Este compuesto basado en plantas podría curar las alergias a la comida

Salud y medicina

Hasta una de cada diez personas en todo el mundo tiene algún tipo de alergia alimentaria, y la vida no se vuelve más fácil una vez que desarrolla una. Revisas el menú dos veces, interrogas a los meseros, escaneas la letra pequeña en el supermercado y haces preguntas cuando alguien te ofrece una galleta. Cada comida se convierte en una evaluación de gestión de riesgos, con todo el estrés que conlleva. Es un problema bastante grande, por lo que los científicos están constantemente tratando de encontrar nuevas formas de abordar estas alergias. El último esfuerzo de este tipo condujo al descubrimiento de un compuesto de origen vegetal llamado formononetina que finalmente podría tratar y tal vez incluso curar las alergias alimentarias.

Ciertos alimentos como los lácteos, la soya, el trigo y el maní no solo nos brindan nutrientes esenciales como vitaminas y minerales, sino que también pueden ayudarnos a mantenernos saludables y fuertes a través de los carbohidratos complejos, las grasas saludables y las fuentes completas de proteínas que ofrecen. Sin embargo, para las personas alérgicas a cualquiera de estos alimentos, puede significar rápidamente un peligro en forma de urticaria (ronchas), dificultad para respirar y sibilancias, e incluso anafilaxia. Si bien es poco frecuente, la anafilaxia podría volverse letal rápidamente, especialmente si la persona alérgica no tiene epinefrina (también conocida como “epi-pen”) a mano para tratar la reacción.

Una alergia es la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo a sustancias normalmente inofensivas, como el polen, los alimentos o los ácaros del polvo doméstico. Esta hipersensibilidad hace que el cuerpo reaccione de forma exagerada al producir una respuesta inmunitaria desproporcionada al entrar en contacto con un alérgeno.

No está claro qué causa las alergias o por qué algunas personas están más predispuestas que otras. Hasta el momento, los estudios han relacionado los factores genéticos y ambientales con las alergias, y hasta el 45% de los adultos desarrollan una intolerancia a un alimento después de envejecer. En realidad, parece que las alergias van en aumento sin importar el género o el origen étnico. Según los resultados de un estudio de 2017, la incidencia de alergias a los mariscos ha aumentado un 7%, las nueces de árbol un 18% y los cacahuetes un 21%. Los mariscos y los cacahuetes también se encuentran entre las alergias alimentarias más comunes en general.

Cuando el cuerpo tiene una reacción alérgica a ciertos alimentos, el sistema inmunológico produce anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE), que son los responsables de los horribles síntomas. Previamente, la formononetina se había identificado como un potencial agente terapéutico porque disminuye la producción de IgE.

En un nuevo estudio, los investigadores dirigidos por Ibrahim Musa, candidato a doctorado en patología, microbiología e inmunología en el New York Medical College, combinaron métodos computacionales avanzados con experimentos para obtener información sobre la relación entre la formononetina y las reacciones alérgicas. Al principio, esto resultó ser un viaje lleno de baches.

“Comenzamos este estudio en 2020 y lo completamos en 2021, acabábamos de salir de un encierro debido a la pandemia de COVID-19 y nuestra institución aprobó nuestro regreso al laboratorio. Lograr que nuestro laboratorio funcionara de manera eficiente y continuar el trabajo bajo las restricciones fue un poco desafiante, sin embargo, también nos alegramos de estar de vuelta en el laboratorio para continuar. No sabíamos si entraríamos en otro cierre, sin embargo, continuamos trabajando y disfrutando cada día mientras continuamos progresando. Nuestras entregas no llegaban a tiempo debido a la escasez global de materiales y, por lo tanto, la validación de los objetivos tomó un poco más de lo habitual”, dijo Musa a ZME Science.

Después de buscar en las bases de datos farmacológicas para identificar objetivos de genes y proteínas regulados en las alergias alimentarias, los investigadores validaron estos objetivos utilizando líneas celulares cultivadas en el laboratorio. Estos experimentos confirmaron que la formononetina estaba muy involucrada en la expresión del gen y las proteínas que se necesitan para producir IgE.

Esta red de interacciones proteína-proteína se construyó mapeando objetivos potenciales en alergias alimentarias, IgE y enfermedades de mastocitos en la base de datos Strings. Los círculos representan los objetivos terapéuticos y las líneas moradas representan la interacción entre los nodos. Crédito: Ibrahim Musa, Facultad de Medicina de Nueva York.

“Nuestro compuesto derivado de plantas, formononetina, mostró resultados prometedores en la disminución de la producción de IgE y, en este estudio, mostramos los objetivos en las células B plasmáticas humanas que están reguladas por la formononetina. Este es un gran paso hacia la comprensión del mecanismo por el cual funciona y nos da la confianza para pasar a la siguiente etapa, que es un estudio preclínico in vivo”, dijo Musa, y agregó que “la formononetina, a diferencia del omalizumab (medicamento aprobado por la FDA para tratar alergias enfermedades que actúa uniéndose a la IgE libre en el suero), previene la producción de inmunoglobulina E de las células B al “activar” o “desactivar” objetivos específicos en la célula, lo que la convierte en una terapéutica más eficaz en el tratamiento y prevención de enfermedades alérgicas a largo plazo”.

Musa dice que por lo que pudo notar en el estudio in vitro, no hubo efectos secundarios o inconvenientes obvios con la formononetina. Pero la verdadera prueba aún está por llegar. Los investigadores ahora están trabajando para estudiar una posible terapia con formononetina en ratones con alergias al maní.

Los investigadores presentarán sus hallazgos en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular durante la reunión de Biología Experimental (EB) 2022, que se llevará a cabo del 2 al 5 de abril en Filadelfia.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.