Las vacunas COVID han prevenido 20 millones de muertes a nivel mundial desde el primer año del programa

Salud y medicina

Las vacunas COVID-19 redujeron el número potencial de muertes a nivel mundial durante la pandemia en más de la mitad en el año posterior a su implementación, según estimaciones de un estudio de modelos matemáticos publicado hoy en The Lancet Infectious Diseases. En el primer año del programa de vacunación, se previnieron 19,8 millones de un total de 31,4 millones de muertes por COVID-19 en todo el mundo, según estimaciones basadas en el exceso de muertes de 185 países y territorios. El estudio estima que se podrían haber salvado otras 599.300 vidas si se hubiera cumplido el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de vacunar al 40% de la población en cada país con dos o más dosis para finales de 2021.

El Dr. Oliver Watson, autor principal del estudio, del Imperial College London, dijo: “Nuestros hallazgos ofrecen la evaluación más completa hasta la fecha del notable impacto global que ha tenido la vacunación en la pandemia de COVID-19. De los casi 20 millones de muertes Se estima que se previno en el primer año después de la introducción de las vacunas, se evitaron casi 7,5 millones de muertes en los países cubiertos por la iniciativa de acceso a la vacuna COVID-19 (COVAX). Esta iniciativa se estableció porque quedó claro desde el principio que la equidad mundial en materia de vacunas sería la única forma de salir de la pandemia. Nuestros hallazgos muestran que es probable que se hayan salvado millones de vidas al poner las vacunas a disposición de las personas en todas partes, independientemente de su riqueza. Sin embargo, se podría haber hecho más. Si los objetivos establecidos por la OMS se había logrado, estimamos que aproximadamente 1 de cada 5 de las vidas perdidas estimadas debido a COVID-19 en países de bajos ingresos podría haberse evitado”.

Desde que se administró la primera vacuna contra el COVID-19 fuera de un entorno de ensayo clínico el 8 de diciembre de 2020, casi dos tercios de la población mundial ha recibido al menos una dosis de una vacuna contra el COVID-19 (66%). La iniciativa de Acceso a la Vacuna COVID-19 (COVAX) ha facilitado el acceso a vacunas asequibles a los países de menores ingresos para tratar de reducir las desigualdades, con un objetivo inicial de dar dos dosis de vacuna al 20% de la población en los países cubiertos por el compromiso al final. de 2021. La Organización Mundial de la Salud amplió este objetivo al establecer una estrategia global para vacunar completamente al 70% de la población mundial para mediados de 2022, con un objetivo provisional de vacunar al 40% de la población de todos los países para fines de 2021. A pesar de la increíble velocidad del lanzamiento de la vacuna en todo el mundo, se han informado más de 3,5 millones de muertes por COVID-19 desde que se administró la primera vacuna en diciembre de 2020.

Varios estudios han buscado estimar el impacto de la vacunación en el curso de la pandemia. Estos estudios se han centrado en regiones específicas, como países, estados o ciudades individuales. El último estudio es el primero en estimar el impacto de las vacunas contra la COVID-19 a escala mundial y el primero en evaluar el número de muertes evitadas tanto directa como indirectamente.

Gregory Barnsley, coautor del estudio, del Imperial College London, dijo: “Cuantificar el impacto que ha tenido la vacunación a nivel mundial es un desafío porque el acceso a las vacunas varía entre países, al igual que nuestra comprensión de qué variantes de COVID-19 han sido circulante, con datos de secuencia genética muy limitados disponibles para muchos países. Tampoco es posible medir directamente cuántas muertes habrían ocurrido sin las vacunas. El modelado matemático ofrece una herramienta útil para evaluar escenarios alternativos, que no podemos observar directamente en la vida real”.

Para estimar el impacto de los programas globales de vacunación, los investigadores utilizaron un modelo establecido de transmisión de COVID-19 utilizando datos a nivel de país para las muertes por COVID-19 registradas oficialmente que ocurrieron entre el 8 de diciembre de 2020 y el 8 de diciembre de 2021. Para tener en cuenta el subregistro de muertes en países con sistemas de vigilancia más débiles, llevaron a cabo un análisis separado basado en el número de muertes en exceso registradas por encima de las que se habrían esperado durante el mismo período de tiempo. Cuando los datos oficiales no estaban disponibles, el equipo utilizó estimaciones del exceso de mortalidad por todas las causas. Estos análisis se compararon con un escenario hipotético alternativo en el que no se entregaron vacunas.

El modelo tuvo en cuenta la variación en las tasas de vacunación entre países, así como las diferencias en la eficacia de la vacuna en cada país en función de los tipos de vacuna que se sabe que se han utilizado predominantemente en esas áreas. En particular, China no se incluyó en el análisis debido a su gran población y medidas de bloqueo muy estrictas, lo que habría sesgado los resultados.

El equipo descubrió que, según las muertes por COVID-19 registradas oficialmente, se habrían producido aproximadamente 18,1 millones de muertes durante el período de estudio si no se hubieran implementado las vacunas. De estos, el modelo estima que la vacunación ha evitado 14,4 millones de muertes, lo que representa una reducción global del 79%. Estos hallazgos no tienen en cuenta el subregistro de muertes por COVID-19, que es común en los países de bajos ingresos. El equipo hizo un análisis adicional basado en el exceso total de muertes durante el mismo período de tiempo para dar cuenta de esto. Descubrieron que la vacunación contra el COVID-19 evitó aproximadamente 19,8 millones de muertes de un total de 31,4 millones de muertes potenciales que habrían ocurrido sin la vacunación, una reducción del 63%.

Más de las tres cuartas partes (79 %, 15,5 millones/19,8 millones) de las muertes evitadas se debieron a la protección directa contra los síntomas graves proporcionada por la vacunación, lo que condujo a tasas de mortalidad más bajas. Se estimó que las 4,3 millones de muertes evitadas restantes se evitaron mediante la protección indirecta de la reducción de la transmisión del virus en la población y la reducción de la carga sobre los sistemas de atención médica, mejorando así el acceso a la atención médica para los más necesitados.

El impacto de la vacuna cambió con el tiempo y en diferentes áreas del mundo a medida que avanzaba la pandemia, encontró el estudio. En la primera mitad de 2021, la mayor cantidad de muertes evitadas por la vacunación se observó en los países de ingresos medianos bajos, como resultado de la importante ola epidémica en la India cuando surgió la variante Delta. Posteriormente, esto cambió y el mayor impacto se concentró en los países de ingresos más altos en la segunda mitad de 2021, ya que las restricciones a los viajes y la mezcla social se relajaron en algunas áreas, lo que provocó una mayor transmisión del virus.

En general, el número estimado de muertes prevenidas por persona fue mayor en los países de ingresos altos, lo que refleja la implementación más temprana y más amplia de las campañas de vacunación en estas áreas (66 muertes prevenidas por cada 10 000 personas en países de ingresos altos frente a 2711 muertes prevenidas por cada 10 000 personas países de bajos ingresos). Los países de ingresos altos y medios-altos representaron el mayor número de muertes evitadas (12,2 millones/19,8 millones), lo que pone de relieve las desigualdades en el acceso a las vacunas en todo el mundo.

Para los 83 países incluidos en el análisis que están cubiertos por el compromiso de COVAX con vacunas asequibles, se evitaron aproximadamente 7,4 millones de muertes de un potencial de 17,9 millones (41%). Sin embargo, se estima que el incumplimiento del objetivo de COVAX de vacunar completamente al 20% de la población en algunos países ha resultado en 156,900 muertes adicionales. Aunque esta cifra representa una pequeña proporción del total de muertes a nivel mundial, estas muertes prevenibles se concentraron en 31 países africanos, donde se podrían haber evitado 132.700 muertes si se hubiera cumplido el objetivo.

De manera similar, se estima que el déficit en el objetivo de la OMS de vacunar completamente al 40% de la población de cada país para fines de 2021 ha contribuido a 599,300 muertes adicionales en todo el mundo que podrían haberse evitado. Los países de ingresos medianos bajos representaron la mayoría de estas muertes (347 500/599 300 [59,7 %]). A nivel regional, la mayoría de estas muertes se concentraron en las regiones de África y el Mediterráneo Oriental (348.900/599.300 [58,2 %] y 126.800/599.300 [21,2%] respectivamente). Si se hubiera alcanzado el objetivo del 40% en todos los países de bajos ingresos, la cantidad de muertes evitadas por la vacunación en estas áreas se habría más que duplicado (200.000 muertes adicionales evitadas además de las 180.300 muertes que se estima que se evitaron con las tasas de vacunación actuales).

Prof. Azra Ghani, presidente de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres: “Nuestro estudio demuestra el enorme beneficio que las vacunas tuvieron en la reducción de las muertes por COVID-19 a nivel mundial. Si bien el intenso enfoque en la pandemia ahora ha cambiado, es importante que nos aseguremos las personas más vulnerables en todas partes del mundo están protegidas de la circulación continua de COVID-19 y de otras enfermedades importantes que continúan afectando de manera desproporcionada a los más pobres. Garantizar el acceso justo a las vacunas es crucial, pero requiere más que solo donar vacunas. Mejoras en la distribución e infraestructura de vacunas, así como esfuerzos coordinados para combatir la desinformación sobre las vacunas y mejorar la demanda de vacunas, son necesarios. Solo entonces podemos asegurarnos de que todos tengan la oportunidad de beneficiarse de estas tecnologías que salvan vidas”.

Los autores señalan varias limitaciones a sus hallazgos. En particular, su modelo se basa en una serie de suposiciones necesarias, incluidas las proporciones precisas de los tipos de vacunas que se han entregado, cómo se entregaron y el momento preciso en que llegaron nuevas variantes del virus a cada país. También asumieron que la relación entre la edad y la proporción de muertes por COVID-19 que ocurren entre las personas infectadas es la misma para cada país. En términos más generales, los hallazgos del estudio deben considerarse en el contexto de la incertidumbre en el cálculo del número real de muertes por la pandemia debido a la diferencia en los informes de mortalidad por COVID-19 a nivel de país.

Escribiendo en un comentario vinculado, la profesora Alison Galvani, que no participó en el estudio, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale, EE. UU., dijo: “La salvación de más de 19 millones de vidas gracias a la rapidez sin precedentes del desarrollo y la implementación de las vacunas contra el COVID-19 son una proeza extraordinaria para la salud mundial. No obstante, se podrían salvar millones de vidas adicionales mediante una distribución más equitativa de las vacunas”.

Agregó: “La alta cobertura en un país individual no solo beneficia a ese país, sino que contribuye a la reducción mundial de la transmisión y la aparición de variantes novedosas. Una respuesta colectiva duradera es tanto pragmática como éticamente imperativa”.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.