La resistencia a los antibióticos está matando más gente que la malaria

Salud y medicina

Las bacterias y los hongos con la capacidad de resistir los medicamentos destinados a matarlos ahora causan 1,2 millones de muertes cada año, según un estudio global. Esto representa un gran salto con respecto a las estimaciones anteriores de 700 000 muertes al año, y ha llevado a los investigadores a pedir esfuerzos concentrados que incluyan la prevención de infecciones y la vacunación para hacer frente a la resistencia a los antibióticos.

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) se ha descrito como el problema más alarmante para la salud humana, y se espera que cause hasta 10 millones de muertes después de 2050, la misma cantidad de personas que mueren de cáncer cada año en la actualidad. Puede afectar a personas en cualquier etapa de la vida, afectando también a las industrias agrícola, veterinaria y sanitaria. También es un problema que probablemente crecerá más y más a medida que pase el tiempo.

El problema es más o menos así: cuando se introduce un nuevo antibiótico, generalmente es muy bueno para matar los patógenos que debe matar. Pero con el tiempo, las bacterias y los hongos pueden volverse cada vez más resistentes, especialmente si las personas no toman los antibióticos adecuadamente. La presión evolutiva empuja a los patógenos a desarrollar más y más resistencia, hasta que pueden inutilizar el antibiótico. Ya estamos viendo esto con algunas cepas de gonorrea, que son prácticamente intratables, y varios otros tipos de bacterias. Esto significa que necesitamos constantemente un nuevo suministro de antibióticos para asegurarnos de que podemos vencer a estas bacterias y hongos, pero el desarrollo de nuevos antibióticos es lento; lento pero seguro, estamos perdiendo la ventaja.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el año pasado que ninguno de los 43 antibióticos en desarrollo, así como los medicamentos aprobados recientemente, son suficientes para combatir la resistencia a los antimicrobianos. De los 43 medicamentos en desarrollo, 26 se dirigen a superbacterias peligrosas, pero son derivados de clases existentes de antibióticos, advirtió la OMS.

“AMR es una de las principales causas de muerte en todo el mundo, con las mayores cargas en entornos de bajos recursos. Comprender la carga de la resistencia a los antimicrobianos y las principales combinaciones de patógenos y fármacos que contribuyen a ella es crucial para tomar decisiones políticas informadas y específicas de la ubicación, en particular sobre la prevención de infecciones”, escribieron los investigadores.

Los efectos de las superbacterias
El informe Global Research on Antimicrobial Resistance, publicado en The Lancet, se basa en modelos que incorporan una amplia gama de fuentes de datos, incluidos resultados de laboratorio, registros hospitalarios e información de vigilancia de compañías farmacéuticas. Es la primera evaluación integral de la carga global de AMR, dijeron los investigadores.

El análisis cubre más de 200 países y territorios. La AMR fue directamente responsable de 1,27 millones de muertes y se asoció con 4,95 millones de muertes en 2019, más que la malaria o el VIH/sida. Cientos de miles de muertes ocurren debido a infecciones comunes y previamente tratables, ya que la bacteria que las causa ahora es resistente al tratamiento.

Personas de todas las edades se ven afectadas por la AMR, dijeron los investigadores, y los niños pequeños están particularmente en riesgo. Una de cada cinco muertes ocurrió en niños menores de cinco años. El impacto de AMR se describió como más severo en el sur de Asia y el África subsahariana. Sin embargo, los datos fueron limitados para algunas regiones, especialmente para los países de ingresos bajos y medianos, lo que podría alterar las estimaciones.

Abordar el desafío de la AMR requerirá un conjunto de estrategias de intervención, dijeron los investigadores. La prevención y el control de infecciones es el área más importante, incluidos los programas comunitarios y la prevención de infecciones en hospitales. Los programas de vacunación también pueden reducir la aparición de RAM, incluso para patógenos sin vacunas.

“Se debe priorizar la minimización del uso de antibióticos cuando no son necesarios para mejorar la salud humana, como el tratamiento de infecciones virales”, escribieron los investigadores. “Es esencial mantener la inversión en la línea de desarrollo de nuevos antibióticos y el acceso a antibióticos de segunda línea en lugares sin acceso generalizado”.

El estudio fue publicado en The Lancet.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.