Los perros pueden “ver” a través de los olores, según sugieren escáneres cerebrales

Biología

Desde olfatear diabetes, cáncer y casos positivos de COVID-19 hasta estar asquerosamente interesados ​​en las heces, todos sabemos que los perros tienen un sentido del olfato muy poderoso. Sin embargo, los investigadores se sorprendieron al ver la gran extensión del cableado del olor dentro de los cerebros de los perros.

La investigadora de neuroimagen veterinaria Erica Andrews de la Universidad de Cornell y sus colegas acaban de mapear las vías cerebrales olfativas de los perros domésticos (Canis familiaris) utilizando resonancias magnéticas de difusión. Esta técnica utiliza diferencias en el flujo de moléculas, como el agua, para crear un mapa complejo de estructuras de tejidos. Con los datos, el equipo construyó mapas en 3D de las vías nerviosas del cerebro del perro y rastreó una extensa materia blanca que unía las regiones olfativas del cerebro, revelando una enorme autopista de información, previamente desconocida, entre los sistemas olfatorio y visual de los perros.

“Nunca hemos visto esta conexión entre la nariz y el lóbulo occipital, funcionalmente la corteza visual en los perros, en ninguna especie”, explica Pip Johnson, investigador de neuroimagen de la Universidad de Cornell.

“Fue realmente consistente. Y en cuanto al tamaño, estos tractos fueron realmente dramáticos en comparación con lo que se describe en el sistema olfativo humano, más parecido a lo que verías en nuestros sistemas visuales”.

Esto es probablemente lo que permite que nuestros inteligentes amigos caninos funcionen extremadamente bien, incluso sin ver. Por ejemplo, los perros ciegos aún pueden jugar a buscar.

“Esto es fabuloso”, dijo a Science News la veterinaria retirada del ejército Eileen Jenkin, que no formó parte del estudio.

“Ha habido muchas personas que teorizaron sobre la existencia de esta conexión, basándose en el comportamiento de perros entrenados y perros de detección, pero nadie ha podido probarlo”.

La nariz de un perro en sí misma está impresionantemente equipada, con más de 220 millones de células detectoras de olores, en comparación con nuestros 50 millones de receptores olfativos (en el último recuento). Solo con este órgano de olfateo, los perros pueden formar una conciencia espacial, leer comunicaciones químicas, sentir nuestro estado de ánimo y rastrear todo tipo de cosas, incluidas las fuentes de calor débiles. Así que todas estas conexiones adicionales se suman.

“Tiene mucho sentido en los perros”, dice Johnson. “Cuando entramos en una habitación, usamos principalmente nuestra visión para determinar dónde está la puerta, quién está en la habitación, dónde está la mesa.

“Mientras que en los perros, este estudio muestra que el olfato está realmente integrado con la visión en términos de cómo aprenden sobre su entorno y se orientan en él”.

Un mapa de las vías nerviosas en el cerebro del perro. Software Pip Johnson/Trackvis.

Dentro de los 23 perros escaneados, los investigadores también identificaron vías de información de la materia blanca del cerebro que conectan fuertemente el bulbo olfativo (abajo a la izquierda en la imagen a continuación) con otras cuatro regiones del cerebro también. Al igual que en los humanos, es probable que las vías olfativas hacia la corteza piriforme (verde) y el sistema límbico (azul) conecten el olfato con la memoria y las emociones. Se cree que la corteza entorrinal (ruta rosa) procesa los olores y también se conecta a la memoria.

Además de las conexiones con la visión, los enlaces entre el bulbo olfatorio y el tronco encefálico a través del tracto corticoespinal (turquesa) también fueron un hallazgo inesperado. Esas conexiones pueden permitir que ocurran más respuestas instintivas a los olores, sin vincular un procesamiento cerebral superior, sospechan Andrews y sus colegas.

Los investigadores diseccionaron dos cerebros caninos para confirmar lo que vieron en los modelos de imágenes. Sin embargo, advierten que se requiere investigación electrofisiológica antes de que podamos decir con certeza qué significan todas estas conexiones físicas más allá de la especulación basada en lo que sabemos de estas regiones cerebrales de otras especies. Y, por supuesto, en esta etapa no tenemos idea de si esto significa que los perros pueden “ver” los olores, aunque el cerebro es capaz de hacer algunas cosas bastante extrañas.

“Estos hallazgos sugieren que el sistema olfativo juega un papel prominente, si no dominante, en la cognición canina y tiene conexiones en la mayoría de las principales vías de procesamiento, lo que lo convierte en una red vital a considerar al estudiar las cogniciones caninas”, concluye el equipo en su artículo.

Andrews y sus colegas tienen como objetivo mapear los sistemas olfativos de gatos y caballos a continuación. Ambos también tienen increíbles poderes para el olfato, pero los caballos son herbívoros, por lo que probablemente usen su sentido del olfato de manera muy diferente. Los datos preliminares incluso insinúan que los tractos cerebrales olfativos en los gatos pueden ser incluso más extensos que en los perros.

Esta investigación fue publicada en The Journal of Neuroscience.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.