Fósiles de hace 500 millones de años conservaron el cerebro de este depredador de tres ojos

Biología

¿Qué tenía garras espinosas que sobresalían de su boca, lucía un cuerpo con forma de escobilla de baño y parecía deslizarse fuera de la portada de una novela de ciencia ficción? Un depredador oceánico del período Cámbrico conocido como Stanleycaris hirpex. Los fósiles recién descubiertos de la extraña criatura están excepcionalmente completos y conservan el cerebro, el sistema nervioso y un tercer ojo.

Investigadores del Museo Real de Ontario (ROM) en Toronto anunciaron recientemente el descubrimiento de fósiles pertenecientes a ese extraño animal como parte de un tesoro oculto “asombroso” de fósiles que datan de hace 506 millones de años, según un comunicado. Los paleontólogos encontraron estos tesoros antiguos en Burgess Shale, una formación en las Montañas Rocosas canadienses de la Columbia Británica que es conocida por sus abundantes y bien conservados restos de animales fosilizados, y entre los fósiles de 500 millones de años de antigüedad había numerosos especímenes del depredador marino S. hirpex.

“Lo que hace que este hallazgo sea tan notable es que tenemos docenas de especímenes que muestran los restos del cerebro y otros elementos del sistema nervioso, y están increíblemente bien conservados y muestran detalles muy finos”, dijo Joseph Moysiuk, autor principal de un estudio que describe los fósiles y un candidato a doctorado en ecología y biología evolutiva de la Universidad de Toronto.

“Antes de esto, solo se habían encontrado algunos otros cerebros fosilizados, particularmente del período Cámbrico, pero esto sigue siendo algo bastante raro, y es algo que solo se ha observado en los últimos 10 años más o menos”, dijo Moysiuk a Live Science. “La mayoría de las especies en las que hemos visto cerebros fosilizados, solo hay uno o dos especímenes disponibles”.

A pesar de ser pequeño (medía menos de 20 centímetros de largo), S. hirpex probablemente era una vista imponente para sus presas aún más pequeñas.

“Tenía este aparato realmente feroz de garras espinosas y boca redonda que lo hacía parecer absolutamente feroz”, dijo Moysiuk. “También tenía espinas largas en forma de rastrillo para peinar el lecho marino en busca de organismos enterrados, aletas laterales para ayudarlo a deslizarse por el agua y espinas en forma de tridente que se proyectan una hacia la otra desde el apéndice opuesto que creemos que usó como una mandíbula para aplastar a su presa”.

Un par de especímenes fósiles de Stanleycaris hirpex, espécimen ROMIP 65674.1-2. Crédito de la imagen: Museo Real de Ontario/Foto de Jean-Bernard Caron.

Los fósiles muestran que el cerebro de S. hirpex estaba dividido en dos segmentos: el protocerebro, que se conectaba a sus ojos, y el deutocerebro, que se unía a las garras frontales. Esta estructura cerebral difiere de la estructura de tres lóbulos de los artrópodos modernos que son parientes lejanos de S. hirpex, como los insectos. Los cerebros de estos parientes modernos, por el contrario, comprenden un protocerebro, un deutocerebro y un tritocerebro, que conecta el cerebro con el labrum o labio superior de un insecto, entre otras partes del cuerpo.

“La preservación de los cerebros de estos animales nos da una idea directa de la evolución del sistema nervioso desde la perspectiva del registro fósil”, dijo Moysiuk.

Radiodonta, una rama extinta del árbol evolutivo de los artrópodos que incluye a Stanleycaris, “es un grupo importante de conocer, ya que nos ofrece una mejor comprensión de la evolución de los artrópodos modernos”, Moysiuk dijo.

Otro aspecto interesante de S. hirpex fue su tercer ojo mediano de gran tamaño, una característica observada por primera vez en un radiodonte. Si bien los autores del estudio no están seguros de cómo el antiguo artrópodo usó este ojo, podría haber ayudado al animal a rastrear a su presa, sugirió Moysiuk.

“Encontrar el tercer ojo fue un shock para nosotros porque empezábamos a pensar que entendíamos bastante bien los radiodontes y cómo se veían”, dijo. “Por primera vez, pudimos reconocer este gigantesco ojo mediano además del par de ojos comunes que ya conocíamos en los radiodontes”.

Aunque algunos artrópodos modernos, como las libélulas y las avispas, también tienen ojos medianos, por lo general son más sensibles que los otros dos ojos y, sin embargo, no enfocan tan bien. “Sólo podemos especular, pero creemos que este tercer ojo ayudó a orientar a un animal, y es especialmente importante para un depredador como Stanleycaris que tiene que moverse con rapidez y precisión en el medio ambiente”, dijo Moysiuk.

Tres de los fósiles de S. hirpex que se hallaron durante la excavación están ahora en exhibición permanente en el Museo Real de Ontario en su Galería Willner Madge, Dawn of Life.

Los hallazgos fueron publicados el 8 de julio en la revista Current Biology.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.