Estas osadas aves roban el pelo de depredadores vivos como si nada

Biología

Los nidos de pájaros son lugares pequeños y acogedores: seguros, cálidos y forrados con materiales suaves para mantener a los bebés vulnerables cómodos y protegidos. Para el carbonero copetudo (Baeolophus bicolor) y sus parientes más cercanos, ese material suele ser el pelaje de mamíferos carnívoros, que los científicos habían pensado que habían sido saqueados de animales muertos, o que se enganchaban de forma oportunista cuando los animales se mudaban. Sin embargo, nuevas observaciones han revelado que este no es el caso: estos ladrones emplumados frecuentemente roban el pelaje de las espaldas de depredadores vivos que respiran.

“El carbonero que vi fue arrancando el pelo de un animal vivo”, dijo el ecologista Jeffrey Brawn de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

“Esto era de un mapache vivo con garras y dientes. Y al mapache no pareció importarle porque ni siquiera se despertó”.

Brawn vio el comportamiento por casualidad mientras realizaba un conteo de aves en Illinois, y estaba tan intrigado que fue a buscar una explicación. Él y sus colegas, dirigidos por Mark Hauber y Henry Pollock de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, descubrieron que el robo de pieles se ha mencionado escasamente en la literatura científica, pero los videos de YouTube subidos por entusiastas de las aves resultaron ser un recurso valioso.

En estos vídeos, se ve a estas aves con mechones arrancando la piel de perros y gatos domésticos, e incluso de un puercoespín. Además, varios otros vídeos mostraban a otras especies de aves robando pieles, en las que tal comportamiento no había sido documentado científicamente.

Pero, aunque la literatura puede tener escasos registros, otros recursos sugieren que las aves que roban la piel de los mamíferos vivos son bastante conocidas entre el público en general: los scopetudos se describen como ladrones de pieles ocasionales en la página web de Cornell Lab para la especie, y en Australia, Los mieleros de cara amarilla roban la pelusa de los koalas que duermen. Los investigadores han llamado al comportamiento “cleptotricia, del griego para “robo” y “pelo”.

Curiosamente, las búsquedas de YouTube también arrojaron muchos casos de aves que recuperaron pieles de animales desprendidas del medio ambiente, lo que sugiere que el robo no es la principal fuente del material.

Lo que plantea la pregunta: ¿por qué correr el riesgo de robar el cabello?

El pelaje de los animales puede, por supuesto, ayudar a aislar un nido y mantenerlo caliente, pero los investigadores creen que el pelaje, en particular de los depredadores, puede tener otros beneficios.

“Hay una especie local llamada el papamoscas de cresta, que, como el carbonero, anida en cavidades, que en realidad pone pieles de serpiente mudadas en su nido, posiblemente para disuadir a los depredadores”, dijo Brawn. Los pinzones en África exhiben un comportamiento similar, utilizando las heces de los depredadores como elemento disuasorio (y no lo sería simplemente).

Incluso podría ser posible que el pelaje ayude a repeler los parásitos, que pueden matar rápidamente a las crías diminutas. Algunas aves forran sus nidos con materiales vegetales que pueden mantener a raya a esos intrusos, aunque no está claro si el pelaje de los mamíferos tiene propiedades similares.

Se necesitarán más investigaciones para determinar qué beneficio obtienen las aves de los frutos de sus fechorías, pero el análisis geográfico preliminar realizado por el equipo sugiere que la cleptotricia es más común en latitudes más altas. Esto, a su vez, sugiere que el pelaje se recolecta para mantener calientes los nidos ante todo. Tener documentación científica real de la cleptotricia es un paso importante para averiguarlo, ya que presenta información básica importante sobre la que otros investigadores ahora podrán basarse.

“Interacciones inesperadas como estas nos recuerdan que los animales exhiben todo tipo de comportamientos interesantes y a menudo pasados ​​por alto y resaltan la importancia de observaciones cuidadosas de la historia natural para arrojar luz sobre las complejidades de las comunidades ecológicas”, dijo Pollock.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.