El Senado estadounidense aprueba la mayor inversión contra el cambio climático

Política y sociedad

La acción climática en los EE. UU. siempre ha estado marcada por una constante: era imposible lograr que el Senado aprobara un proyecto de ley climático integral. Ahora, las cosas parecen haber cambiado finalmente. Después de una larga sesión, el Senado aprobó un proyecto de ley que incluye US369 mil millones para la acción climática, una medida que podría poner a EE. UU. más en línea con el Acuerdo de París.

Es el proyecto de ley climático más importante en la historia de los EE. UU. y el primer paso en un esfuerzo a largo plazo para transformar la medida en una expansión masiva de energía renovable. Si la Cámara aprueba el proyecto de ley del Senado y lo envía al escritorio del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tiene una posibilidad real de reducir las emisiones y restablecer la dinámica en las conversaciones sobre el clima global.

El proyecto de ley toca todos los sectores de la economía, introduce subsidios a la energía renovable, geotérmica y nuclear, así como a la captura y eliminación de carbono, y alienta a nuevas industrias manufactureras de energía limpia a establecerse en los EE. UU. Con más de US369 mil millones, es la mayor inversión en cambio climático jamás realizada en la historia de los Estados Unidos.

Cuando el Senado se acercaba a la votación final, el líder de la mayoría, Chuck Schumer, de Nueva York, dijo que la votación “perdurará como una de las hazañas legislativas definitorias del siglo XXI”. Schumer también dedicó el proyecto de ley a las “decenas de millones de jóvenes estadounidenses que han pasado años marchando, manifestándose, exigiendo que el Congreso actúe sobre el cambio climático”.

El cambio climático y los Estados Unidos
No todos los países tienen la misma parte de responsabilidad en términos de cambio climático. Los 10 principales emisores representan dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero y tienen grandes poblaciones y economías. China es el principal emisor con el 26 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, seguido de EE. UU. (12,5%), India (7%) y la Unión Europea (7%). Históricamente, sin embargo, EE. UU. es el mayor contaminador del mundo por un amplio margen.

Desde que Biden asumió el cargo en enero de 2021, su administración ha hecho del cambio climático una de sus principales prioridades, estableciendo objetivos más ambiciosos que los del expresidente Donald Trump y volviendo a participar en la diplomacia climática internacional. Pero ha enfrentado grandes reveses en la implementación de la legislación nacional, limitada por la inacción climática del Congreso.

Se espera que el nuevo proyecto de ley reduzca las emisiones de EE. UU. a alrededor de un 40% por debajo de su máximo histórico, según estudios de analistas independientes. Esto llevaría a los EE. UU. a aproximadamente dos tercios del camino para lograr el objetivo de Biden de reducir las emisiones un 50% por debajo de su máximo histórico para 2030, estimó el investigador climático de Princeton, Jesse Jenkins. No es perfecto, pero definitivamente es un salto en la dirección correcta.

Esto se lograría alentando la transición a vehículos eléctricos, subsidiando la producción de electricidad sin emisiones de carbono y alentando a las empresas a adoptar técnicas de fabricación bajas en carbono. Sin embargo, el proyecto de ley incluye una disposición de que el gobierno debe arrendar tierras públicas para combustibles fósiles cuando las ofrezca a las energías renovables.

Los principales grupos ambientalistas han apoyado el proyecto de ley, describiéndolo como un momento crucial en la lucha de Estados Unidos contra la crisis climática. El proyecto de ley también podría cambiar las reglas del juego para las conversaciones climáticas globales, argumentaron, ya que ayudaría a EE. UU. a recuperar parte de la credibilidad que perdió internacionalmente durante los años de Trump.

El mundo ya se ha calentado 1,1°C desde el comienzo de la era industrial, y las temperaturas seguirán aumentando a menos que los gobiernos hagan grandes recortes en las emisiones. El cambio climático aumenta la fuerza y ​​la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, desde huracanes hasta inundaciones. Estados Unidos se ha visto drásticamente afectado por incendios forestales e inundaciones en los últimos años, y casi dos tercios de los estadounidenses consideran el cambio climático como una prioridad principal para el Congreso y el presidente.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.