Las langostas pueden oler el cáncer y ayudarnos a salvar vidas

Salud y medicina

Los científicos han demostrado que las langostas son expertas en diferenciar las células humanas sanas de las células cancerosas utilizando su sentido del olfato, y eso podría abrir oportunidades para detectar la enfermedad antes, mejorando las posibilidades de recuperación. Aún mejor, los insectos en realidad pueden seleccionar líneas celulares de cáncer individuales, lo que sugiere que se puede detectar el tipo de cáncer, así como la presencia de cáncer.

Si podemos averiguar cómo aprovechar esta capacidad en dispositivos médicos, hay un gran potencial. Publicado en el sitio web de preimpresión BioRxiv antes de la revisión por pares, sus hallazgos son prometedores para la detección temprana del cáncer. La detección de langostas, que se mide por los cambios en su actividad cerebral detectada por electrodos, se muestra confiable, sensible y rápida, y ocurre en solo unos pocos milisegundos.

“La detección temprana [del cáncer] es muy importante, y debemos usar todas las herramientas posibles para llegar allí, ya sea que esté diseñada o proporcionada por millones de años de selección natural”, dice el microbiólogo Christopher Contag de la Universidad Estatal de Michigan.

“Si tenemos éxito, el cáncer será una enfermedad tratable”.

Todo esto es posible gracias a los compuestos orgánicos volátiles (COV) que exhalamos, que los científicos saben que están alterados de alguna manera por la presencia de cáncer que interfiere con los procesos metabólicos de las células individuales. El truco es detectar el cambio temprano.

Entra la langosta, un insecto utilizado regularmente por los científicos en la investigación del olfato, por lo que ya sabemos mucho sobre estos bichos y sus habilidades olfativas. Usando electrodos conectados a los cerebros de las langostas, el equipo pudo medir la respuesta de los insectos a las muestras de gas de diferentes células y establecer perfiles de señal que representaban los químicos que estaban oliendo. Efectivamente, los perfiles creados en respuesta a células sanas y células cancerosas eran distintos.

Habiendo establecido previamente que las células de los cánceres de boca se veían diferentes a las células normales bajo un microscopio, y atribuyéndolo a los cambios en los metabolitos, los científicos pudieron confirmar que las células olían de manera diferente a las langostas, muy probablemente debido a los COV en el aire emitido Este estudio en particular se limitó a los cánceres de boca, pero los investigadores confían en que otros tipos de cáncer podrían detectarse de la misma manera debido a las diferentes firmas de los COV producidos.

“Esperábamos que las células cancerosas parecieran diferentes a las células normales. Pero cuando los insectos pudieron distinguir tres cánceres diferentes entre sí, fue sorprendente”, dice Contag.

En los diferentes tipos de cáncer, la tasa de supervivencia es de alrededor del 10-20 % cuando el cáncer se detecta en la etapa 4 (cuando se ha diseminado a otras partes del cuerpo). Compare eso con los cánceres que se detectan en la etapa 1, para los cuales los pacientes tienen una probabilidad de supervivencia del 80-90%, una gran diferencia.

Ya se está trabajando para desarrollar dispositivos de ‘nariz biónica’ que puedan detectar cambios en los COV, pero los científicos todavía están lejos de crear sensores que coincidan con lo que la naturaleza ha creado. Este descubrimiento ofrece potencialmente otra forma de avanzar en esa investigación.

El objetivo final del equipo es ‘hackear’ el cerebro del insecto para utilizarlo en el diagnóstico de enfermedades, aplicando ingeniería inversa al poder de olfato natural de las langostas. Todavía es pronto, pero los investigadores pueden ver un camino hacia dispositivos de detección utilizables.

“Teóricamente, podría respirar a través de un dispositivo, y podría detectar y diferenciar múltiples tipos de cáncer e incluso en qué etapa se encuentra la enfermedad”, dice el ingeniero biomédico Debajit Saha de la Universidad Estatal de Michigan.

“Sin embargo, dicho dispositivo aún no está cerca de ser utilizado en un entorno clínico”.

El artículo preimpreso sobre la investigación está disponible en BioRxiv.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.