Los perros podrían reducir las tasas de crimen en tu vecindario, según estudio

Política y sociedad

Los perros son más que geniales. Estos maravillosos animales son muy inteligentes y están muy conectados con nosotros. Para las personas que tienen la suerte de ser dueños de perros, son realmente nuestros mejores amigos.

Ahora los investigadores han descubierto otra razón para amar a los perros, y es algo que no es tan obvio. Según una nueva investigación, una mayor concentración de dueños de perros en un vecindario está relacionada con niveles más bajos de delincuencia. A su manera, los perros nos están ayudando a combatir el crimen. En serio.

No es que los perros puedan llevarse todo el crédito, eso sí. Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio creen que la razón por la que existe este vínculo es porque tener un perro significa que debes sacarlo a pasear, y pasear perros implica salir y caminar en tu comunidad.

Ese mayor nivel de actividad civil en las calles, y las interacciones adicionales con sus vecinos que resultan, brindan un mayor nivel de vigilancia sobre el vecindario local, lo que a su vez ayuda a mantener las cosas más seguras, según se piensa.

“La gente que pasea a sus perros esencialmente está patrullando sus vecindarios”, dice el sociólogo Nicolo Pinchak, autor principal del nuevo estudio.

“Ven cuando las cosas no están bien y cuando hay extraños sospechosos en el área. Puede ser un elemento disuasorio del crimen”.

La hipótesis de los investigadores, inspirada en el trabajo de la teórica urbana Jane Jacobs, se inspira en el concepto de “ojos en la calle” de Jacobs: la idea de que las personas en lugares públicos ayudan a mantener el orden y la seguridad simplemente a través de su presencia, ya que les da una oportunidad para la vigilancia de su entorno.

Un flujo continuo de “ojos en la calle” e interacciones comunitarias de personas en lugares públicos ayuda a crear una red de respeto público y confianza dentro de un vecindario, lo que en conjunto puede ayudar a impedir que ocurran delitos, argumentó Jacobs.

Si bien la idea ha sido influyente en la sociología, la planificación urbana y los círculos académicos, Pinchak y su equipo dicen que ha habido pocos intentos de cuantificar si la hipótesis funciona demostrablemente para reducir las tasas de delincuencia a nivel de vecindario. Para probar esto, los investigadores se centraron en la propiedad de perros, razonando que las rutinas diarias de los paseadores de perros encajan con las teorías de Jacobs (y otros) sobre ser una actividad que podría contribuir a la vigilancia y seguridad del vecindario mientras genera confianza dentro de una comunidad al facilitar interacciones entre extraños.

Los investigadores utilizaron datos de múltiples fuentes, incluidas las estadísticas de delincuencia de los vecindarios de Columbus, Ohio; una encuesta de marketing que muestra la concentración de vecindarios con dueños de perros en la ciudad; y datos de un proyecto sociológico separado dirigido por el coautor del estudio, Christopher Browning, que mide los niveles de confianza y el clima social de los vecindarios del área.

Si bien los resultados no ofrecen evidencia de ningún tipo de efecto causal, los investigadores encontraron una asociación entre la presencia de perros y la reducción de las tasas de delincuencia.

“De acuerdo con el modelo de control del crimen de Jacobs, descubrimos que la concentración de perros en el vecindario está inversamente asociada con las tasas de robo, homicidio y, en un grado menos consistente, las tasas de agresión agravada entre los vecindarios con mayor confianza local”, escribe el equipo en su artículo, señalando que los delitos contra la propiedad también mostraron una asociación inversa con la concentración de perros, independientemente de los niveles de confianza del vecindario.

Los resultados hasta ahora solo se han visto en una ciudad. Además, los investigadores reconocen que no pueden descartar la influencia de varios sesgos en los datos, por lo que se necesitan estudios futuros para explorar el tema con más detalle.

No obstante, el estudio ofrece nuevos datos para respaldar la idea de que tener un perro y pasearlo contribuye a reducir los delitos en la comunidad, tal vez proporcionando a los residentes una mayor familiaridad para identificar a los extraños sospechosos, o alejando a los posibles delincuentes, dado que los perros- los caminantes pueden parecer más propensos a intervenir en caso de un delito.

Se necesita más investigación para desentrañar esto aún más, dicen los investigadores, pero por ahora, ciertamente parece que los perros podrían tener un efecto beneficioso en estos vecindarios, simplemente al unir a las personas, y tal vez los otros efectos fluyan desde allí.

“La confianza no ayuda tanto a los vecindarios si no hay gente en las calles que se dé cuenta de lo que está pasando. Eso es lo que hace pasear perros”, dice Pinchak.

“Cuando las personas salen a pasear a sus perros, tienen conversaciones, acarician a los perros de los demás. A veces saben el nombre del perro y ni siquiera conocen a los dueños. Aprenden lo que está pasando y pueden detectar posibles problemas”.

Los hallazgos se informan en Social Forces.

Fuente: Science Alert.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.