Imágenes satelitales detectan fugas de gas masivas alrededor del mundo

Medio ambiente

Los investigadores han utilizado datos satelitales para mapear fugas masivas del metano, un potente gas de efecto invernadero, y descubrieron que alrededor de una décima parte de las emisiones provienen de un grupo de sitios de ultraemisores ubicados en EE. UU., Rusia y Turkmenistán. El metano es un poderoso gas de efecto invernadero que contribuye significativamente al cambio climático y que los gobiernos acordaron reducir significativamente para 2030 en la reciente cumbre climática. Abordar estos ultraemisores podría ser un buen comienzo.

Las fugas de metano habían sido detectadas previamente por satélites a nivel individual, pero no se sabía mucho sobre su alcance a nivel mundial. Ahora, un grupo de investigadores ha ejecutado a través de un algoritmo un conjunto de imágenes capturadas por un instrumento en un satélite, detectando automáticamente las fugas de metano más grandes de las instalaciones de petróleo y gas a nivel mundial.

La Agencia Espacial Europea lanzó hace tres años el Instrumento de Monitoreo de la TROPOsfera (TROPOMI), que puede medir el metano todos los días en cualquier bloque de 12 millas cuadradas. Usando el instrumento, los investigadores contaron más de 1800 grandes fugas de metano en todo el mundo durante 2019 y 2020, que generalmente liberaron varias toneladas de metano cada hora.

Emisores de metano en todo el mundo. Créditos de la imagen: Thomas Lavaux.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio mundial que estima la cantidad de metano liberado a la atmósfera por operaciones de mantenimiento y liberaciones accidentales”, dijo Thomas Lauvaux, investigador principal, en un comunicado. “Los ultraemisores explican en parte la subestimación de las emisiones de petróleo y gas reportadas por los países”.

Lavaux y el equipo de investigadores se centraron en los seis principales países productores de petróleo y gas, donde las fugas de metano son frecuentes. Descubrieron que, en total, estas emisiones no reportadas contribuyen a aproximadamente el 10% de todas las emisiones de metano de las operaciones de combustibles fósiles de este país. Es una cantidad muy grande para un número limitado de eventos de fuga de metano.

Turkmenistán fue el principal ultraemisor, liberando más de un millón de toneladas de metano en 2019 y 2020. Rusia ocupó el segundo lugar, poco menos de un millón de toneladas, seguida de EE. UU., Irán, Argelia y Kazajstán. Los investigadores creen que el recuento de EE. UU. es más bajo porque la cuenca Pérmica, una gran región de petróleo y gas, se excluyó debido a las dificultades de monitoreo.

Con base en sus hallazgos, los investigadores fueron y preguntaron a las compañías de gas sobre esto, tratando de llegar a la fuente de las fugas. Si bien algunos fueron accidentes, otros fueron deliberados, ya que las compañías de gas ventilan el gas de las tuberías antes de realizar las reparaciones. Esto podría evitarse, explicó el equipo, ya que hay equipos que permiten extraer y capturar el gas antes de las reparaciones.

Abordar las emisiones de metano
Durante décadas, el enfoque principal para abordar el cambio climático ha sido las emisiones de dióxido de carbono (CO2) emitidas por las actividades humanas. El CO2 es el principal impulsor del calentamiento global, por lo que esto es razonable. Pero hay otros gases de efecto invernadero por los que deberíamos preocuparnos, incluido el metano, que es 80 veces más potente que el CO2 pero tiene una vida mucho más corta.

El metano es el componente principal del gas natural y también forma parte de muchos ecosistemas. Puede liberarse a la atmósfera de muchas maneras, como la vegetación en descomposición y la digestión de las vacas; el combustible fósil también es una de las principales fuentes de emisiones de metano. Si bien no es un problema nuevo, lo que ha cambiado en los últimos años es la cantidad de metano que se libera, descrita recientemente por los expertos en clima como increíblemente alta.

Lavaux y el equipo de investigadores argumentaron que los países ultra emisores están liberando tanto metano que podría venderse, lo que lo convierte en una solución rentable. Para los peores seis países, abordar las fugas costaría hasta $300 menos por tonelada de lo que costaría reducir el metano de los combustibles fósiles en esos países. Rusia ahorraría seis mil millones, por ejemplo.

En términos de ahorro ambiental, los investigadores estiman que poner fin a las fugas de metano evitaría entre 0,005 y 0,002°C de calentamiento. Puede que no parezca mucho, pero en realidad lo es. Eso es el equivalente a eliminar todas las emisiones de Australia desde 2005 o las emisiones de 20 millones de automóviles.

El estudio fue publicado en la revista Science.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.