Marte tiene tanta radiación, que cualquier señal de vida estaría a casi 2 metros bajo el suelo

Astronáutica

La búsqueda de vida en Marte puede haberse vuelto mucho más complicada. Mientras que los rovers como Curiosity y Perseverance recorren la superficie en busca de rastros de vida antigua, la nueva evidencia revela que es posible que tengamos que cavar mucho más profundo para encontrarlos. Cualquier evidencia de restos de aminoácidos de una época en la que Marte pudo haber sido habitable probablemente esté enterrada al menos a 2 metros bajo tierra.

Esto se debe a que Marte, con su falta de campo magnético y su atmósfera endeble, está sujeto a una dosis mucho mayor de radiación cósmica en su superficie que la Tierra. Lo sabemos, y sabemos que la radiación cósmica destruye los aminoácidos. Ahora, gracias a los datos experimentales, también sabemos que este proceso tiene lugar en escalas de tiempo muy cortas, geológicamente hablando.

“Nuestros resultados sugieren que los aminoácidos son destruidos por los rayos cósmicos en las rocas de la superficie marciana y el regolito a un ritmo mucho más rápido de lo que se pensaba”, dice el físico Alexander Pavlov del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

“Las misiones actuales del rover de Marte perforan hasta unos 5 centímetros. A esas profundidades, se necesitarían solo 20 millones de años para destruir los aminoácidos por completo. La adición de percloratos y agua aumenta aún más la tasa de destrucción de aminoácidos”.

Un agujero de 2 pulgadas de profundidad perforado por el rover Curiosity de la NASA. (NASA)

La radiación cósmica es en realidad una gran preocupación para la exploración de Marte. Un ser humano promedio en la Tierra está expuesto a aproximadamente 0,33 milisieverts de radiación cósmica por año. En Marte, esa exposición anual podría superar los 250 milisieverts. Esta radiación de alta energía, proveniente de las erupciones solares y eventos energéticos como las supernovas, puede penetrar rocas, ionizar y destruir cualquier molécula orgánica que encuentre.

Érase una vez, se cree que Marte tuvo un campo magnético global y una atmósfera mucho más espesa, muy parecida a la Tierra. También hay evidencia, mucha, de que el agua líquida alguna vez se asentó en la superficie marciana en forma de océanos, ríos y lagos.

Esta combinación de características sugiere que Marte podría haber sido habitable (quizás repetidamente) en el pasado. Una señal que podría apuntar a la habitabilidad de Marte es la presencia de aminoácidos. Estos compuestos orgánicos no son firmas biológicas, sino algunos de los componentes básicos de la vida.

Los aminoácidos se combinan para formar proteínas y se han encontrado en rocas espaciales, como el asteroide Ryugu y la atmósfera del cometa 67P. Por lo tanto, no son un signo definitivo de vida, pero encontrarlos en Marte sería otra pista que apunta a la posible aparición de vida allí, alguna vez.

Pavlov y su equipo querían comprender mejor la probabilidad de encontrar evidencia de aminoácidos en la superficie marciana, por lo que diseñaron un experimento para probar la resistencia de estos compuestos. Mezclaron aminoácidos con mezclas minerales diseñadas para simular el suelo de Marte, que consisten en sílice, sílice hidratada o sílice y percloratos (sales), y los sellaron en tubos de ensayo que imitaban la atmósfera marciana, a una variedad de temperaturas similares a las de Marte.

Luego, el equipo irradió las muestras con radiación gamma ionizante para imitar la dosis de radiación cósmica esperada en la superficie de Marte durante un período de unos 80 millones de años. Los experimentos anteriores solo destruyeron los aminoácidos, sin los simuladores del suelo. Esto puede haber dado una vida inexacta para los aminoácidos.

“Nuestro trabajo es el primer estudio exhaustivo en el que se estudió la destrucción (radiólisis) de una amplia gama de aminoácidos bajo una variedad de factores relevantes para Marte (temperatura, contenido de agua, abundancia de perclorato) y se compararon las tasas de radiólisis”, Pavlov dice.

“Resulta que la adición de silicatos y particularmente de silicatos con percloratos aumenta en gran medida las tasas de destrucción de los aminoácidos”.

Eso significa que cualquier aminoácido en la superficie marciana antes de hace unos 100 millones de años probablemente haya desaparecido hace mucho tiempo, irradiado en la nada. Dado que la superficie de Marte no ha sido hospitalaria para la vida tal como la conocemos durante mucho más tiempo que eso, miles de millones de años, en lugar de millones, es poco probable que los pocos centímetros que Curiosity y Perseverance pueden excavar proporcionen aminoácidos.

Ambos rovers han encontrado material orgánico en Marte, pero dado que las moléculas podrían haber sido producidas por procesos no biológicos, no pueden tomarse como evidencia de vida. Además, la investigación del equipo muestra que esas moléculas pueden haber sido alteradas significativamente desde su formación por la radiación ionizante.

También hay otra evidencia que sugiere que el equipo de investigación podría estar en algo. De vez en cuando, el material de debajo de la superficie marciana llega a la Tierra. De hecho, incluso se han encontrado aminoácidos en él.

“Identificamos varios aminoácidos de cadena lineal en el meteorito marciano antártico RBT 04262 en el Laboratorio analítico de astrobiología en Goddard que creemos que se originaron en Marte (no contaminación de la biología terrestre), aunque el mecanismo de formación de estos aminoácidos en RBT 04262 sigue sin estar claro”, dice el astrobiólogo Danny Glavin de la NASA Goddard.

“Dado que los meteoritos de Marte normalmente son expulsados desde profundidades de al menos 1 metro o más, es posible que los aminoácidos en RBT 04262 estuvieran protegidos de la radiación cósmica”.

Sin embargo, es posible que tengamos que esperar hasta que tengamos más herramientas de excavación en Marte para obtener más información.

La investigación ha sido publicada en Astrobiology.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.