Estas cosas comunes en casa pueden empeorar tu asma, según estudio

Salud y medicina

Por: K M Shahunja, Abdullah Mamun y Peter Sly

Una de cada nueve personas en Australia tiene asma. Es una carga para la salud de muchos niños y costosa para las familias debido a los gastos de medicación, hospitalarios y extrahospitalarios.

La pandemia ha agregado más estrés y medidas de prueba adicionales para verificar los síntomas respiratorios. La infección por COVID puede coexistir con el asma y, aunque las investigaciones muestran que el asma alérgica no aumenta el riesgo de infección por COVID y muerte, sigue siendo importante mantener los síntomas del asma bajo control.

En el hogar, el humo del tabaco, el polen, el moho, el polvo, la caspa de las mascotas y los gases nocivos pueden iniciar o empeorar los síntomas del asma. Nuestro estudio reciente, una revisión y análisis de la investigación australiana, identifica a los culpables más importantes.

El tabaquismo pasivo, las almohadas o edredones sintéticos y la calefacción de gas en tu casa son los desencadenantes identificados con mayor frecuencia para las tasas más altas de asma en el hogar. La prevención de estos factores ambientales domésticos comunes podría controlar mejor el asma.

Desagradables en el hogar
Investigaciones anteriores informan que varios factores ambientales pueden desencadenar síntomas de asma. Pero los factores relevantes y el tamaño del efecto varían ampliamente en diferentes países y poblaciones. Conocer los desencadenantes ambientales más comunes que pueden iniciar los síntomas del asma en Australia puede ayudarnos a diseñar estrategias de prevención.

Examinamos la evidencia basada en la investigación realizada en Australia para determinar los factores ambientales familiares significativos asociados con el asma. Examinamos 56 estudios en los que participaron 137,840 personas en Australia. Los datos combinados confirman que el tabaquismo pasivo, la ropa de cama sintética y la calefacción a gas en los hogares son factores desencadenantes significativos de los síntomas del asma. Estas características del hogar se notan en más hogares donde las personas tienen asma y necesitan más tratamiento para el asma.

Estar cerca de fumadores, como en el hogar o en el lugar de trabajo, es la exposición en interiores informada con más frecuencia para las personas con asma. Respirar humo interrumpe el desarrollo normal de los pulmones y el sistema inmunitario y provoca irritación de las vías respiratorias.

Esto puede provocar síntomas de asma y otras enfermedades pulmonares. Las principales fuentes de humo de segunda mano en Australia fueron identificadas por un padre u otro miembro de la familia en el hogar y por colegas en el lugar de trabajo. Los niños fueron las principales víctimas del humo de segunda mano, expuestos al tabaquismo de sus padres, especialmente las madres, en el hogar.

Ropa de cama y calefacción
El segundo desencadenante doméstico más comúnmente informado fue la ropa de cama de fibras no naturales, como microfibra, nailon o materiales acrílicos. Los artículos de cama sintéticos tienen niveles más altos de alérgenos de ácaros del polvo doméstico que los artículos de cama de plumas.

También aumentan la exposición a sustancias químicas orgánicas volátiles. Estos son gases emitidos por ciertos sólidos y líquidos que se encuentran en muchos productos domésticos. Estos gases pueden acumularse en concentraciones más altas en el interior y causar problemas de salud.

Las almohadas sintéticas también tienen más probabilidades de atrapar los alérgenos de gatos y perros que las almohadas de plumas. El tejido más firme de las almohadas de plumas las convierte en una barrera más protectora contra los alérgenos que, de lo contrario, podrían provocar irritación respiratoria. Los hogares de niños propensos al asma o alergias deben prestar especial atención a la ropa de cama que eligen.

Finalmente, tanto los calentadores de gas con y sin gas pueden emitir gas de dióxido de nitrógeno que puede irritar las vías respiratorias y desencadenar síntomas de asma. Es mejor deshacerse de los calentadores de gas o los sistemas de calefacción, si es posible, en los hogares donde el asma es un problema.

Riesgos del asma que podemos controlar
Nuestra investigación muestra la importancia de enfatizar la prevención de algunos factores ambientales familiares comunes para prevenir los síntomas del asma. Estos factores pueden permanecer menos reconocidos a pesar de su notorio efecto sobre el asma.

La evidencia científica que muestra que el tabaquismo activo es perjudicial para el control del asma es bien conocida por el público en general. Pero las personas pueden ser menos conscientes del efecto del tabaquismo pasivo sobre el asma.

También hay margen para crear conciencia sobre los calentadores de gas y la ropa de cama sintética como desencadenantes del asma. Estos factores ambientales que acechan en los hogares deben comunicarse mejor a las familias que podrían verse afectadas, especialmente en un país donde el asma es un importante problema de salud pública. La eliminación de estos factores puede ayudar a controlar los síntomas del asma y reducir las pruebas de COVID durante la pandemia.

Este artículo es una traducción de otro publicado en The Conversation. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.