Los pasadizos secretos de los Andes pudieron haberse usado para rituales con alucinógenos

Humanidades

Los arqueólogos han revelado un complejo de pasadizos y galerías ocultos en lo profundo del antiguo complejo del templo Chavín de Huántar en los Andes peruanos. Los investigadores creen que la red de cámaras y galerías se usó en rituales religiosos, posiblemente con drogas psicodélicas.

Es la primera vez en unos 3.000 años que se exploran estas estructuras ocultas en particular. Algunas de las cámaras oscuras y aisladas pueden haber sido utilizadas para la privación sensorial, mientras que algunas de las galerías más grandes parecen haber sido utilizadas para la adoración de ídolos, dijo John Rick, arqueólogo de la Universidad de Stanford que dirige la investigación.

“Estos son pasadizos, corredores, habitaciones, celdas y nichos revestidos de piedra, lo suficientemente grandes como para caminar, techados con vigas de piedra”, dijo a Live Science en un correo electrónico. “Las galerías tienen una diversidad de funciones por lo que podemos decir, [pero] todas están relacionadas con la actividad ritual”.

Rick explicó que los pasadizos recién descubiertos no eran estrictamente túneles, porque no habían sido excavados en el suelo. En cambio, se construyeron deliberadamente dentro de la masa del enorme complejo del templo tal como se construyó en etapas entre 1200 a.C. y 200 a.C.

Algunas de las cámaras parecen haber sido originalmente habitaciones cerca de la superficie que se mantuvieron accesibles durante un tiempo con techos resistentes y pasajes de entrada extendidos, dijo. Los pasillos tienen hasta 100 metros de largo, pero muchos son tortuosos, con esquinas en ángulo recto y múltiples niveles. Se han encontrado un total de 36 galerías y sus pasadizos asociados en Chavín de Huántar durante 15 años de excavaciones, pero esta última red se detectó hace solo unos años y no se exploró hasta este año, dijo Rick.

Templo antiguo

La red de pasajes sellados dentro del complejo del templo Chavín de Huántar se descubrió en 2019, pero solo se exploró a principios de este año. Crédito de la imagen: John Rick/Programa Chavín.

Los arqueólogos creen que Chavín de Huántar fue un centro religioso para el misterioso pueblo Chavín, que vivió en las partes norte y central de lo que ahora es Perú hace entre 3200 y 2200 años, según la Enciclopedia Británica. El complejo está a unos 430 kilómetros al norte de Lima, en un valle montañoso a una altura de más de 3.000 m, y es el más grande de varios sitios religiosos de Chavín encontrados hasta el momento.

Rick dijo que los últimos pasadizos en las profundidades del complejo se detectaron por primera vez en 2019 y se exploraron inicialmente con una cámara a control remoto. Las restricciones de COVID-19 impidieron una mayor exploración hasta mayo de este año, cuando los arqueólogos pudieron ingresar a los pasadizos por primera vez desde que aparentemente fueron sellados hace unos 3.000 años, dijo.

Los pasillos conducían a una galería principal que contenía dos grandes cuencos rituales de piedra, uno de ellos decorado con la simbólica cabeza y alas de un cóndor. Como resultado, la galería ahora se conoce como la Galería Cóndor.

“Ya hemos documentado la galería, pero queda mucho por explorar”, dijo Rick. “Las principales excavaciones comenzarán el próximo año”.

Agregó que la galería era más profunda que la mayoría de las encontradas antes y parecía ser más antigua. “La Galería Cóndor muestra muchas líneas de evidencia que apuntan a una edad de al menos 3000 años desde que se construyó la galería, y probablemente desde que se selló formalmente”, dijo Rick.

Religión misteriosa

Dos cuencos de piedra, uno de ellos decorado con la cabeza y las alas de un cóndor andino, fueron encontrados en una galería del complejo escondido. Crédito de la imagen: John Rick/Programa Chavin.

Poco se sabe sobre las creencias de Chavín, pero los pasajes y la galería recientemente descubiertos parecen haber tenido un propósito religioso, al igual que otras cámaras encontradas en el pasado en Chavín de Huántar. “Las galerías tienen una diversidad de funciones, por lo que podemos decir”, dijo Rick.

Incluyen varias cámaras pequeñas que podrían haber sido utilizadas para la privación sensorial o la desorientación ritual visual, auditiva y táctil, dijo. Otras cámaras se usaron para el culto o para almacenar equipos rituales, incluidas las famosas trompetas ornamentales talladas hechas de caracolas gigantes que se desenterraron en Chavín de Huántar en grandes cantidades y que parecen haber sido utilizadas en ceremonias allí, dijo.

Si bien se han descubierto algunos pasadizos y galerías en sitios religiosos de edad similar en los Andes, por lo general son mucho más pequeños y simples, “nada como la profusión que se encuentra en Chavín”, dijo Rick.

“Los pasajes más similares en el Nuevo Mundo podrían ser las cuevas debajo de las pirámides de Teotihuacan en el centro de México, pero las diferencias aún son evidentes”, dijo Rick. “Chavín es efectivamente único en el número y naturaleza de las galerías”.

El antropólogo y arqueólogo Richard Burger, experto en prehistoria sudamericana de la Universidad de Yale que no participó en las últimas investigaciones de Chavín de Huántar, dijo que los dos cuencos de la Galería Cóndor probablemente eran morteros utilizados para moler drogas psicodélicas para ceremonias religiosas.

“Había una tradición en Chavín de inhalar rapé alucinógeno”, dijo a Live Science. Argumentó que estaba hecho de vainas de semillas del árbol de vilca, que contienen una poderosa sustancia alucinógena que incluye dimetiltriptamina o DMT.

El antropólogo de la Universidad de Florida Dan Contreras, quien no participó en el descubrimiento pero trabajó con Rick en Chavín de Huántar, dijo que los últimos túneles presentan una rara oportunidad para que los arqueólogos estudien los pasadizos con nuevas técnicas.

Si bien el complejo del templo en Chavín incluía varias redes selladas de pasadizos, “este es uno que ha permanecido completamente desconocido”, dijo. “Hasta ahora, no solo no se había ingresado, sino que nadie sabía siquiera que estaba allí”.

Muchos de los pasadizos parecen haber estado originalmente cerca de la superficie, pero fueron sellados a medida que el complejo se construía más alto a lo largo de los siglos, dijo. Uno de los más famosos es una galería con un monolito de piedra cerca de su centro.

“Hay un argumento convincente de que originalmente era una plaza abierta”, dijo Contreras. “Luego, como el templo se construyó a su alrededor, mantuvieron el acceso a lo que había sido una plaza, pero ahora era un espacio completamente cerrado”.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.