¿Por qué la historia del Sol puede estar en la Luna?

Astronomía

Si quieres aprender sobre la historia del Sol, no busques más allá de la Luna. Esa es la recomendación de un equipo de científicos que espera aprovechar las futuras misiones lunares de Artemisa para ayudar a comprender la historia de vida de nuestra estrella natal.

El Sol siempre ha influido en todos los cuerpos del Sistema Solar. No sólo recibimos calor y luz del Sol, sino también una lluvia constante de partículas de alta energía y viento solar. Y esto no solo está sucediendo hoy, sino que ha sucedido todos los días durante los últimos 4.500 millones de años.

En planetas como la Tierra, sin embargo, hemos perdido la historia antigua de la influencia del Sol sobre nosotros. La meteorización del viento, la erosión del agua y los ciclos constantes de la tectónica de placas toman cualquier alteración que el Sol pueda haber hecho en nuestra corteza y la arrastran o la entierran en lo profundo de nuestro manto.

Pero los mundos muertos son mucho mejores para guardar registros, según un nuevo libro blanco que apareció recientemente en la revista preliminar arXiv. Y dado que la Luna es el mundo muerto más cercano a nosotros, y el objetivo de la serie de misiones de Artemis, deberíamos ir a buscar allí.

Es cierto que ha habido algo de actividad en la superficie de la Luna desde su formación inicial, como flujos de lava e impactos de asteroides y cometas. Pero esa actividad es en realidad una ayuda en lugar de un obstáculo, según el libro blanco.

Los flujos de lava pueden sellar grandes secciones de la superficie de la Luna para evitar una mayor interacción con el Sol. Si somos capaces de excavar debajo de los flujos y en el regolito más profundo de la Luna, tendríamos una instantánea en la historia solar anterior al flujo de lava.

Y aunque los impactos tienden a mezclar las cosas, también exponen capas más profundas de la superficie, lo que nos permite acceder fácilmente a ellas. Los investigadores describieron algunas cantidades clave que podemos medir a partir de muestras lunares y cómo se conectan con la actividad del Sol. Por ejemplo, podemos ver cuánto tiempo ha estado expuesta una muestra a los rayos cósmicos y usar eso para modelar la tasa de producción de rayos cósmicos del Sol durante los últimos miles de millones de años.

También podemos observar las huellas dejadas por partículas de alta energía a medida que se entierran en la corteza para obtener la misma información. Con el tiempo, el suelo lunar se transforma lentamente en una brecha, y este proceso cambia con la cantidad de radiación solar. Al comparar diferentes muestras a diferentes profundidades y ubicaciones, podemos comprender el cambio en el brillo del Sol a lo largo del tiempo.

Según el libro blanco, no hay un lugar más accesible en el Sistema Solar para observar la historia antigua del Sol. En pocas palabras, la Luna es una cápsula del tiempo solar.

Fuente: Universe Today.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.