Alimentar a los corales con suplementos podría ayudar a recuperar la Gran Barrera

Biología

Los corales que encontramos en los arrecifes del mundo tienen sus propios microbiomas, y los científicos están descubriendo cómo alimentarlos con ‘suplementos’ probióticos, para tratar de salvarlos para las generaciones futuras. Un coral bebé comienza su vida como una larva nadadora a la deriva en el océano. Cuando es lo suficientemente grande, la larva se hunde y se fija al lecho marino o, si tiene suerte, a un arrecife sano. Una vez asentado, comienza a clonarse a sí mismo.

Los corales de aguas poco profundas, compuestos por una miríada de organismos diferentes, son esencialmente colonias de diminutos animales que colaboran con un alga marina llamada zooxanthellae, que alimenta al coral y ayuda a producir el carbonato de calcio que forma los arrecifes durante miles, o incluso millones, de años. Si bien la simbiosis entre los corales y las zooxantelas se comprende bastante bien, los científicos recién comienzan a explorar hasta qué punto los corales dependen de otros tipos de microbios.

Al igual que el delicado equilibrio de microbios en nuestras propias entrañas, los microbiomas de coral pueden verse afectados por cambios en su entorno: acidificación de los océanos, calentamiento marino, eventos de blanqueamiento y otros factores estresantes, la mayoría causados ​​por el cambio climático antropogénico y otras actividades humanas. Si bien se necesita acción climática para detener el daño que el uso desenfrenado de combustibles fósiles está causando en los ecosistemas del planeta, los biólogos conservacionistas también están buscando formas de deshacer los daños que ya hemos causado, en este caso, restaurar los arrecifes de coral. En las aguas de la Gran Barrera de Coral (GBR), los factores estresantes se están volviendo más intensos. Mientras tanto, en tierra en las cercanías de Townsville, se están criando tanques llenos de corales jóvenes en un esfuerzo por asegurar el futuro del arrecife.

Estos corales están siendo alimentados con probióticos con la esperanza de que, algún día, este proceso permita a los investigadores cultivar millones de corales sanos mediante la acuicultura, para posibilitar potencialmente los esfuerzos de restauración a gran escala en la GBR que actualmente están fuera de nuestro alcance. Lone Høj es la ecóloga microbiana que lidera la investigación sobre probióticos de coral en el laboratorio ‘Sea Simulator’ del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

Høj y su equipo han aislado 850 cepas de bacterias de seis especies de coral GBR: Acropora tenuis, A. millepora, A. hyacinthus, Platygyra daedalea, Porites lobata y Goniastrea retiformis.

“Nuestra colección de cultivos bacterianos de coral cubre una gran diversidad taxonómica, con más de 50 géneros bacterianos representados”, dijo Høj a ScienceAlert.

El laboratorio de Sea Simulator. (Christian Miller/Suministrado por la Fundación de la Gran Barrera de Coral)

Los científicos están examinando una selección de bacterias en esta colección masiva en busca de rasgos que puedan apoyar la salud y el desarrollo de los corales criados por humanos. Los rasgos que están buscando en las bacterias probióticas en este momento incluyen la actividad antibacteriana, la formación de biopelículas en la mucosidad del coral y la producción de enzimas digestivas. Se espera que estas cualidades ayuden al coral a conservar su microbioma saludable después de que finalice el ciclo de probióticos. El análisis detallado de los estudios del año pasado está en curso.

Trabajando con huevas de coral. (Dorian Tsai/Suministrado por la Fundación de la Gran Barrera de Coral)

En el laboratorio de Sea Simulator, el desove de los corales ocurre anualmente, y esta es la oportunidad de los científicos para realizar experimentos con las larvas de coral. La primera prueba de este proyecto ocurrió a fines de 2021, cuando desovaron las especies de coral A. tenuis y P. daedalea.

Después de la fertilización, los nuevos ‘reclutas’ (las larvas que se asientan en el fondo de los tanques) fueron expuestos a cepas individuales de bacterias probióticas en una configuración controlada. Luego, el equipo estudió su crecimiento, la densidad de sus simbiontes (algas y bacterias por igual), sus respuestas inmunes y su microbioma, especialmente a largo plazo después de que ya no se agregó el probiótico.

Los científicos también se están preparando para la próxima temporada de desove de corales, que se espera que ocurra a fines de 2022, para poder repetir el experimento. Usarán las mismas especies de coral y mantendrán todas las demás condiciones iguales, pero agregarán una gran variedad de bacterias en la mezcla de probióticos.

Høj dice que este próximo experimento también analizará los efectos a largo plazo del probiótico en los corales cultivados en laboratorio a medida que maduran, y cuál es el potencial de este probiótico en particular para mejorar la resiliencia del coral bajo estrés. El equipo también explorará diferentes estrategias para administrar el probiótico a los corales jóvenes; no es tan simple como tragar una cápsula con el desayuno.

Según Høj, esta investigación podría algún día conducir a probióticos para su uso en el entorno natural de los arrecifes, aunque quedan dudas sobre cuán factible es eso. Pero en esta etapa, los probióticos en desarrollo están destinados para uso en laboratorios y acuicultura, y solo para especies GBR. Si bien mitigar el cambio climático inducido por el hombre sigue siendo el factor más importante para la supervivencia de los arrecifes de coral, es bueno saber que hay otras criaturas que cuidan estos ecosistemas.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.