Un estudio masivo muestra que necesitamos mejor terapia que los antidepresivos

Salud y medicina

Los antidepresivos son el pilar para tratar la depresión, pero su uso se ve empañado por las dudas sobre su eficacia duradera. Ahora, un nuevo estudio sugiere que es posible que los antidepresivos no mejoren la calidad de vida de las personas a largo plazo, en comparación con las personas deprimidas que no toman este tipo de medicamento.

Eso no quiere decir que no debamos usarlos, ya que estos medicamentos salvan vidas en muchos casos. Pero los hallazgos son los últimos entre una serie de trabajos que desencadenaron un replanteamiento de los antidepresivos, un proyecto importante, considerando que millones de personas los toman para la depresión en todo el mundo.

La investigación, dirigida por el farmacoepidemiólogo Omar Almohammed de la Universidad Rey Saúd, Arabia Saudita, también puede ayudar a validar las experiencias de las personas que se sienten defraudadas por los antidepresivos. Para algunos, estos medicamentos hacen poco para aliviar la depresión y pueden tener efectos secundarios no deseados, como aumento de peso, insomnio, pérdida del deseo sexual e incluso síntomas similares a los de la abstinencia si se suspenden abruptamente.

Mejorar el bienestar general de las personas, especialmente su calidad de vida, durante años y no solo unos pocos meses, es “el objetivo final de la terapia”, escriben Almohammed y sus colegas en su artículo. Sin embargo, si los antidepresivos ayudan a lograr este objetivo es cuestionable, por decir lo menos. Los antidepresivos tienen una historia accidentada, plagada de una influencia indebida de la industria farmacéutica que, según parece, ha ocultado durante mucho tiempo los datos de los ensayos que muestran que los antidepresivos pueden ser ineficaces, inflando los efectos aparentes de los lucrativos medicamentos.

Aunque este sesgo de publicación parece haber disminuido en los últimos años, el hecho es que los antidepresivos dejan a muchas personas desesperadas por mejores tratamientos, mientras que la carga global de la depresión continúa creciendo. Muchos estudios también agravan el problema al no considerar los aspectos que más importan a los pacientes, como la calidad de vida.

En este último estudio, Almohammed y sus colegas recopilaron datos de la Encuesta del Panel de Gastos Médicos de EE. UU., un estudio nacional que rastrea qué servicios de salud usan los estadounidenses. Los registros de salud mostraron que, en promedio, entre 2005 y 2016, aproximadamente 17 millones de adultos fueron diagnosticados con depresión cada año, una cifra asombrosa equivalente a la población de los Países Bajos o Ecuador.

Alrededor de dos tercios de las personas en el conjunto de datos de 11 años eran mujeres, lo que refleja las disparidades de género en el mundo real en la salud mental. Casi el 60% fueron tratados con antidepresivos.

El uso de antidepresivos se asoció con algunas mejoras en los aspectos mentales, pero no físicos, de la calidad de vida, encontró el análisis. Lo que eso significa es que las personas tendían a informar que su angustia psicológica y su bienestar mejoraron con los antidepresivos, pero sus problemas de salud física, dolor corporal y falta de vitalidad a menudo permanecieron. Es preocupante que el cambio positivo en algunos aspectos de la calidad de vida observado entre los que tomaban antidepresivos durante dos años no difiriera mucho del observado entre los que no tomaban los medicamentos.

Los médicos y los profesionales de la salud deberían considerar incluir a las personas en psicoterapia o sesiones de apoyo social antes de recurrir o recetar antidepresivos “principalmente porque estos medicamentos no tuvieron un impacto persistente” en la calidad de vida de las personas, escribe el equipo.

Sin embargo, el estudio no distinguió entre los casos de depresión recién diagnosticados y las personas que habían vivido con el trastorno del estado de ánimo durante años. Las personas se incluyeron en el análisis siempre que tuvieran un diagnóstico de depresión y dos años de datos de seguimiento. Esto significa que no se puede descartar el escenario de que, para algunos, estos medicamentos tuvieran un efecto inicial antes del período de dos años observado.

Los investigadores tampoco pudieron controlar la gravedad de la depresión porque esto no se registró en los datos de la encuesta. Además, los dos grupos de estudio también diferían un poco en edad, género, etnia y su experiencia de pobreza. Tampoco podemos extrapolar los hallazgos de este estudio centrado en los EE. UU. a todos, en todas partes, pero encaja con la creciente evidencia de otros países de que los antidepresivos modernos se están quedando cortos en muchos aspectos.

Eso no significa que debamos eliminar por completo los antidepresivos. Más bien, como subraya este estudio, es posible que los médicos deban repensar cómo se usan mejor los antidepresivos y si los medicamentos brindan o no beneficios significativos y duraderos a las personas. Por ejemplo, el año pasado, los investigadores argumentaron que los expertos en salud mental deben revisar a quién y cómo se recetan los antidepresivos, que los medicamentos deben recetarse por períodos de tiempo más cortos y para las personas con depresión severa, no con síntomas leves. Además, la combinación de antidepresivos con el apoyo de un psicoterapeuta parece clave para mejorar la calidad de vida de las personas, más que los medicamentos o la terapia de conversación sola, según un metanálisis de 2016 de más de 150 ensayos aleatorios controlados con placebo, el estándar de oro de evidencia clínica.

“Aunque todavía necesitamos que nuestros pacientes con depresión continúen usando sus medicamentos antidepresivos, se necesitan estudios a largo plazo que evalúen el impacto real de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas en la calidad de vida de estos pacientes”, agrega el equipo.

El estudio fue publicado en PLOS One.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.