La antigua práctica maya de pegar gemas a los dientes pudo haber sido para algo más que el lujo

Humanidades

Los antiguos mayas alguna vez se enorgullecieron enormemente de sus dientes. Mucho antes de que los europeos llenaran sus cavidades con oro, la gente en Mesoamérica mostraba sonrisas deslumbrantes con gemas de jade, turquesa, oro, azabache o hematites. Hombres o mujeres, ricos o pobres, parece que muchas personas visitaron al dentista cuando eran adultos jóvenes para perforar sus dientes y rellenarlos con joyas, piedras preciosas o minerales.

Las incrustaciones habrían durado toda la vida y probablemente tenían un significado espiritual. Pero el brillo dental en este momento puede no haber sido puramente estético. Una nueva investigación sobre el cemento utilizado para pegar gemas a los dientes mayas ha destacado algunas propiedades higiénicas y terapéuticas potenciales.

El sellador no solo era increíblemente adhesivo (mantuvo la gema en su lugar durante más de mil años), sino que sus ingredientes tienen el potencial de combatir la caries dental y reducir la inflamación y la infección en la boca. La rica mezcla de componentes orgánicos ha hecho que los arqueólogos piensen que la sustancia similar al cemento no se usó simplemente como un pegamento repelente al agua.

1 s2.0 S2352409X22000980 gr2
Dientes mayas antiguos analizados en el estudio. (Hernández-Bolio et al., Journal of Archaeological Science, 2022)

En cambio, la unión de pequeñas piedras a los incisivos y caninos durante la edad adulta temprana podría haber ido acompañada de cierta protección contra las caries. La perforación para insertar estas gemas en el diente se realizó de manera tan experta que rara vez impactó la pulpa de los nervios y los vasos sanguíneos en el centro.

Los dientes antiguos analizados en el estudio procedían de tres sitios arqueológicos mayas en Guatemala, Belice y Honduras, y los individuos a los que pertenecían los dientes no parecían pertenecer a la élite. En los selladores utilizados para adherir las gemas a los dientes, los investigadores identificaron 150 moléculas orgánicas que se encuentran comúnmente en las resinas vegetales. Según el lugar de origen del diente en la península de Yucatán, cada mezcla de sellador tenía una lista de ingredientes ligeramente diferente, pero los ingredientes principales eran prácticamente los mismos.

La mayoría de los cementos dentales mostraron compuestos asociados con el alquitrán de pino, que se cree que contienen propiedades antibacterianas. Dos de los ocho dientes tenían restos de esclareolida, un compuesto vegetal con propiedades antibacterianas y antifúngicas. También se usa a menudo en la industria del perfume, ya que huele bastante bien. Los aceites esenciales de plantas de la familia de la menta también eran comunes en los selladores, lo que sugiere posibles efectos antiinflamatorios.

Los hallazgos no son del todo inesperados. Hay muchas líneas de evidencia que sugieren que los antiguos mayas se tomaban en serio la higiene dental. La gente de esta civilización se pulía los dientes con regularidad y, si se presentaban caries, parecía que se habían extraído los dientes.

Sin embargo, estas prácticas más terapéuticas que la odontología han sido eclipsadas históricamente por las decoraciones más llamativas de la época. Los bordes de los dientes mayas a menudo se liman en formas puntiagudas y luego se incrustan con gemas. En el pasado, esto se ha atribuido únicamente a razones rituales o estéticas. La odontología maya era claramente una forma de arte, pero los nuevos hallazgos sugieren que el uso extensivo de modificaciones dentales podría haber sido algo más que belleza. El hecho de que muchas personas estuvieran recibiendo el tratamiento también sugiere que no es necesariamente un reflejo del estatus social de la persona.

“Si bien las mezclas fueron complejas y efectivas para proporcionar obturaciones dentales duraderas, los contextos mortuorios de las personas muestreadas indican que no se trataba de personas de élite, sino que, en cambio, una amplia franja de la sociedad maya se benefició de la experiencia de las personas que fabricaron estos pegamentos”, escriben los autores.

El estudio fue publicado en el Journal of Archaeological Science: Reports.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.