Aún cuando se reduzcan las emisiones debemos conformarnos con el “calentamiento comprometido”

Medio ambiente

Por: Julien Emile-Geay

Por ahora, pocas personas cuestionan la realidad de que los humanos están alterando el clima de la Tierra. La verdadera pregunta es: ¿Qué tan rápido podemos detener, incluso revertir, el daño?

Parte de la respuesta a esta pregunta radica en el concepto de ‘calentamiento comprometido’, también conocido como ‘calentamiento de tubería’.

Se refiere a futuros aumentos en las temperaturas globales que serán causados ​​por gases de efecto invernadero que ya han sido emitidos. En otras palabras, si la transición a energías limpias ocurriera de la noche a la mañana, ¿cuánto calentamiento se produciría todavía?

El presupuesto energético de la Tierra está desequilibrado
Los seres humanos provocan el calentamiento global cuando sus actividades emiten gases de efecto invernadero, que atrapan el calor en la atmósfera inferior, evitando que se escape al espacio. Antes de que la gente comenzara a quemar combustibles fósiles para impulsar fábricas y vehículos y criar ganado que emitía metano en casi todas las regiones cultivables, el presupuesto energético de la Tierra estaba más o menos equilibrado. Del Sol entraba aproximadamente la misma cantidad de energía que la que salía. Hoy en día, las crecientes concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera son más de un 50% más altas que en los albores de la era industrial, y están atrapando más de esa energía.

Esas emisiones de dióxido de carbono, junto con otros gases de efecto invernadero como el metano, y compensadas por algunos aspectos de la contaminación del aire por aerosoles, están atrapando energía equivalente a la detonación de cinco bombas atómicas al estilo de Hiroshima por segundo. Con más energía entrando que saliendo, la energía térmica de la Tierra aumenta, elevando la temperatura de la tierra, los océanos y el aire y derritiendo el hielo.

Calentamiento en la tubería
Los efectos de alterar el equilibrio energético de la Tierra tardan en manifestarse. Piensa en lo que sucede cuando abres el grifo de agua caliente al máximo en un día frío de invierno: las tuberías están llenas de agua fría, por lo que el agua tibia tarda en llegar a ti, de ahí el término ‘calentamiento de la tubería’. El calentamiento aún no se ha sentido, pero está en camino.

Hay tres razones principales por las que se espera que el clima de la Tierra continúe calentándose después de que cesen las emisiones. Primero, los principales contribuyentes al calentamiento global, el dióxido de carbono y el metano, permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo: alrededor de 10 años en promedio para el metano y la friolera de 400 años para el dióxido de carbono, con algunas moléculas que permanecen hasta milenios. Entonces, apagar las emisiones no se traduce en reducciones instantáneas en la cantidad de estos gases que atrapan el calor en la atmósfera.

En segundo lugar, parte de este calentamiento ha sido compensado por las emisiones humanas de otra forma de contaminación: los aerosoles de sulfato, partículas diminutas emitidas por la quema de combustibles fósiles, que reflejan la luz solar hacia el espacio. Durante el siglo pasado, este oscurecimiento global ha estado enmascarando el efecto de calentamiento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero estos y otros aerosoles hechos por el hombre también dañan la salud humana y la biosfera.

Eliminar esos y los gases de efecto invernadero de corta duración se traduce en unas pocas décimas de grado de calentamiento adicional durante aproximadamente una década, antes de alcanzar un nuevo equilibrio. Finalmente, el clima de la Tierra toma tiempo para adaptarse a cualquier cambio en el balance energético. Alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra están hechos de agua, a veces agua muy profunda, que tarda en absorber el exceso de carbono y calor.

Hasta ahora, más del 91% del calor agregado por las actividades humanas y aproximadamente una cuarta parte del exceso de carbono se han ido a los océanos. Si bien los habitantes de la tierra pueden estar agradecidos por este amortiguador, el calor adicional contribuye al aumento del nivel del mar a través de la expansión térmica y también de las olas de calor marinas, mientras que el carbono adicional hace que el océano sea más corrosivo para muchos organismos con caparazón, lo que puede interrumpir la cadena alimentaria del océano. La temperatura de la superficie de la Tierra, impulsada por el desequilibrio de la energía radiante en la parte superior de la atmósfera y modulada por la enorme inercia térmica de sus océanos, todavía está tratando de ponerse al día con su mayor botón de control: la concentración de dióxido de carbono.

Influencia en el calentamiento del CO2 y otros gases de efecto invernadero. The Conversation/CC-BY-ND

¿Cuánto calentamiento?
Entonces, ¿Cuánto calentamiento comprometido nos espera? No hay una respuesta clara.

El mundo ya se ha calentado más de 1,1°C en comparación con los niveles preindustriales. Las naciones de todo el mundo acordaron en 2015 tratar de evitar que el promedio mundial aumente más de 1,5 °C para limitar el daño, pero el mundo ha tardado en reaccionar.

Promedio de temperaturas terrestre (amarillo) y oceánica (azul). The Conversation/CC-BY-ND

Determinar la cantidad de calentamiento futuro es complicado. Varios estudios recientes utilizan modelos climáticos para estimar el calentamiento futuro. Un estudio de 18 modelos del sistema terrestre encontró que cuando se cortaron las emisiones, algunos continuaron calentándose durante décadas o cientos de años, mientras que otros comenzaron a enfriarse rápidamente.

Otro estudio, publicado en junio de 2022, encontró un 42% de posibilidades de que el mundo ya esté comprometido con 1,5 grados. La cantidad de calentamiento importa porque las peligrosas consecuencias del calentamiento global no aumentan simplemente en proporción a la temperatura global; por lo general, aumentan exponencialmente, en particular para la producción de alimentos en riesgo por el calor, la sequía y las tormentas.

Además, la Tierra tiene puntos de inflexión que podrían desencadenar cambios irreversibles en partes frágiles del sistema terrestre, como glaciares o ecosistemas. No necesariamente sabremos de inmediato cuándo el planeta ha pasado un punto de inflexión, porque esos cambios a menudo tardan en aparecer. Este y otros sistemas sensibles al clima son la base del principio de precaución de limitar el calentamiento por debajo de 2 °C y, preferiblemente, de 1,5 °C.

El corazón del problema climático, incrustado en esta idea de calentamiento comprometido, es que hay largas demoras entre los cambios en el comportamiento humano y los cambios en el clima. Si bien la cantidad precisa de calentamiento comprometido sigue siendo motivo de controversia, la evidencia muestra que la ruta más segura a seguir es la transición urgente a una economía más equitativa y libre de carbono que genere muchas menos emisiones de gases de efecto invernadero.

Este artículo es una traducción de otro publicado en The Conversation. Puedes leer el texto original haciendo clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.