Nuevo estudio podría explicar por qué no todas las aves tienen, de hecho, cerebro de ave

Biología

Los cerebros de las aves son un poco misteriosos. A pesar del pequeño tamaño de sus cabezas, los loros y los córvidos muestran una inteligencia notable, resolviendo algunos acertijos tan bien como los primates. Estudios previos han demostrado que los cerebros de los pájaros cantores y los loros contienen una gran cantidad de neuronas en sus cerebros anteriores, a veces incluso más que los monos.

Pero aunque la idea de que el rendimiento cognitivo está relacionado con el número total de neuronas de un animal parece intuitiva, carece de pruebas suficientes. Una comparación reciente de simios, córvidos y palomas encontró que el número total de neuronas es un mal predictor del poder cognitivo absoluto, aunque podría explicar la velocidad de aprendizaje de un animal o su adaptabilidad a las situaciones.

Otros estudios no están de acuerdo. Sus hallazgos sugieren que el número total de neuronas en una parte específica del cerebro anterior del ave, conocida como palio, sí importa en relación con la memoria, el aprendizaje, el razonamiento y la resolución de problemas.

Pero, ¿qué números deberíamos estar contando? ¿El número relativo de neuronas, o el absoluto? En otras palabras, ¿ser lo suficientemente grande como para hacer que un pájaro sea inteligente? ¿O se trata de qué tan grande es su cerebro en proporción a su cuerpo?

Un equipo de investigadores ahora piensa que es un poco de ambos, un compromiso que antes se había pasado por alto. Primero, los autores estimaron el número de neuronas presentes en los palios de 111 especies de aves. Luego, compararon estos números con más de 4400 formas innovadoras para que las aves usen alimentos o piensos.

En última instancia, encontraron que las especies de aves con un mayor número de neuronas en su palio también tenían más probabilidades de ser innovadoras. Sin embargo, cuando había más neuronas en el palio, tendía a haber menos en otras partes del cerebro.

“Si un ave contiene una cantidad desproporcionadamente grande de neuronas en una gran parte de su cerebro anterior, entonces esto debería producir un cerebro más grande tanto en términos absolutos como en relación con el tamaño de su cuerpo”, concluyen los autores.

Los hallazgos sugieren que la inteligencia de las aves depende de una “asignación desproporcionada de neuronas a tareas cognitivas”.

Como tal, los autores argumentan que sus hallazgos respaldan la hipótesis de que la inteligencia depende tanto del número total de neuronas como de la forma en que esas neuronas conectan diferentes áreas del cerebro. En resumen, medir la inteligencia es mucho más complicado que contar neuronas o determinar cuán densamente empaquetadas están esas células en un espacio determinado. En cambio, los autores creen que la inteligencia de las aves tiene que ver con la forma en que se controlan e integran las redes ampliamente distribuidas en el cerebro.

“Este último hallazgo concuerda con la noción de que los animales que tienen cerebros grandes simplemente porque tienen cuerpos muy grandes no son necesariamente los más inteligentes”, escriben los autores.

Cuando los investigadores compararon el desarrollo de todas las especies de aves en su estudio, encontraron que aquellas aves que se desarrollan más lentamente a medida que los polluelos tienden a tener una mayor cantidad de neuronas en su palio. Esto sugiere que una mayor inteligencia de las aves puede requerir una fase adicional de desarrollo cerebral después de que eclosione un huevo, tiempo durante el cual se amplía el palio.

“La cantidad de tiempo que los polluelos pasan en el nido a medida que se desarrollan sus cerebros también podría desempeñar un papel crucial en la evolución de la inteligencia”, dice el biólogo Louis Lefebvre de la Universidad McGill en Canadá.

“Las especies más grandes de cuervos y loros, conocidas por su inteligencia, pasan más tiempo en el nido, lo que permite que el cerebro crezca y acumule neuronas paliales”.

Lo mismo puede decirse del desarrollo humano en comparación con los chimpancés o los bonobos. Nuestro cerebro es tres veces más grande que el de otros primates y tardamos mucho más en crecer.

Investigaciones recientes sobre el cerebro también sugieren que la inteligencia humana es superior a la inteligencia de otros primates, no por el tamaño de nuestro cerebro, sino porque nuestros cerebros son más flexibles o poseen una mayor sinergia. Lo mismo podría ser cierto entre las aves también.

Qué hace que algunas especies animales sean más inteligentes que otras sigue siendo una pregunta abierta para los científicos. Entonces, hasta que sepamos más, tal vez sea prudente dejar de ridiculizar los cerebros de las aves simplemente por su tamaño.

El estudio fue publicado en Nature Ecology and Evolution.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.