Científicos logran retrasar el reloj de las células cutáneas para hacerlas parecer 30 años más jóvenes

Salud y medicina

No es exactamente la mítica fuente de la juventud, pero es, quizás, un comienzo: los científicos lograron diseñar células de la piel humana para revertir 30 años de envejecimiento, restableciéndolas a un estado mucho más juvenil en términos de ciertas medidas moleculares.

Si bien es muy temprano para la investigación, por lo que no debemos dejarnos llevar demasiado rápido, la técnica podría desempeñar un papel importante en los esfuerzos para producir una medicina rejuvenecedora que pueda deshacer algunas de las consecuencias dañinas del envejecimiento de nuestros cuerpos. Lo que hace que la investigación sea particularmente notable es que las células de la piel fueron reprogramadas para ser biológicamente más jóvenes, manteniendo algunas de las funciones que las convirtieron en células de la piel en primer lugar.

El proceso utilizado aquí se basa en el trabajo ganador del Premio Nobel de Shinya Yamanaka en 2007, donde Yamanaka pudo convertir células normales con una función específica en células madre que pueden convertirse en cualquier tipo. Esto significaba, sin embargo, que la célula perdería su identidad específica.

""
La producción de colágeno (en rojo) se restaura en las células después de la reprogramación. (Fátima Santos, Instituto Babraham)

“Nuestra comprensión del envejecimiento a nivel molecular ha progresado durante la última década, dando lugar a técnicas que permiten a los investigadores medir los cambios biológicos relacionados con la edad en las células humanas”, dice el biólogo Diljeet Gill del Instituto Babraham en el Reino Unido y autor líder del estudio.

“Pudimos aplicar esto a nuestro experimento para determinar el alcance de la reprogramación que logró nuestro nuevo método”.

El nuevo método, denominado “reprogramación transitoria de la fase de maduración”, funciona más rápidamente (13 días, en comparación con los 50 días de los experimentos del equipo de Yamanaka) y se detiene antes de que se alcance el estado de la célula madre, lo que permite que la célula conserve su identidad y función originales.

Se utilizaron una variedad de medidas, incluido el reloj epigenético (etiquetas químicas que indican la edad) y el transcriptoma (lecturas de genes producidas por las células), para confirmar que las células de la piel habían retrocedido tres décadas en su edad biológica. La producción de colágeno es una función clave de las células de la piel, útil para estructurar el tejido y curar heridas, y se observó que las células jóvenes todavía bombeaban el material. De hecho, estaban produciendo más colágeno que las células de la piel de control que no habían pasado por el proceso de reprogramación y mostraban signos de poder curar heridas más rápidamente.

“Hemos demostrado que las células se pueden rejuvenecer sin perder su función y que el rejuvenecimiento busca restaurar alguna función a las células viejas”, dice Gill.

“El hecho de que también vimos un reverso de los indicadores de envejecimiento en genes asociados con enfermedades es particularmente prometedor para el futuro de este trabajo”.

Hasta el momento, los científicos no entienden completamente cómo funciona el mecanismo detrás de la reprogramación transitoria de la fase de maduración, pero creen que ciertas partes clave del genoma, que ayudan a controlar la identidad celular, podrían escapar de la reprogramación. Hay una gran cantidad de problemas de salud relacionados con la edad que abordar a medida que envejecemos, desde enfermedades cardíacas hasta el Alzheimer, y en el futuro, la investigación que se describe aquí podría ser útil para encontrar formas de abordar la progresión de estos problemas.

Uno de los próximos pasos será probar y aplicar las técnicas utilizadas aquí a otros tipos de células en el cuerpo y asegurarse de que los procesos sean completamente seguros antes de sacarlos del laboratorio y llevarlos a ensayos clínicos.

“Eventualmente, podremos identificar genes que rejuvenezcan sin reprogramar, y apuntar específicamente a aquellos para reducir los efectos del envejecimiento”, dice el biólogo molecular Wolf Reik del Instituto Babraham.

“Este enfoque promete descubrimientos valiosos que podrían abrir un horizonte terapéutico asombroso”.

La investigación ha sido publicada en eLife.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.