La estimulación magnética puede ayudar al cerebro a recordar, sugiere estudio

Psicología

La investigación que explora cómo las personas olvidan cosas parece haber estimulado involuntariamente una mejor memoria entre sus participantes, sugiere un nuevo estudio. El experimento se realizó originalmente en 2012 y se suponía que exploraba el papel de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda (DLPFC) en el olvido voluntario.

Si bien el experimento de 2012 demostró con éxito que el olvido era algo gestionado activamente por el DLPFC, resulta que había una bonificación oculta dentro de sus datos. Un nuevo análisis ha demostrado ahora que hacer cosquillas en esta parte del cerebro con la frecuencia correcta de estimulación magnética a medida que aprendemos material nuevo también puede ayudarnos a recordarlo.

“Nos sorprendió bastante cuando vimos estos efectos en el primer estudio, que fue diseñado para investigar una cuestión diferente”, dice el neurocientífico cognitivo Simon Hanslmayr de la Universidad de Glasgow.

Para probar si los resultados fueron más que una casualidad, los investigadores realizaron un segundo experimento. En él, a 24 adultos sanos se les presentaron dos listas de 10 palabras que se les pidió que memorizaran. Las dos listas se mostraron por separado una docena de veces. Después de una breve tarea diseñada para distraer a los participantes, se pidió nuevamente a la cohorte que recordara todas las palabras de las dos listas que se acaban de presentar.

Mientras se presentaban las palabras, la mitad del grupo recibió un solo hercio de estimulación magnética transcraneal repetitiva lenta (rTMS) en la corteza prefrontal. La otra mitad recibió un hercio de rTMS en la parte superior de la cabeza.

En comparación con los participantes del grupo de control, los que recibieron estimulación magnética para el DLPFC se desempeñaron mejor en la tarea de recuperación de la memoria. La estimulación no pareció ayudar a los participantes a recordar mejor el orden de las palabras, pero sí les ayudó a recordar cada palabra de forma independiente.

El nuevo estudio solo incluyó a dos docenas de adultos sanos, lo que significa que los hallazgos deben tomarse con cautela. Dicho esto, los resultados no son completamente independientes. No solo respaldan los hallazgos del estudio de 2014, sino que también coinciden con estudios similares que exploran la DLPFC y su papel en la formación de la memoria.

Estudios previos que han estimulado activamente el DLPFC, por ejemplo, han mostrado una reducción en el rendimiento de la memoria. Pero la rTMS es diferente. Este tipo lento de estimulación parece tener un efecto inhibidor en la mayor parte de la corteza, no excitador.

Para aquellos con trastorno depresivo mayor, la naturaleza inhibitoria de la rTMS incluso ha surgido como un nuevo tratamiento prometedor para aquietar la mente. Estos efectos inhibidores podrían incluso extenderse hacia afuera desde el DLPFC hasta un área estrechamente conectada, conocida como corteza parietal.

Esta parte del cerebro está involucrada en la atención y la percepción, y en los estudios de imágenes cerebrales, cuando la actividad aquí se reduce, nuestro enfoque y el rendimiento de la memoria tienden a mejorar. Durante el estudio de 2012, por ejemplo, los científicos midieron una reducción en la actividad eléctrica dentro de la región parietal de aquellos sometidos a estimulación cerebral.

“Nuestros resultados electrofisiológicos sugieren que la estimulación frontal afecta a una red más amplia y mejora la formación de la memoria al inhibir las áreas parietales”, dice el neurocientífico Mircea van der Plas de la Universidad de Glasgow.

“Estos son efectos complejos pero interesantes que requieren más experimentos para comprender mejor su base neuronal”.

Los resultados deberán replicarse en cohortes mucho más grandes antes de que podamos determinar qué tan generalizados podrían ser estos efectos. Sin embargo, recientemente, la estimulación cerebral no invasiva ha comenzado a surgir como un nuevo tratamiento prometedor para la pérdida de memoria relacionada con la edad y otras afecciones neurológicas que afectan la memoria. Los neurocientíficos todavía están tratando de averiguar qué partes del cerebro estimular y cómo obtener los mejores efectos, pero la progresión se está haciendo lentamente.

Un estudio de imágenes cerebrales en 2019, por ejemplo, encontró que múltiples sesiones de estimulación magnética de alta frecuencia en el hipocampo mejoraron las características neuronales de la pérdida de memoria relacionada con la edad. Al mismo tiempo, las características conductuales de la pérdida de memoria también mejoraron entre los adultos mayores.

Otro estudio en 2014, que se centró en el DLPFC derecho y no en el izquierdo, también encontró que la estimulación magnética durante la codificación de la memoria mejoró el rendimiento de la memoria. Se necesita mucha más investigación para desentrañar las complejidades de la estimulación magnética en la memoria, pero volver a analizar los conjuntos de datos anteriores y replicar esos resultados podría ser un paso importante para obtener más información.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.