¿Cuál es la ciudad más fría del mundo?

Humanidades

En una carta que el explorador antártico Ernest Shackleton le escribió a su amiga Kitty Pogson, una socialité de Londres, durante su expedición en septiembre de 1902, describe el frío extremo y sus efectos catastróficos en la tripulación.

“Desafortunadamente, perdimos a uno de nuestros hombres en una tormenta de nieve muy fuerte al caer por un acantilado de hielo, y casi perdimos a uno de los tenientes y tres hombres más”, escribió Shackleton. “El clima es bastante frío ahora, la temperatura más baja fue de -52.2°C”.

Hoy en día, solo unos pocos miles de personas, principalmente científicos, visitan la Antártida cada año. Si bien la Antártida es el continente más frío, los habitantes de las ciudades de otras partes del mundo habitualmente soportan temperaturas igual de gélidas. Entonces, ¿cuál es la ciudad más fría del mundo?

Ese galardón pertenece a la ciudad rusa de Yakutsk. Situada en Siberia, una de las regiones más frías y escasamente pobladas del mundo, Yakutsk alberga a unas 336.200 personas, muchas de las cuales trabajan para Alrosa, una empresa que gestiona una mina de diamantes en la ciudad.

Las temperaturas en Yakutsk han llegado a -60°C. Algunos residentes insisten en que han experimentado días mucho más fríos, pero no han podido verificarlo porque “el termómetro solo marca hasta -63°C”, según una entrevista de la BBC.

Sin embargo, aunque Yakutsk es la ciudad más fría, hay otros lugares habitados permanentemente menos poblados que son aún más fríos. Oymyakon, un asentamiento ruso de unas 500 personas, alcanzó una temperatura helada de -71,2°C en 1924.

Sorprendentemente, Yakutsk y Oymyakon no están tan cerca el uno del otro. Están separados por 928 kilómetros, y un viaje de uno a otro tomaría alrededor de 21 horas.

Entonces, ¿por qué estos dos lugares son tan escalofriantes? ¿Y por qué la gente sigue viviendo en estos entornos difíciles y despiadados?

Siberia es tan fría debido a una “combinación de latitud alta y una masa de tierra tan grande”, dijo Alex DeCaria, profesor de meteorología en la Universidad de Millersville en Pensilvania.

Las temperaturas globales extremas, tanto altas como bajas, tienden a ocurrir en los continentes porque la tierra se calienta y se enfría más rápido que los océanos. En el caso de Siberia, la capa de nieve y hielo también juegan un papel, ya que ayudan a mantener fresca la región al reflejar la radiación solar entrante hacia el espacio.

Esta combinación de factores ha llevado a la creación de una gran zona semipermanente de alta presión que se forma sobre Siberia en el invierno, conocida como “Alta Siberiana”.

“Las altas presiones sobre los continentes de latitudes altas son generalmente conocidas por tener aire estable, baja humedad y cielos despejados, lo que resulta en temperaturas superficiales muy frías”, dijo DeCaria a Live Science en un correo electrónico. Esto se debe a que la baja humedad y los cielos despejados permiten que la radiación de onda larga (infrarroja y microondas) emitida por la Tierra llegue a la parte superior de la atmósfera y se emita al espacio, lo que genera temperaturas superficiales frías.

Una vista aérea de Oymyakon, Siberia. Oymyakon tiene una población de alrededor de 500 personas y alcanzó los -71,2°C en 1924. (Crédito de la imagen: Dean Conger/Corbis a través de Getty Images)

Con referencia específica a las condiciones en Yakutsk y Oymyakon, la topografía también juega un papel. “Estos lugares están en valles locales, rodeados de terreno más alto”, explicó Jouni Räisänen, profesor titular del Instituto de Investigación Atmosférica y del Sistema Terrestre (INAR) de la Universidad de Helsinki en Finlandia.

“La consecuencia es que los llamados ‘lagos de aire frío’ se forman fácilmente en condiciones invernales tranquilas”, dijo Räisänen a Live Science en un correo electrónico. Estas bolsas de aire frío y relativamente “pesado” pueden quedar atrapadas cerca del fondo del valle. Para Oymyakon, este efecto se ve amplificado por la altura relativamente grande de las cadenas montañosas circundantes, lo que ayuda a “proteger los lagos de aire frío” para que no se mezclen con el aire más cálido, señaló Räisänen.

Entonces, ¿por qué la gente sigue viviendo en estos lugares hostiles de Siberia?

“Creo que las personas se enorgullecen del lugar donde viven y del ingenio que tienen para vivir con éxito en lugares hostiles”, dijo Cara Ocobock, antropóloga biológica y directora del Laboratorio de Energía Humana de la Universidad de Notre Dame, a Live Science en un correo electrónico.

Entonces, cuando se trata de temperaturas extremas, ¿es preferible vivir en un lugar muy frío o muy caliente? Después de todo, en el extremo opuesto del espectro, las ciudades más calurosas son Karachi, Pakistán, y Ahvaz, Irán, las cuales registran habitualmente temperaturas por encima de los 40°C; han alcanzado máximos históricos de 47,8°C y 54°C, respectivamente.

Para Ocobock, hay una respuesta clara: “¡Extremadamente frío! Me encanta Finlandia en invierno, ¡así que dame la oscuridad y el frío!”

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.