Existe evidencia de la entrada de microplásticos en la placenta

Salud y medicina

El ser humano del siglo XXI nace en un mundo cubierto de un fino polvo de desechos petroquímicos.

Nuestra conexión personal con fragmentos microscópicos de plástico podría incluso extenderse hasta el útero, con rastros del material encontrado recientemente en la placenta humana.

Las placentas recolectadas en un ambiente libre de plástico de seis madres fueron seccionadas, disueltas y filtradas para revelar 12 pequeñas piezas de plástico de colores, todas de entre 5 y 10 micrómetros de tamaño. Todos vinieron de solo cuatro de las placentas.

Si bien cuatro de los fragmentos se encontraron en tejidos pertenecientes al lado materno de la placenta, cinco se identificaron más cerca del feto en desarrollo. Los tres últimos se encontraron incrustados en la fina membrana que forma una pared alrededor del líquido amniótico.

Puede que no parezca una gran cantidad de partículas, especialmente dado su tamaño. Pero es importante recordar que la cantidad de tejido extraído para el análisis representa solo un pequeño porcentaje de la masa del órgano, lo que apunta a muchos más fragmentos de microplásticos en total.

La placenta es una agregación increíblemente compleja de tejidos moldeados por millones de años de evolución para aislar una vida emergente en la etapa más crucial de su desarrollo. Su función consiste en filtrar patógenos y otros materiales potencialmente peligrosos del torrente sanguíneo de la madre, mientras permite el paso de diversos nutrientes, anticuerpos y oxígeno.

Más que una simple pared protectora de carne, el órgano también comprende diversos y dinámicos sistemas de células gestionados por un delicado equilibrio de hormonas y reacciones bioquímicas cuidadosamente cronometradas. Aún no está claro si alguna de las partículas intrusivas representa algún tipo de riesgo para la salud del feto. Necesitaremos mucha más investigación antes de que podamos establecer vínculos firmes de manera concluyente.

Dado que se sabe que muchos aditivos plásticos como el disruptor endocrino bisfenol A interfieren con las funciones de nuestro cuerpo, su presencia por sí sola en una parte tan sensible del cuerpo humano es profundamente preocupante. “Debido al papel crucial de la placenta en el apoyo al desarrollo del feto y al actuar como una interfaz con el entorno externo, la presencia de partículas plásticas potencialmente dañinas es un tema de gran preocupación”, escribe el equipo en su informe. “Es necesario realizar más estudios para evaluar si la presencia de microplásticos puede desencadenar respuestas inmunes o puede conducir a la liberación de contaminantes tóxicos, lo que resulta en daños”.

La investigación se hace eco de los hallazgos del año pasado de investigadores belgas de que las partículas nanométricas de “hollín” de carbono inhaladas por la madre también pueden filtrarse a través del borde de la placenta.

Si hay algún consuelo en este estudio más reciente, es que todos los niños que nacieron parecían estar perfectamente sanos. Con solo cuatro placentas en las que basar estos resultados, la investigación puede considerarse preliminar y como una razón para examinarla más de cerca.

También podríamos animarnos con el hecho de que dos de las seis placentas parecían estar libres de partículas de plástico, lo que nos da alguna esperanza de que las diferencias en nuestra ubicación o estilo de vida nos permitan controlar nuestra exposición a la contaminación microplástica. La pregunta es, sin embargo, ¿por cuánto tiempo? Nuestro hambre de plástico es insaciable, y los residuos se duplicarán en las próximas dos décadas.

Sólo lavar nuestros pantalones de chándal sintéticos es suficiente para arrojar toneladas de diminutas fibras de plástico al medio ambiente, lo que crea un problema creciente que apenas estamos comenzando a comprender. Tal como está, el plástico impregna casi cada pulgada cuadrada de la superficie del planeta, desde las cimas de las montañas hasta las fosas oceánicas más profundas. El hecho de que lo encontremos en lo más profundo de nuestro cuerpo no es una sorpresa en estos días, con los crecientes descubrimientos de que gran parte de nuestra comida y agua se dosifica con el material. En algún momento en el futuro, podríamos cruzar de manera realista una línea en la cantidad de desechos plásticos que nuestros cuerpos pueden soportar.

Dado que ninguna parte de nuestra existencia está intacta, es posible que queramos tomar el descubrimiento de unos pequeños trozos de plástico como una señal preocupante de lo mal que están las cosas en este momento.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.