Esta nueva luz ultravioleta mata de forma segura a los gérmenes en interiores

Salud y medicina

Un tipo de luz ultravioleta llamada Far-UVC podría cambiar drásticamente la forma en que combatimos la transmisión de patógenos en el aire en ambientes interiores, informan los científicos en un nuevo estudio. Los investigadores dicen que la tecnología representa una nueva forma de frenar la propagación de COVID-19, en comparación con las medidas de control existentes que implican cambios significativos en el comportamiento de las personas, como respetar los confinamientos, el distanciamiento físico, el uso de mascarillas o vacunarse. En contraste con los desafíos de estas medidas efectivas pero a menudo impopulares, instalar iluminación Far-UVC en ambientes interiores podría ser tan fácil como cambiar una bombilla, dicen los científicos, y la efectividad de la radiación antimicrobiana del dispositivo no es menos impresionante.

“Far-UVC reduce rápidamente la cantidad de microbios activos en el aire interior a casi cero, lo que hace que el aire interior sea esencialmente tan seguro como el aire exterior”, dice el biofísico David Brenner del Centro Médico de la Universidad de Columbia.

Si bien las propiedades germicidas de la luz ultravioleta C (UVC) se conocen desde hace décadas, la capacidad de la radiación para causar quemaduras solares, cáncer de piel y dañar los ojos de las personas ha llevado a controles estrictos sobre su uso, y la UVC se limita principalmente a esterilizar equipos médicos. Sin embargo, en tiempos más recientes, la investigación sobre emisores Far-UVC de longitud de onda más corta (también conocidos como cloruro de criptón o lámparas de excimer KrCl) sugiere que este subconjunto del espectro UVC no presenta riesgos de seguridad para las células de la piel humana o del ratón, al tiempo que conserva la capacidad. para matar patógenos en el aire.

No obstante, la investigación existente se ha limitado en gran medida a probar Far-UVC en configuraciones de laboratorio a pequeña escala. Para ver si la tecnología era igualmente efectiva en una habitación de tamaño normal, los científicos instalaron cinco lámparas Far-UVC en una cámara de bioaerosol controlada que medía aproximadamente 4×3 metros y bombearon una corriente de bacterias Staphylococcus aureus en aerosol en la habitación.

“La instalación es una cámara sellada del tamaño de una habitación de hospital de ocupación individual donde se pueden implementar diferentes tipos de dispositivos y ventilación del edificio para probar la efectividad potencial de enfoques como Far-UVC en una situación a gran escala”, dice la microbióloga ambiental Louise Fletcher de la Universidad de Leeds en el Reino Unido.

Según el equipo, las lámparas Far-UVC redujeron hasta el 98,4 % de la carga de patógenos en cuestión de minutos y mantuvieron un nivel ambiental de reducción del 92 % a un nivel acorde con las pautas de la Comisión Internacional sobre Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP). El nivel de ventilación de la cámara de prueba se configuró para que fuera como una habitación normal con cambios de aire equivalentes (eACH) por hora, pero la radiación Far-UVC equivalía a 184 cambios de aire, lo que, según el equipo, supera cualquier otro enfoque para desinfectar los espacios interiores ocupados.

“Nuestras pruebas produjeron resultados espectaculares, superando con creces lo que es posible con la ventilación sola”, dice el físico Kenneth Wood de la Universidad de St Andrews en el Reino Unido.

A pesar de la clara promesa de la tecnología, los investigadores reconocen que existen dificultades para superar el uso potencial de Far-UVC en el mundo real, específicamente para garantizar que la instalación de lámparas Far-UVC en ambientes interiores cumpla con el nivel correcto de exposición a la radiación siendo efectivo pero también dentro de límites seguros y establecidos. Siempre que ese equilibrio se pueda lograr de manera segura, es posible que solo estemos viendo una tecnología de salud que cambia el juego aquí, dicen los investigadores.

“El uso de esta tecnología en lugares donde las personas se reúnen en el interior podría prevenir la próxima pandemia potencial”, dice Brenner.

“La luz ultravioleta lejana es fácil de instalar, es económica, no necesita que las personas cambien su comportamiento, y la evidencia de múltiples estudios sugiere que puede ser una forma segura de prevenir la transmisión de cualquier virus, incluido el virus COVID y su variantes, así como la influenza y también cualquier posible virus pandémico futuro”.

Los hallazgos se informan en Scientific Reports.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.