En Estados Unidos planean imprimir todo un vecindario en 3D

Tecnología

Una empresa de construcción estadounidense llamada Alquist 3D construirá 200 casas impresas en 3D en Virginia en los próximos cinco años. Es el proyecto de construcción más grande jamás realizado que implica el uso de tecnología de impresión 3D, se realizará en 2027 y pretende no solo ser futurista y resistente, sino también económico.

A través de su ‘Proyecto Virginia’, la compañía tiene como objetivo ofrecer viviendas asequibles y sostenibles a las personas que viven en regiones remotas y desatendidas de los EE. UU. La primera demostración del proyecto se realizó el 29 de abril en la ciudad de Pulaski en Virginia. Alquist 3D ha seleccionado las ciudades de Pulaski y Raonake para su proyecto, ya que la demanda de viviendas económicas ha aumentado repentinamente en estas áreas después de la COVID-19.

En una entrevista con TIME, el CEO de Alquist 3D, Zachary Mannheimer dijo:

“Con los patrones de migración cambiando debido a la pandemia, el clima y las preocupaciones económicas, las comunidades más pequeñas como Pulaski tienen una gran necesidad, y una oportunidad increíble, de desarrollar viviendas asequibles para los nuevos residentes. Al imprimir estas casas en 3D, Alquist y nuestros socios acelerarán la capacidad de Pulaski y Roanoke para aprovechar las tendencias actuales y atraer nuevos trabajadores a esta maravillosa comunidad en el suroeste de Virginia”.

¿Por qué necesitamos casas impresas en 3D?
Las viviendas asequibles se han convertido en un sueño lejano para las personas que viven en muchos países. Un estudio reciente de investigadores del King’s College London revela que el 48% de los jóvenes del Reino Unido creen que la vivienda asequible es un mito. Piensan que debido a sus gastos regulares no están en condiciones de comprar su propia casa.

En los últimos seis meses, comprar una casa también se ha vuelto un 50% más costoso en los EE. UU. Las tasas hipotecarias fijas a 30 años y el precio promedio de compra de viviendas son los más altos desde 2008. La situación no es diferente en países en desarrollo como India, donde se espera que los precios de la vivienda experimenten el crecimiento más rápido en los próximos años. Obviamente, esto es una sorpresa para cualquiera que actualmente vive de alquiler pero que espera comprar su propia casa. Las casas de impresión 3D tienen como objetivo reducir al menos algunos de esos costos.

Mientras trabajaba en su anterior proyecto de casa impresa en 3D para la organización sin fines de lucro Habitat for Humanity en Arizona, el equipo de construcción de Alquist 3D se dio cuenta de que la tecnología de impresión 3D da como resultado casas con un 15% menos de costo de construcción por pie cuadrado. La cantidad de trabajadores y el tiempo requerido para construir tales casas también es bajo en comparación con los métodos de construcción contemporáneos.

Créditos de imagen: Breno Assis/Unsplash

Además, los edificios impresos en 3D usan menos madera (los precios de la madera se han disparado después de COVID-19 debido a la alta demanda, sin embargo, ahora están bajando). Todos estos factores hacen que las casas impresas en 3D sean una alternativa atractiva y mucho más asequible que las casas tradicionales. Destacando la misión de vivienda asequible de la compañía, el sitio web de Alquist 3D menciona:

“El Sueño Americano está roto. Durante demasiado tiempo, la economía de la construcción de viviendas ha llevado a los desarrolladores a construir viviendas a precios de mercado y superiores en lugar de garantizar que todos los estadounidenses tengan la oportunidad de construir su riqueza siendo propietarios de una vivienda. Alquist cree que una casa es un hogar antes que un activo. Los hogares son esenciales para la estructura de cada comunidad. Las soluciones de Alquist incorporan la asequibilidad en la construcción de viviendas tanto para los desarrolladores como para los propietarios, lo que permite que todos disfruten del mismo acceso al Sueño Americano”.

¿Cómo se imprimen casas?
Para Project Virginia, Alquist 3D se asoció con Black Buffalo, un fabricante de impresoras 3D industriales con sede en Nueva York. La empresa constructora emplearía las impresoras NEXCON de Black Buffalo que son capaces de construir varias casas impresas en 3D juntas mediante la producción de hormigón armado en forma de capas y patrones fijos. La impresora NEXCON pesa unos 17.236 kg y se puede utilizar para construir estructuras de hasta tres pisos.

Capas de hormigón saliendo de la boquilla de la impresora 3D NEXCON. Créditos de imagen: Alquist 3D

Similar a la impresión 3D de productos de plástico, el proceso de impresión de una casa de concreto también comienza con un programa de computadora que se usa para desarrollar primero un modelo digital de la casa. Luego, la impresora 3D imprime capas de hormigón y estas capas se organizan en filas según el diseño del modelo. El proceso continúa hasta que se construyen todas las habitaciones, paredes y otras secciones de hormigón de la casa.

El equipo de Alquist 3D afirma que su enfoque de construcción es más rápido que el proceso tradicional de construcción de viviendas, ya que pueden completar una casa entre dos y tres semanas antes del tiempo habitual. Es probable que el precio de una casa 3D construida bajo el Proyecto Virginia caiga entre $175,000 y $350,000 según su ubicación y el área construida o el tamaño. La compañía espera que sus hogares impresos en 3D satisfagan las necesidades de viviendas asequibles de las comunidades con dificultades financieras que viven en las zonas rurales de Virginia.

Sin embargo, la tecnología de impresión 3D doméstica todavía está en su fase de incipiente. Para implementarlo a gran escala, empresas como Alquist 3D deben superar varios desafíos asociados con la integración de unidades y electrodomésticos eléctricos, la construcción de estructuras de gran altura y la instalación de sistemas de drenaje de agua en hogares impresos en 3D. Además, tales casas también deben cumplir con las normas y reglamentos de las autoridades locales de planificación urbana, lo que podría ser complicado.

El hogar impreso en 3D suena como una tecnología prometedora, especialmente cuando se trata de la necesidad de viviendas asequibles. Sería realmente interesante ver cómo los científicos y las empresas como Alquist 3D se ocupan de las diversas limitaciones de esta tecnología y convierten la impresión 3D en el hogar en un enfoque de construcción convencional.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.