Las ondas cerebrales de una persona moribunda han sido grabadas con detalle por primera vez

Salud y medicina

Las personas que han mirado su mortalidad a la cara a menudo describen sus experiencias cercanas a la muerte en términos sorprendentemente similares: recuerdos vívidos, una sensación de estar fuera de su cuerpo, luces brillantes o una sensación de tranquilidad. Si bien hay mucha evidencia anecdótica de personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte (ECM), los científicos tienen poca o ninguna información sobre lo que sucede en el cerebro a medida que las personas hacen la transición a la muerte. Sin embargo, en circunstancias trágicas, los científicos han recopilado los primeros datos continuos sobre la dinámica neuronal del cerebro durante la muerte.

Cuando un paciente de 87 años desarrolló convulsiones después de ser operado por una caída, los médicos usaron electroencefalografía (EEG) para monitorear su condición. Desafortunadamente, el paciente se deterioró y lamentablemente falleció mientras se realizaban estas grabaciones.

Debido al estado de no reanimación del paciente, y con el consentimiento de la familia, el evento inesperado permitió a los científicos registrar la actividad eléctrica de un cerebro humano moribundo. Si bien anteriormente se han capturado registros de EEG simplificados de pacientes retirados del soporte vital, la ubicación completa del equipo de registro en este caso logró un nivel de detalle sin precedentes.

“Medimos 900 segundos de actividad cerebral alrededor del momento de la muerte y establecimos un enfoque específico para investigar qué sucedió en los 30 segundos antes y después de que el corazón dejara de latir”, dice Ajmal Zemmar, neurocirujano de la Universidad de Louisville, EE. UU.

“Justo antes y después de que el corazón dejara de funcionar, vimos cambios en una banda específica de oscilaciones neuronales, las llamadas oscilaciones gamma, pero también en otras como las oscilaciones delta, theta, alfa y beta”.

Las oscilaciones neuronales son la actividad eléctrica colectiva de las neuronas que se disparan en el cerebro y se conocen más comúnmente como ondas cerebrales. Estas ondas de actividad eléctrica ocurren en diferentes frecuencias, y varias bandas de frecuencia se han relacionado con diferentes estados de conciencia.

Así, los neurocientíficos han logrado asociar diferentes frecuencias de ondas cerebrales con funciones específicas como el procesamiento de la información, la percepción, la conciencia y la memoria durante la vigilia, estados de sueño y meditación. Justo después de que el paciente sufriera el paro cardíaco que lo llevó a la muerte, su actividad cerebral reveló un pico relativo en el poder de la banda gamma que interactuaba más con las ondas alfa, un patrón no muy diferente al recuerdo de la memoria.

“Dado que el acoplamiento cruzado entre la actividad alfa y gamma está involucrado en los procesos cognitivos y el recuerdo de la memoria en sujetos sanos, es intrigante especular que tal actividad podría respaldar un último ‘recuerdo de la vida’ que puede tener lugar en el estado cercano a la muerte”, escribe el equipo.

Los autores hacen notar varias advertencias. En primer lugar, el cerebro del paciente estaba en un estado postraumático que había sufrido hemorragias, hinchazón y convulsiones. Además, el paciente había recibido grandes dosis de medicamentos anticonvulsivos, que también podrían afectar el comportamiento de oscilación neural.

Tampoco hubo exploraciones cerebrales “normales” de referencia de este paciente para comparar la actividad cerebral. Sin embargo, por definición no podemos tener acceso a dichos datos en pacientes sanos cuyas muertes son imposibles de anticipar. Por lo tanto, obtener grabaciones de la fase cercana a la muerte solo podría provenir de un paciente ya enfermo.

A pesar de estas limitaciones, los hallazgos del equipo apuntan a un vínculo potencial entre las ondas cerebrales observadas durante la muerte con las experiencias fenomenológicas de las ECM, donde los participantes describen su vida pasando ante sus ojos. Lo que sabemos sobre las ondas cerebrales durante la recuperación de la memoria apunta a la evidencia de que el cerebro puede pasar por un patrón de actividad estereotipado durante la muerte. Los autores también señalan que los hallazgos son similares a las alteraciones en la actividad neuronal que se han observado en roedores durante la muerte.

Sorprendentemente, los resultados son consistentes con la noción de que el cerebro organiza y ejecuta una respuesta biológica a la muerte que puede conservarse en especies con un linaje evolutivo vinculado y estructuras neuronales ampliamente similares. Aunque investigar lo que le sucede al cerebro durante la muerte puede ser difícil, especialmente cuando los pacientes dejan atrás a familiares angustiados, Zemmar se consuela con la idea de que nuestros cerebros pueden sumergirnos en nuestros recuerdos más queridos mientras dejamos el mundo.

“Algo que podemos aprender de esta investigación es que, aunque nuestros seres queridos tienen los ojos cerrados y están listos para dejarnos descansar, sus cerebros pueden estar reproduciendo algunos de los mejores momentos que experimentaron en sus vidas”.

El informe del caso fue publicado en Frontiers in Aging Neuroscience.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.