Las granjas europeas pueden ser el mayor reservorio de microplásticos en el mundo

Medio ambiente

Todo se debe a los altos niveles de estas partículas en los fertilizantes derivados de lodos de depuradora. Investigadores de la Universidad de Cardiff estiman que entre 31 000 y 42 000 toneladas de microplásticos (o 86 a 710 billones de partículas microplásticas) llegan a las tierras agrícolas de Europa cada año. Estas cantidades significan que la parcela promedio de tierra de cultivo en el viejo mundo refleja los niveles de microplásticos de las aguas superficiales del océano, agregan.

En cuanto a la fuente de estos plásticos, el equipo apunta a los lodos de depuradora, un material que se usa comúnmente como materia prima para fertilizantes en las tierras agrícolas de toda Europa. Estiman que alrededor del 1% del peso de los lodos de depuradora está compuesto por microplásticos.

Muy contaminado
El Reino Unido tiene potencialmente las mayores cantidades de contaminación por microplásticos en su suelo, con entre 500 y 1000 partículas por metro cuadrado de tierra agrícola aplicadas por año, a juzgar por el uso medio anual de fertilizantes (de lodos de depuradora). Le siguen España, Portugal y Alemania.

Los lodos de depuradora se utilizan como fertilizante para las tierras agrícolas, ya que son una fuente renovable de nitrógeno, fósforo y otros nutrientes que ayudan al crecimiento de los cultivos. En parte, los fertilizantes derivados de lodos de depuradora son populares en Europa debido a las directivas de la UE que promueven el desvío de dichos lodos de los vertederos o la incineración hacia la producción de energía o usos agrícolas.

El equipo explica, sin embargo, que los microplásticos que llegan a las tierras de cultivo a partir de dichos fertilizantes terminarán de nuevo en los cursos de agua a través de la escorrentía o la infiltración en las aguas subterráneas. Con su tamaño diminuto (las partículas microplásticas tienen menos de 5 mm de diámetro), tales partículas representan una amenaza significativa para la vida animal y vegetal silvestre, se ingieren a través del agua y los alimentos contaminados y pueden transportar sustancias químicas tóxicas o patógenos peligrosos a los tejidos, como la sangre o los órganos. Aquí se acumulan y se transfieren de presas a depredadores, con el potencial de afectar a los animales a lo largo de la cadena alimentaria.

“Nuestra investigación cuestiona si los microplásticos se están eliminando de hecho en las plantas de tratamiento de aguas residuales o si se están desplazando efectivamente por el medio ambiente”, dijo el autor principal del estudio, James Lofty, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Cardiff. “Una clara falta de estrategia por parte de las compañías de agua para gestionar los microplásticos en los lodos de aguas residuales significa que estos contaminantes se transportan de regreso al suelo y eventualmente regresarán al medio ambiente acuático”.

El estudio se basa en muestras tomadas de la planta de tratamiento de aguas residuales de Nash en Newport, Gales del Sur. La planta atiende a una población total de alrededor de 300.000 habitantes. Con base en estas muestras, el equipo informa que los lodos de aguas residuales que ingresan al sitio contenían hasta 24 partículas microplásticas por gramo, o alrededor del 1% de su peso. La planta fue 100% efectiva en la eliminación de partículas microplásticas grandes, de entre 1 y 5 mm de diámetro, de las aguas residuales que procesa y libera.

Las mediciones realizadas en estas muestras se utilizaron luego para evaluar el impacto del uso de lodos de depuradora como fertilizante en toda Europa, con cifras de uso de este tipo de fertilizante de la Comisión Europea y Eurostat. El equipo señala además que, dado que su análisis de microplásticos no incluyó partículas de menos de 1 mm de tamaño, es probable que los niveles generales de microplásticos que llegan a los campos de Europa sean mucho más altos que sus estimaciones.

“Nuestros resultados resaltan la magnitud del problema en los suelos europeos y sugieren que la práctica de esparcir lodos en tierras agrícolas podría convertirlos en uno de los mayores reservorios mundiales de contaminación por microplásticos”, continuó James Lofty. “En la actualidad, no existe una legislación europea que limite o controle la entrada de microplásticos en los lodos de aguas residuales reciclados en función de las cargas y la toxicidad de la exposición a los microplásticos”.

“Se deben hacer esfuerzos para aumentar el monitoreo estandarizado de las concentraciones de microplásticos en los lodos de aguas residuales y los suelos agrícolas, lo que proporcionaría una imagen más precisa de los niveles de contaminación en los suelos de toda Europa”.

El artículo “Eliminación de microplásticos de un tanque de sedimentación primario en una planta de tratamiento de aguas residuales y estimaciones de contaminación en tierras agrícolas europeas a través del reciclaje de lodos de desecho” se publicó en la revista Environmental Pollution.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.