El cambio climático amenaza con destruir el 50% de la infraestructura del Ártico

Medio ambiente

El suelo permanentemente congelado en el Ártico, también conocido como permafrost, se está derritiendo rápidamente, y esto representa una gran amenaza para los muchos edificios e instalaciones de infraestructura ubicados allí, según un nuevo estudio. Entre el 30% y el 50% de la infraestructura podría estar en alto riesgo para 2050, lo que exige una acción urgente para mitigar el riesgo.

El permafrost cubre aproximadamente una quinta parte de la superficie terrestre expuesta del hemisferio norte. Debido al calentamiento global, el Ártico ha experimentado un rápido calentamiento, con un aumento típico de las temperaturas de 0,3°C a 1°C por década desde la década de 1980. El suelo congelado ha sufrido una extensa degradación debido al calentamiento y deshielo, con impactos resultantes en el funcionamiento de los ecosistemas y las emisiones.

Pero es más que solo el medio ambiente. Además de estos posibles efectos ambientales adversos, la degradación del permafrost también plantea amenazas para la sociedad a través de impactos en la infraestructura, argumentaron los investigadores. Estiman que hay 120.000 edificios, 40.000 kilómetros de carreteras y 9.500 kilómetros de oleoductos ubicados en el permafrost del hemisferio norte, gran parte de los cuales podrían estar en riesgo.

“Un aumento en el riesgo de peligros naturales graduales y abruptos (como la erosión térmica) que surgen de la degradación del permafrost rico en hielo puede, por lo tanto, dañar esta infraestructura”, escribieron los investigadores. “De hecho, estos efectos negativos ya son evidentes, como lo demuestran los daños a numerosos edificios y el derrame de diésel cerca de la ciudad de Norilsk, Rusia, en 2020”.

En 2020, el calentamiento del permafrost se hizo evidente cuando un derrame masivo causó uno de los desastres ambientales más graves de Rusia. Más de 20.000 toneladas de diésel se derramaron de los tanques de almacenamiento a ríos y lagos en el norte ártico de Rusia. Para aquellos que miran el derrame, los tanques se hundieron en el suelo debido al derretimiento del permafrost.

El problema se ve agravado por el hecho de que la gente sigue construyendo nuevas infraestructuras en el Ártico, según un estudio publicado el año pasado. La infraestructura costera ha aumentado un 15 % desde 2000 e, irónicamente, alrededor del 70 % de ese crecimiento proviene de la industria de los combustibles fósiles, que continúa expandiéndose, emitiendo gases de efecto invernadero y contribuyendo al calentamiento global que está causando los problemas en primer lugar.

Riesgo de infraestructura
En una ráfaga de estudios, los investigadores explican que el impacto del calentamiento experimentado por el permafrost está reduciendo su capacidad para transportar cargas impuestas por la infraestructura, especialmente a largo plazo, y se podría perder entre el 30% y el 60% del permafrost cercano a la superficie a finales de siglo. Esto se debe a que la resistencia del suelo disminuye mucho a medida que las temperaturas superan el punto de fusión del hielo.

Rusia se vería particularmente afectada, ya que casi el 65 % de su territorio está cubierto por permafrost. Estas áreas están muy pobladas, lo que aumenta el riesgo de catástrofes. Más del 60% de los asentamientos y casi el 90% de la población en las áreas de permafrost del Ártico se encuentran en Rusia, estiman los investigadores. Sin embargo, Rusia no es la única en riesgo debido al permafrost.

América del Norte también sería desafiada, ya que el 50% de las superficies terrestres de Canadá y el 80% de Alaska están construidas sobre el permafrost. Sin embargo, en comparación con Rusia, América del Norte no tiene tantos grandes centros industriales con estructuras verticales. En cambio, su escasa población depende de la infraestructura de transporte horizontal o lineal (como carreteras, vías férreas y tuberías).

Según los investigadores, para 2059 se necesitarán unos US$15,500 millones para mantener la infraestructura en el permafrost, en un escenario climático realista con emisiones crecientes. Se espera que la infraestructura lineal sea la más afectada. Los daños relacionados con una disminución en la capacidad de carga del permafrost agregarían US$21.6 mil millones adicionales a los costos de mantenimiento.

Aún así, una gran parte de los costos se puede minimizar tomando medidas ahora para evitar la degradación del permafrost en la infraestructura. Hay varios métodos de mitigación ya disponibles. Las técnicas de eliminación de calor se han utilizado en Rusia y América del Norte durante décadas, como terraplenes de convección y drenaje de calor, que pueden enfriar el suelo durante el invierno.

“Se necesitan medidas de mitigación más eficientes, así como nuevos conceptos de diseño y construcción, para controlar los impactos térmicos del calentamiento climático y la construcción de ingeniería, especialmente para el permafrost cálido discontinuo rico en hielo”, escribieron los investigadores. “Los futuros proyectos de construcción deben basarse en la evaluación y gestión de riesgos de infraestructura”.

En general, el estudio muestra cuán complejos y de gran alcance son los impactos del cambio climático. Muchos pueden sentirse tentados a pensar que las regiones más frías se beneficiarían del aumento de las temperaturas, pero ese no es el caso. Como muestra este estudio, el cambio climático nos afecta a todos.

El estudio fue publicado en la revista Nature Reviews Earth & Environment.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.