Ejercitarse en el frío ayuda a quemar más grasa según un estudio

Salud y medicina

Las inclemencias del tiempo pueden ser una buena excusa para posponer el trote diario, pero una nueva investigación sugiere que hacer ejercicio a temperaturas más bajas podría quemar más grasa de lo normal, al menos cuando se trata de ráfagas más cortas de ejercicio de alta intensidad.

En un estudio de 11 voluntarios adultos “moderadamente en forma y con sobrepeso”, la oxidación de lípidos, el término técnico para quemar grasa, aumentó más de tres veces durante el ejercicio en un ambiente más frío de 0°C, en comparación con un ambiente termoneutral de alrededor de 21°C.

Los participantes fueron llevados a través de una serie de entrenamientos estándar para el ejercicio en intervalos de alta intensidad (HIIE), también conocido como entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT), a cada temperatura: diez sprints de ciclismo de 1 minuto al 90% de esfuerzo, seguidos de 90% segundos períodos de recuperación de la bicicleta al 30 por ciento de esfuerzo, con un período de enfriamiento al final de ambas sesiones.

“Este es el primer estudio conocido que investiga los efectos de las temperaturas ambientales frías sobre el metabolismo agudo durante el ejercicio en intervalos de alta intensidad, así como el metabolismo postprandial al día siguiente”, escriben los investigadores de la Universidad Laurentian en Canadá en su artículo.

“Observamos que el ejercicio en intervalos de alta intensidad en un ambiente frío cambia el metabolismo agudo en comparación con un ambiente termoneutral. Sin embargo, la adición de un estímulo frío fue menos favorable para las respuestas metabólicas posprandiales al día siguiente”.

Cuando nuestros cuerpos se activan, pueden procesar mejor los nutrientes y los niveles regulares de lípidos o grasas en la sangre. Para comprobar el efecto en los voluntarios del estudio, los investigadores midieron la temperatura de la piel, la temperatura corporal central, la frecuencia cardíaca y la cantidad de oxígeno suministrado a los músculos cuádriceps.

A la mañana siguiente, después de un desayuno rico en grasas, se tomaron muestras de sangre para controlar los niveles de insulina, glucosa y triglicéridos, para calcular nuevamente las tasas de oxidación de lípidos y ver si los beneficios de la noche anterior se habían trasladado. Si bien el ejercicio en el frío aumentó la oxidación de lípidos en un 358% inmediatamente después, no hubo una diferencia sustancial después del desayuno a la mañana siguiente (el período “postprandial”). De hecho, la respuesta glucémica (el cambio en los niveles de azúcar en sangre del cuerpo después de comer) fue mejor después del ejercicio en un ambiente termoneutral, en lo que respecta a las lecturas posteriores al desayuno.

“Si bien los beneficios agudos parecen estar presentes durante el HIIE agudo en el frío, las respuestas metabólicas postprandiales son menos favorables cuando se realiza ejercicio en intervalos de alta intensidad con exposición aguda al frío”, concluyen los investigadores. Con tan pocos voluntarios y solo un par de sesiones de HIIE, es demasiado pronto para sacar conclusiones generales del estudio, pero es un punto de partida interesante para observar cómo la temperatura ambiente podría afectar la quema de grasa durante ráfagas de ejercicio intensivo. Estudios anteriores han demostrado que HIIE es muy eficaz para quemar grasa, que es parte de su atractivo, y también existe un vínculo establecido entre el metabolismo corporal después del ejercicio y el calor o frío del ambiente. Este nuevo estudio combina esos dos campos de investigación para buscar más correlaciones.

Sabemos que el ejercicio es crucial para mantenerse bien y reducir el riesgo de diabetes, enfermedades hepáticas, enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud, por lo que cuanto más sepamos sobre lo que hace que el ejercicio sea eficaz y beneficioso y lo que no, mejor.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.