Texto chino de hace 2200 años puede ser el más antiguo atlas de anatomía

Humanidades

Una serie de textos chinos de hace 2200 escritos en cera y hallados en tumbas antiguas, contienen, según los científicos, el más antiguo atlas de anatomía que se haya encontrado.

Los textos fueron descubiertos en la década de 1970 en tumbas ubicadas en el sitio de Mawangdui en el centro sur de China. Las tumbas pertenecían al marqués Dai, a su esposa Lady Dai y a su hijo. Los textos son difíciles de entender y usan la palabra “meridiano” para referirse a partes del cuerpo humano. En un estudio publicado el primero de septiembre por la revista The Anatomical Record, un equipo de anatomistas liderado por Vivien Shaw, profesora de anatomía de la Universidad de Bangor en Gales, Reino Unido, argumenta que esto es “el atlas de anatomía que ha sobrevivido por más tiempo en el mundo”.

El texto incluye, entre otras cosas, textos de acupuntura. Estos textos parecen retar la creencia de que la acupuntura no tiene bases científicas, puesto que parece que los antiguos médicos, en vez de estar escribiendo, precisamente, de acupuntura, estaban escribiendo sobre el cuerpo humano.

Los textos, escritos en caracteres chinos son difíciles de entender. “Las habilidades necesarias para interpretarlos son diversas, lo que requiere que el investigador primero lea el chino original y, en segundo lugar, realice las investigaciones anatómicas que permitan una revisión de las estructuras a las que se refieren los textos”, escribieron los investigadores en el artículo.

Si el texto se lee con cuidado, podemos inferir que los “meridianos” se refieren a partes del cuerpo. Por ejemplo, el texto dice que uno de los meridianos comienza “en el centro de la palma, recorre el antebrazo entre los dos huesos siguiendo recto a lo largo de los tendones, pasa por debajo del tendón hasta el bíceps, hasta la axila y se conecta con el corazón”. Los investigadores sostienen que esta descripción de un “meridiano” en realidad se refiere al camino de la arteria cubital, el principal vaso sanguíneo del antebrazo.

Otro ejemplo de lo que el texto describe como un meridiano en el pie “comienza en el dedo gordo del pie y corre a lo largo de la superficie medial de la pierna y el muslo. Conecta en el tobillo, la rodilla y el muslo. Viaja a lo largo de los aductores del muslo y cubre el abdomen”. Este “meridiano” en realidad describe la “vía de la vena safena larga”, el conducto que lleva la sangre desde las piernas hasta el corazón, escribieron los investigadores.

El equipo concluye que los textos “representan el atlas anatómico sobreviviente más antiguo, diseñado para proporcionar una descripción concisa del cuerpo humano para estudiantes y practicantes de medicina en la antigua China”.

Aunque el cuerpo humano y los restos ancestrales se consideraban sagrados en la antigua China, los restos de los infractores de la ley no siempre recibieron este honor. Los investigadores creen que los antiguos investigadores médicos chinos diseccionaron los cadáveres de los prisioneros para ayudarlos a comprender la anatomía humana. Por ejemplo, el Han Shu (Libro de Han), un tomo que cubre la historia de la dinastía Han, registra la disección del criminal Wang Sun-Qing en el año 16 d.C., señalaron los investigadores en el estudio.

Hasta ahora, se pensaba que el atlas anatómico más antiguo conocido del cuerpo humano era de Grecia, realizado por médicos antiguos como Herófilo (335-280 aC) y Erasístrato (304 a.C-250 aC), sin embargo, la mayoría de sus textos han sido perdidos y se conocen sólo por lo que otros escritores antiguos escribieron sobre ellos. Como resultado, los textos chinos son los primeros atlas anatómicos que se conservan, dijeron los investigadores.

Vivienne Lo, profesora principal y coordinadora del Centro de China para la Salud y la Humanidad de la University College London, que no está involucrada en la investigación, dijo que duda en usar la palabra “atlas” para describir estos textos y cree que “mapa” o “gráfico” es un término más apropiado. Lo dijo que el término “atlas” fue un término que se usó más durante los siglos XVII y XVIII y no parece apropiado para un texto de 2.200 años. También señaló que algunos de los hallazgos discutidos en el documento, como el hecho de que los prisioneros fueron disecados para proporcionar información anatómica, han sido publicados anteriormente por otros investigadores.

TJ Hinrichs, profesor de historia en la Universidad de Cornell que ha realizado investigaciones sobre la medicina china antigua pero no tampoco está involucrado en esta investigación, tampoco pensó que “atlas anatómico” fuera un término apropiado para describir estos textos. Live Science se ha comunicado con otros expertos no afiliados a la investigación, sin embargo, la mayoría no pudo responder en el momento de la publicación.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.