Pfizer intenta traer de vuelta la vacuna contra la enfermedad de Lyme tras 20 años de la primera

Salud y medicina

Podríamos estar cerca de una novedad en décadas: el desarrollo y la adopción de una vacuna contra la enfermedad de Lyme transmitida por garrapatas. El verano es una época para disfrutar del aire libre, especialmente de las áreas cubiertas de hierba donde puede acostarse y disfrutar del clima. Pero también es la época del año en la que criaturas molestas pero muy peligrosas se esconden en esa misma hierba: las garrapatas de patas negras.

No solo su picadura es muy molesta y estos insectos son extremadamente molestos de eliminar, sino que también portan un patógeno muy peligroso que se propaga a través de las picaduras y que puede causar la enfermedad de Lyme. Aunque se puede tratar con antibióticos si se detecta, algunos casos de la enfermedad de Lyme son resistentes a los antibióticos y otros no se diagnostican. Para estos pacientes o para aquellos cuya infección no se trata, la enfermedad puede causar síntomas graves, incluida la pérdida de la movilidad facial.

La incidencia de esta infección va en aumento en todo el mundo y tener acceso a una vacuna contra la enfermedad podría ayudar a reducir drásticamente su incidencia y proteger la salud pública. Pfizer y la compañía farmacéutica francesa Valneva buscan lanzar al mercado una vacuna de este tipo.

No a Lyme
“Con el aumento de las tasas globales de la enfermedad de Lyme, es más importante brindar una nueva opción para que las personas se ayuden a protegerse de la enfermedad”, dijo Annaliesa Anderson, directora de desarrollo de vacunas de Pfizer, en un comunicado de prensa. “Realmente estamos viendo algo que es una vacuna estacional”.

Las dos compañías se están embarcando en una prueba farmacéutica de última etapa con 6.000 participantes. Esto pondrá a prueba la capacidad de la vacuna para proteger a las personas de la enfermedad y, si tiene éxito, podría conducir a la primera opción de inoculación aprobada contra Lyme desde 2002. También sería nuestra única opción disponible: la vacuna anterior, Lymerix, se retiró del mercado por su productor debido a las bajas ventas, a pesar de ser aclamado como un gran avance para la salud pública.

Los participantes en este ensayo incluirán adultos y niños mayores de 5 años. Estos serán reclutados entre 50 sitios donde la enfermedad de Lyme es endémica, como Finlandia, Alemania, los Países Bajos, Polonia, Suecia y los Estados Unidos. Cada uno recibirá tres dosis de la vacuna candidata VLA15 o un placebo, seguidas de una inyección de refuerzo u otro placebo.

Pequeños estudios en etapa inicial no mostraron problemas de seguridad causados ​​por la vacuna candidata y que produce una buena respuesta inmunológica en los participantes. Si tienen éxito, los ensayos actuales allanarían el camino para que los reguladores de Europa y EE. UU. aprobaran la vacuna para 2025. Actualmente, se han registrado casos de la enfermedad de Lyme en todos los estados de EE.UU. la enfermedad anualmente, según los CDC.

Los primeros síntomas de esto incluyen erupciones cutáneas, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga, dolores musculares y articulares, así como inflamación de los ganglios linfáticos. Si se detecta, la enfermedad se puede tratar rápidamente y con bastante eficacia con antibióticos. A pesar de esto, las infecciones pueden provocar daños permanentes en las articulaciones o causar parálisis facial o caída. Entre el 10 y el 20% de los pacientes tratados todavía experimentan dolores en las articulaciones, problemas de memoria y cansancio durante al menos seis meses. Alrededor del 1% de los casos puede provocar carditis de Lyme, causada por la bacteria que llega al corazón. Y aunque es raro, Lyme puede ser fatal: los CDC explican que se informaron 11 casos fatales de carditis de Lyme entre 1985 y 2019.

La enfermedad se propaga a través de la picadura de garrapatas de patas negras. Estos insectos se entierran de cabeza en la piel en áreas difíciles de ver, como la ingle, las axilas o el cuero cabelludo. Aunque la bacteria se transmite a través de sus picaduras, una garrapata debe permanecer adherida al cuerpo durante 36 a 48 horas o más antes de que la bacteria pueda transmitirse. No hay datos que demuestren que luego se puede propagar de persona a persona o de mascotas a individuos, aunque las mascotas pueden traer garrapatas que llevan el patógeno al jardín o al hogar.

La enfermedad de Lyme es un problema creciente. Los climas cálidos están permitiendo que las garrapatas amplíen su hábitat y, como resultado, los casos están aumentando. Las vacunas veterinarias contra Lyme ya están en uso, pero hasta ahora, las personas deben confiar en el repelente de insectos y en su propia vigilancia para protegerse de las garrapatas. El estudio de Pfizer abarcará dos temporadas de garrapatas. Mientras tanto, los científicos de la Universidad de Massachusetts también están trabajando en una vacuna alternativa, inyecciones de anticuerpos prefabricados para combatir la enfermedad de Lyme.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.