¿Qué tienen que ver los cromosomas sexuales con las enfermedades cardiacas?

Salud y medicina

Por: Brian Aguado

La mayoría de los mamíferos, incluidos los humanos, tienen dos cromosomas sexuales, X e Y. Por lo general, de cada padre se hereda un cromosoma sexual y se emparejan como XX o XY en cada célula del cuerpo.

Las personas con cromosomas XX generalmente se identifican como mujeres y las personas con cromosomas XY generalmente se identifican como hombres. Los genes en estos cromosomas juegan un papel clave en el desarrollo y la función, incluida la forma en que se desarrolla la enfermedad cardíaca.

Antes de convertirme en ingeniero biomédico y estudiar cómo los cromosomas sexuales afectan el corazón, aprendí sobre una función curiosa de los cromosomas X en mi clase de ciencias de la escuela secundaria, con el ejemplo del gato calicó. Las gatas calicó casi siempre tienen manchas anaranjadas y negras en el pelaje, porque el gen que define el color del pelaje se encuentra en el cromosoma X.

Cuando un gato naranja se aparea con un gato negro, la descendencia femenina, que normalmente hereda un cromosoma X de cada padre, tendrá una mezcla de pelaje naranja y negro: un cromosoma X codifica para el pelaje naranja mientras que el otro codifica para el pelaje negro. Por esta razón, los gatos machos, que normalmente tienen un cromosoma X y uno Y, tienen pelaje naranja o negro sólido.

¿Cómo ocurre biológicamente esta diferencia de sexo en el color del pelaje? Resulta que las células con cromosomas XX experimentan la inactivación de X: el cromosoma X de uno de los padres se apaga en algunas células, mientras que el cromosoma X heredado del otro padre se apaga en otras. En las células de las gatas calicó, la inactivación del cromosoma X puede provocar manchas de pelaje naranja y negro si un cromosoma X proviene de un padre con pelaje naranja y el otro cromosoma X proviene de un padre con pelaje negro.

La inactivación de X ocurre porque los organismos como los gatos y las personas solo necesitan un cromosoma X para funcionar correctamente. Para asegurar la “dosis” correcta, uno de los cromosomas X se apaga en cada célula.

Pero algunos de los genes en el cromosoma X inactivado escapan a la inactivación y permanecen activados. De hecho, hasta un tercio de los genes en el cromosoma X en las personas pueden escapar a la inactivación y se cree que desempeñan un papel en la regulación de la salud y la enfermedad.

Debido a que la inactivación de X ocurre solo en aquellas personas con más de un cromosoma X, los investigadores como yo hemos estado observando cómo los genes que escapan a la inactivación en el segundo X afectan la salud de las personas con cromosomas XX. Hemos encontrado que para ciertas condiciones, el sexo celular puede estar en el centro del asunto.

Un cambio de corazón
Una enfermedad que los genes de escape del cromosoma X regulan parcialmente es la estenosis de la válvula aórtica, una afección en la que la parte del corazón que controla el flujo de sangre al resto del cuerpo se endurece y se estrecha. Esto hace que el corazón trabaje más para bombear sangre y, en última instancia, puede provocar insuficiencia cardíaca.

Al igual que una persona que intenta abrir una puerta con bisagras oxidadas, el corazón se cansa. Actualmente no hay medicamentos efectivos disponibles para retrasar o detener los síntomas de la enfermedad AVS. Mi laboratorio estudia cómo los cromosomas sexuales pueden afectar las condiciones cardiovasculares como AVS.

Estudios anteriores han demostrado que las válvulas de las personas con cromosomas XX versus XY pueden endurecerse de diferentes maneras. En general, las personas con cromosomas XX tienen un aumento de la cicatrización, lo que se denomina fibrosis, mientras que las personas con cromosomas XY tienen un aumento de los depósitos de calcio.

Dadas estas diferencias, sospeché que dar el mismo medicamento a todos podría no ser la mejor manera de tratar el AVS. Pero, ¿qué podría estar causando estas diferencias?

En general, los investigadores creen que las hormonas sexuales impulsan las diferencias sexuales en el endurecimiento del tejido valvular. De hecho, la disminución de los niveles de estrógeno durante la menopausia puede exacerbar la fibrosis cardíaca. Sin embargo, los estudios sobre enfermedades cardiovasculares en ratones XX y XY han encontrado que las diferencias sexuales aún persisten incluso después de extirpar quirúrgicamente los órganos reproductivos que producen hormonas sexuales.

Mi equipo y yo planteamos la hipótesis de que los genes que escapan a la inactivación X, al ser exclusivos de las personas con cromosomas XX, pueden estar impulsando estas diferencias en el endurecimiento de las válvulas. Para probar esta idea, desarrollamos modelos de bioingeniería de tejido de válvula utilizando hidrogeles. Los hidrogeles imitan la rigidez del tejido de la válvula mejor que el medio tradicional de la placa de Petri, lo que nos permite estudiar las células del corazón en un entorno que se parece más al cuerpo.

Descubrimos que las células que cultivamos en nuestros modelos de hidrogel podían replicar las diferencias sexuales observadas en el tejido de la válvula, es decir, las células de la válvula con cromosomas XX tenían más cicatrices que las células con cromosomas XY. Además, cuando disminuimos la actividad de los genes que escaparon de la inactivación X, pudimos disminuir la cicatrización en las células del cromosoma XX. Nuestro siguiente paso fue usar nuestros modelos para determinar qué tratamientos funcionan mejor para AVS en función del sexo celular.

Descubrimos que las células de la válvula XX eran menos sensibles que las células XY a estos medicamentos que se dirigían a los genes que promueven la cicatrización. Sin embargo, los medicamentos que se dirigen específicamente a los genes que escapan a la inactivación X tienen un efecto más fuerte en las células XX.

Atención equitativa para todos
Las disparidades de sexo y género en las enfermedades cardiovasculares son rampantes. Por ejemplo, las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de recibir medicamentos cardiovasculares a pesar de las recomendaciones de las pautas, y las personas transgénero tienen tasas más altas de ataques cardíacos que las personas cisgénero.

Nuestro trabajo da un paso más para lograr la equidad en el desarrollo de terapias médicas para las enfermedades cardiovasculares. Al tener en cuenta los cromosomas sexuales, mi equipo y yo creemos que las estrategias de tratamiento se pueden optimizar para todos, independientemente de la célula “seXXual”.

Este artículo es una traducción de otro publicado en The Conversation. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.