La NASA descarta segundo intento de lanzar el cohete Artemis

Astronáutica

El sábado 3 de septiembre, la NASA desechó un segundo intento de hacer despegar su nuevo cohete de 30 pisos y enviar su cápsula de prueba sin tripulación hacia la Luna después de que los ingenieros detectaran una fuga de combustible. Con millones en todo el mundo y cientos de miles en las playas cercanas esperando el lanzamiento histórico del enorme Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), se encontró una fuga cerca de la base del cohete mientras se bombeaba hidrógeno líquido ultrafrío.

“El director de lanzamiento renunció al lanzamiento de Artemis I de hoy”, dijo la NASA en un comunicado. “Múltiples esfuerzos de solución de problemas para abordar el área de la fuga… no solucionaron el problema”.

Aunque el área alrededor del sitio de lanzamiento estaba cerrada al público, se estima que 400,000 personas se reunieron cerca para ver y escuchar el vehículo más poderoso que la NASA haya lanzado subir al espacio. El intento de lanzamiento inicial del lunes también se detuvo después de que los ingenieros detectaran una fuga de combustible y un sensor mostrara que uno de los cuatro motores principales del cohete estaba demasiado caliente.

El sábado temprano, el director de lanzamiento, Charlie Blackwell-Thompson, había dado luz verde para comenzar a llenar los tanques del cohete con combustible criogénico. Aproximadamente 3 millones de litros de hidrógeno y oxígeno líquidos ultra fríos debían ser bombeados a la nave espacial, pero el proceso pronto tuvo problemas.

No se anunció de inmediato una nueva fecha para otro intento. Después del último retraso, hay oportunidades de respaldo el lunes o el martes. Después de eso, la próxima ventana de lanzamiento no será hasta el 19 de septiembre, debido a la posición de la Luna.

El propósito de la misión Artemis 1 es verificar que la cápsula Orión, que se encuentra sobre el cohete SLS, sea segura para transportar astronautas en el futuro. Los maniquíes equipados con sensores reemplazan a los astronautas en la misión y registrarán los niveles de aceleración, vibración y radiación.

Hermana gemela de Apolo
La nave espacial tardará varios días en llegar a la Luna, volando alrededor de 100 kilómetros en su punto más cercano. La cápsula encenderá sus motores para llegar a una órbita retrógrada distante (DRO) de 40,000 millas más allá de la Luna, un récord para una nave espacial calificada para transportar humanos.

Se espera que el viaje dure alrededor de seis semanas y uno de sus principales objetivos es probar el escudo térmico de la cápsula, que con 4 metros de diámetro es el más grande jamás construido. En su regreso a la atmósfera terrestre, el escudo térmico tendrá que soportar velocidades de 40.000 km por hora y una temperatura de 2.760°C, aproximadamente la mitad del calor del Sol. Artemis lleva el nombre de la hermana gemela del dios griego Apolo, que dio nombre a las primeras misiones lunares.

A diferencia de las misiones Apolo, que enviaron solo hombres blancos a la Luna entre 1969 y 1972, las misiones Artemisa verán a la primera persona de color y la primera mujer pisar la superficie lunar. Una auditoría del gobierno estima que el costo del programa Artemis crecerá a US$93 mil millones para 2025, con cada una de sus primeras cuatro misiones registrando la friolera de US$4.1 mil millones por lanzamiento. La próxima misión, Artemis 2, llevará astronautas a la Luna sin aterrizar en su superficie.

La tripulación de Artemis 3 aterrizará en la Luna en 2025 como muy pronto, y las misiones posteriores contemplan una estación espacial lunar y una presencia sostenible en la superficie lunar. Según el jefe de la NASA, Bill Nelson, a finales de la década de 2030 podría intentarse un viaje tripulado al planeta rojo a bordo de Orión, que duraría varios años.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.