Esta es la primera vez que alguien ha intentado poner un telescopio de este tamaño en el espacio”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de misión científica de la NASA, en un comunicado.

“El éxito de su implementación más desafiante, el parasol, es un testimonio increíble del ingenio humano y la habilidad de ingeniería que permitirá a Webb lograr sus objetivos científicos”.

Hillary Stock, especialista en despliegue de parasoles de Northrop Grumman, dijo a los periodistas en una llamada: “Fue un momento maravilloso. Hubo mucha alegría, mucho alivio”.

Webb, el telescopio espacial más poderoso jamás construido y sucesor del Hubble, despegó en un cohete Ariane 5 desde la Guayana Francesa el 25 de diciembre, y ahora se encuentra a más de la mitad de su punto orbital, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Su tecnología infrarroja le permite ver las primeras estrellas y galaxias que se formaron hace 13.5 mil millones de años, lo que brinda a los astrónomos una nueva perspectiva de la época más antigua del Universo. La luz visible y ultravioleta emitida por los primeros objetos luminosos ha sido estirada por la expansión del Universo y llega hoy en forma de infrarrojos, que Webb está equipado para detectar con una claridad sin precedentes. Su misión también incluye el estudio de planetas distantes para determinar su origen, evolución y habitabilidad.

Construido para resistir meteoroides
El parasol se colocará permanentemente entre el telescopio y el Sol, la Tierra y la Luna, con el lado que mira hacia el Sol construido para resistir 110°C. Cada capa sucesiva es más fría que la que está encima, lo que permite que los instrumentos sensibles del telescopio funcionen a -228°C.

Está hecho de un material liviano llamado Kapton, recubierto con silicona tratada. También tiene costuras especiales “ripstop” para limitar el daño de los meteoroides.

Aunque Webb llegará a su destino espacial, conocido como el segundo punto de Lagrange, en cuestión de semanas, todavía le quedan alrededor de otros cinco meses y medio de configuración. Los siguientes pasos incluyen desplegar sus alas de espejo primario y secundario, alinear la óptica del telescopio y calibrar sus instrumentos científicos.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.