Un nuevo coronavirus ha sido hallado en roedores en Suecia

Salud y medicina

Los murciélagos y los pangolines no son los únicos animales salvajes que albergan nuevos coronavirus. Los roedores como ratas, ratones y campañoles también pueden portar virus que a veces son capaces de saltar a nuestra propia especie.

Entre los campañoles de banco de lomo rojo de Suecia (Myodes glareolus), los investigadores ahora han identificado un coronavirus común y generalizado al que han llamado virus Grimsö, por la ubicación de su descubrimiento. No sabemos si el virus recién descubierto es de alguna manera peligroso para los humanos. Sin embargo, los hallazgos son un buen recordatorio de por qué necesitamos monitorear los virus de la vida silvestre, especialmente los que transmiten los animales que viven cerca de nosotros.

“Todavía no sabemos qué amenazas potenciales puede representar el virus Grimsö para la salud pública. Sin embargo, según nuestras observaciones y los coronavirus anteriores identificados entre ratones de campo, hay buenas razones para continuar monitoreando el coronavirus entre roedores salvajes”, dice el virólogo Åke Lundkvist de la Universidad de Uppsala en Suecia.

Los campañoles de banco son algunos de los roedores más comunes que se encuentran en Europa. Sus caminos a menudo se cruzan con los de nuestra propia especie, y son huéspedes conocidos del virus Puumala, que causa una fiebre hemorrágica conocida como nefropatía epidémica en humanos.

Cuando buscan refugio de condiciones climáticas adversas, se sabe que los campañoles se refugian en edificios humanos, y esto aumenta el riesgo de que contraigamos una enfermedad que llevan a nuestros hogares. Incluso antes de que comenzara la pandemia de COVID-19, Lundkvist y sus colegas han estado tratando de monitorear las enfermedades de la vida silvestre entre los campañoles, para anticipar mejor cuándo podrían propagarse sus virus. Dado el ritmo implacable del cambio climático y la destrucción del hábitat, hay muchas posibilidades de que nuestras interacciones con los topillos aumenten en el futuro.

Entre 2015 y 2017, los investigadores de Uppsala examinaron 450 ratones de campo salvajes de un sitio al oeste de Estocolmo llamado Grimsö. Al probar las criaturas en busca de coronavirus, el equipo encontró un nuevo betacoronavirus circulando en el 3,4% de la muestra.

Los betacoronavirus generalmente se encuentran entre murciélagos y roedores, y cuando saltan a los humanos, son responsables de causar el resfriado común y virus respiratorios como el SARS-CoV-2. El nuevo virus del campañol aún no se ha detectado saltando a los humanos, pero si el COVID-19 nos ha enseñado algo, es que necesitamos una mayor vigilancia de las enfermedades de la vida silvestre para evitar nuevos brotes.

En el transcurso de tres años, investigadores en Suecia encontraron varias cepas virales distintas del virus Grimsö que circulaban entre las poblaciones de campañoles de banco. Además, otros coronavirus estrechamente relacionados se distribuyeron ampliamente entre los campañoles en otras partes de Europa, como Francia, Alemania y Polonia, lo que sugiere que estas criaturas son reservorios naturales de la enfermedad.

La naturaleza altamente divergente del virus Grimsö es una mala señal. Indica que el virus se adapta fácilmente a nuevos huéspedes y hábitats. Las diversas cepas que se encuentran en circulación podrían provenir originalmente de campañoles de banco, o podrían haber saltado de otra especie.

“Dado que los campañoles de banco son una de las especies de roedores más comunes en Suecia y Europa, nuestros hallazgos indican que el virus Grimsö podría estar circulando ampliamente en los campañoles de banco y señalan además la importancia de la vigilancia centinela de coronavirus en pequeños mamíferos salvajes, especialmente en roedores salvajes”, escriben los autores.

Otros estudios han advertido recientemente que la explotación humana de los espacios salvajes ha aumentado directamente el riesgo de que las enfermedades animales se propaguen a los humanos. Este riesgo fue especialmente notable entre animales como murciélagos, roedores y primates, que tienen poblaciones abundantes y se han adaptado fácilmente a los entornos humanos. Si bien los roedores y los murciélagos se han considerado durante mucho tiempo vectores de enfermedades humanas, no son los únicos animales a los que los especialistas en enfermedades infecciosas deben vigilar.

Los mamíferos más grandes, como los ciervos salvajes, también están en estrecho contacto con la civilización humana y, en el noreste de los Estados Unidos, aproximadamente el 40% de los ciervos han estado expuestos al SARS-CoV-2. El ganado, como el visón, también se ha visto involucrado en la pandemia de COVID-19, y los investigadores están preocupados de que el virus pueda mutar entre estos huéspedes animales y reinfectarnos con otra versión de la enfermedad en el futuro.

El miedo finalmente llevó a millones de visones de granja a ser sacrificados como medida preventiva. Pero diezmar poblaciones enteras de animales no es una solución aceptable, especialmente en la naturaleza. Crear más trastornos ecológicos solo servirá para desequilibrar aún más los ecosistemas, estresando a más animales y creando más oportunidades para los virus. Por lo tanto, la mejora de la vigilancia será clave. Si el mal tiempo y la destrucción del hábitat empeoran en el futuro, podríamos estar atrayendo nuevos coronavirus directamente a nuestros hogares.

El estudio fue publicado en Viruses.

Fuente: Science Alert.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.