Científicos encuentran el ADN de 1200 especies de insectos en el té ¿Por qué es buena señal?

Biología

Para la mayoría de las personas, encontrar una mosca muerta en su taza de té es asqueroso. Encontrar una parte de ella es aún peor. La mera idea de insectos en una bebida es suficiente para arruinar tu día, pero este no debería ser el caso aquí.

Según un nuevo estudio, es probable que las hojas que se encuentran en las bolsitas de té hayan interactuado con miles de insectos antes de que fueran cosechadas y enviadas a su supermercado local, y los científicos aún pueden encontrar evidencia de esto en las bolsitas de té comerciales al analizar fragmentos diminutos de ADN, un método conocido como análisis de ADN ambiental (eDNA). Según una investigación reciente que empleó este método, se encontraron rastros de ADN de más de 1200 especies diferentes de artrópodos en solo cuatro plantas de té: manzanilla, menta, té y perejil. Sin embargo, no deberías encontrar esto preocupante. Por el contrario, esta rica presencia de ADN de insectos en el té es un buen indicador de que no se han usado pesticidas y que el té es seguro para consumir.

Más del 99,999 % del ADN del té proviene de las plantas y solo una pequeña fracción pertenece a los insectos. Entonces todavía estás bebiendo té, no brebaje de insectos, pero ese no es el punto. Incluso esta pequeña fracción es suficiente para informar a los científicos sobre la salud de los ecosistemas de los que proviene el té, así como la complicada ruta que los alimentos suelen tomar a medida que viajan por la cadena de suministro global hasta el estante del supermercado local.

Todo esto dice mucho sobre el poder del análisis de eDNA y su potencial para aumentar la investigación de campo en biología. El método se empleó por primera vez en sedimentos, revelando ADN de animales y plantas extintos y existentes, pero desde entonces se ha obtenido de varias muestras ambientales terrestres y acuáticas, así como muestras del aire.

En lugar de instalar trampas para insectos en áreas remotas del mundo. Los biólogos pueden llegar a los mismos resultados o incluso descubrir más desde la comodidad de su laboratorio local, simplemente observando el eDNA de varias plantas, como las hojas de té. En este caso, el muestreo, que a menudo es la parte más difícil y que consume más tiempo de la investigación de campo, fue realizado por las empresas que producen y envían los productos de té.

Naturalmente, los investigadores de la Universidad de Trier en Alemania aprovecharon esta situación en la que todo el trabajo duro ya estaba hecho por ellos. Simplemente fueron a su supermercado local y compraron tés originarios de cuatro continentes. Para cubrir la mayor cantidad posible de regiones de origen, los investigadores compraron varias versiones del mismo producto pero de diferentes marcas.

“Básicamente fui a un par de tiendas de comestibles diferentes y compré un montón de diferentes tipos de té que tenían”, dijo el autor principal Henrik Krehenwinkel, genetista ecológico de la Universidad de Trier, a Smithsonian Mag. “Deben haber pensado que soy un gran bebedor de té”.

Para distinguir el ADN de los artrópodos del ADN de las plantas, los investigadores pudieron encontrar una secuencia clave que difiere entre ellos. Cada muestra de té contenía más de 200 tipos diferentes de artrópodos. No todo este ADN de artrópodos podría coincidir con especies conocidas, lo que nuevamente es una muy buena señal: resalta el hecho de que todavía tenemos muchas especies que los científicos aún no han descrito.

De hecho, el mismo método podría usarse para otros tipos de material vegetal seco comercialmente disponible, como especias y hierbas. Al aprovechar la infraestructura de envío existente, los biólogos podrían estudiar los ecosistemas más rápido y en áreas del mundo de mayor alcance que nunca. El análisis de eDNA de muestras de plantas antiguas recolectadas hace décadas también podría informar a los investigadores sobre cómo les fue a las poblaciones de insectos en el pasado y compararlas con el presente.

En 2022, investigadores en el Reino Unido advirtieron sobre un “apocalipsis” de insectos ocultos en curso, después de que encontraron áreas con agricultura de alta intensidad y advertencias climáticas significativas que tenían un 49% menos de insectos que en hábitats naturales sin calentamiento climático registrado. Casi la mitad de todas las especies de insectos del mundo están en declive, y un tercio ya está en peligro, según un metaestudio de 2019. La comparación de muestras de plantas antiguas y nuevas podría mejorar los esfuerzos de conservación al resaltar qué regiones están en problemas y necesitan más ayuda.

Los hallazgos aparecieron en la revista Biology Letters.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.