Hay más estudios que nunca, pero la innovación está rezagada

Política y sociedad

Aproximadamente cada década, la producción científica mundial se duplica. En otras palabras, hay más ciencia que nunca y los investigadores están publicando nuevos estudios a un ritmo creciente cada año. Pero hay un problema: los investigadores, que después de todo son sólo humanos, encuentran cada vez más difícil mantenerse al día. Como resultado, las nuevas ideas y las innovaciones potencialmente transformadoras pueden pasar desapercibidas.

En un análisis reciente, Johan Chu de la Northwestern University y James Evans de la Universidad de Chicago argumentan que los científicos se han visto inundados por una avalancha de artículos, lo que puede motivarlos a permanecer en sus carriles y pasar por alto estudios que van en contra del “canon”.

La pareja de investigadores analizó más de 90 millones de estudios, que en conjunto recibieron casi 1.800 millones de citas, publicados entre 1960 y 2014 en diez campos científicos importantes. Al escribir en Proceedings of the National Academies of Sciences, Chu y Evans encontraron evidencia de una creciente desigualdad entre las citas de los estudios, y los estudios de “élite” obtuvieron una proporción cada vez mayor de citas a lo largo del tiempo.

Tomemos como ejemplo la ingeniería eléctrica. Cuando se publicaron alrededor de 10,000 estudios anualmente en este campo, el 1% superior de los artículos más citados recibió alrededor del 9% del total de citas, mientras que el 50% inferior de los artículos acumuló el 44% de las citas. Más recientemente, cuando el campo se disparó a más de 100,000 estudios por año, el 1% superior recibió casi el 17% de las citas, mientras que la mitad inferior obtuvo solo el 20%.

Los campos científicos más grandes, clasificados por la cantidad de nuevos estudios anuales que incorporan, tenían una gran desigualdad de citas, mientras que los campos más pequeños tenían una desigualdad menor. En los campos más amplios, los artículos más citados tendían a basarse en otros, mientras que en disciplinas más pequeñas era más probable que los artículos fueran disruptivos. Este patrón de cantidad de publicaciones y flujo de citas sugiere que el volumen puede estar obstaculizando la innovación por pura sobrecarga cognitiva.

“Los nuevos artículos que contienen contribuciones potencialmente importantes no pueden atraer la atención de todo el campo a través de procesos graduales de difusión. Estos hallazgos sugieren que el progreso fundamental puede verse obstaculizado si el crecimiento cuantitativo de los esfuerzos científicos, en número de científicos, institutos y artículos, no se equilibra con estructuras que fomentan la erudición disruptiva y centran la atención en ideas novedosas”, escribieron los autores.

Entonces, ¿qué vamos a hacer al respecto? Obviamente, cerrar revistas o aumentar las barreras de entrada no solo es poco ético, sino que también puede ser muy contraproducente. Además, sería casi imposible dado el entorno académico actual en el que no solo se alienta a los científicos, sino que también se les exige que publiquen para avanzar en sus perspectivas profesionales.

“Aún así, algunos cambios en la forma en que se realizan, difunden, consumen y recompensan los estudios académicos pueden ayudar a acelerar el progreso fundamental en grandes campos de la ciencia. Una jerarquía más clara de revistas con los medios más prestigiosos y con mayor asistencia que dediquen páginas a trabajos menos arraigados canónicamente podría fomentar la erudición disruptiva y centrar la atención en ideas novedosas. Los sistemas de recompensa y promoción, especialmente en las instituciones más prestigiosas, que evitan las medidas cuantitativas y valoran menos contribuciones más profundas y novedosas, podrían reducir la avalancha de artículos que compiten por la atención de un campo al tiempo que inspiran un trabajo menos centrado en el canon y más innovador. Una medida de novedad ampliamente adoptada con respecto al canon podría proporcionar una guía útil para las evaluaciones de artículos, solicitudes de subvenciones y académicos. La formación de posgrado renovada podría impulsar a los futuros investigadores a apreciar mejor la incómoda novedad de las ideas menos arraigadas en el canon establecido. Estas medidas, aunque no son fáciles de implementar en grandes campos, pueden ayudar a alejar la erudición del atractivo local del canon existente y avanzar hacia fronteras más novedosas”, concluyeron los autores.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.