Las microdosis de hongos psicodélicos pueden mejorar la salud mental y el estado anímico, según estudio

Salud y medicina

El último estudio para examinar cómo pequeñas cantidades de psicodélicos pueden afectar la salud mental proporciona más evidencia del potencial terapéutico de las microdosis. Publicado en Scientific Reports esta semana, el estudio siguió a 953 personas que tomaban pequeñas cantidades regulares de psilocibina y a un segundo grupo de 180 personas que no tomaban microdosis. Esta investigación, dirigida por el Dr. Zach Walsh de la Universidad de British Columbia Okanagan y el estudiante de doctorado Joseph Rootman, es el último estudio del proyecto Microdose.me.

Para el estudio de 30 días, se pidió a los participantes que completaran una serie de evaluaciones que aprovecharon la sintomatología de la salud mental, el estado de ánimo y las medidas cognitivas. Por ejemplo, se integró en el estudio una prueba de toque con el dedo de un teléfono inteligente para medir la capacidad psicomotora, que puede usarse como marcador de trastornos neurodegenerativos, incluida la enfermedad de Parkinson. Aquellos que tomaron microdosis demostraron mayores mejoras en el estado de ánimo, la salud mental y la capacidad psicomotora durante el período de un mes, en comparación con los compañeros que no tomaron microdosis y completaron las mismas evaluaciones.

“Este es el estudio longitudinal más grande de este tipo hasta la fecha de microdosis de psilocibina, y uno de los pocos estudios que involucra a un grupo de control”, dice el Dr. Walsh, quien enseña en la Facultad de Artes y Ciencias Sociales Irving K. Barber. “Nuestros hallazgos de mejor estado de ánimo y reducción de los síntomas de depresión, ansiedad y estrés se suman a la creciente conversación sobre el potencial terapéutico de las microdosis”.

Grandes dosis de hongos psicodélicos de psilocibina tienen una larga historia de uso entre algunos pueblos indígenas y son apreciados en la cultura occidental por sus efectos psicodélicos, explica el Dr. Walsh. También fueron etiquetados como una sustancia ilícita durante la “guerra contra las drogas” liderada por Estados Unidos. Pero el interés reciente se ha expandido desde el uso de grandes dosis de psicodélicos, conocido por crear alteraciones dramáticas en el estado de ánimo y la conciencia, hasta la posible aplicación terapéutica de microdosis más pequeñas; cantidades tan pequeñas que interfieren mínimamente con el funcionamiento diario.

El proyecto Microdose.me está dirigido por un equipo internacional que incluye a la Dra. Pam Kryskow de UBC Vancouver, Maggie Kiraga y la Dra. Kim Kuypers de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, el micólogo estadounidense Paul Stamets y Kalin Harvey y Eesmyal Santos-Brault de la Plataforma Quantified de investigación en salud ciudadana.

La microdosificación implica la autoadministración regular en dosis lo suficientemente pequeñas como para no afectar el funcionamiento cognitivo normal. Las dosis pueden ser tan pequeñas como de 0,1 a 0,3 gramos de champiñones secos y se pueden tomar de tres a cinco veces por semana.

Las sustancias más utilizadas para la microdosificación son las setas de psilocibina y el LSD. Los hongos de psilocibina se consideran no adictivos y relativamente no tóxicos, especialmente cuando se comparan con el tabaco, los opioides y el alcohol.

“Nuestros hallazgos sobre las mejoras en el estado de ánimo y la salud mental asociadas con la microdosis de psilocibina se alinean con estudios previos de microdosis psicodélicas y se suman a ellos mediante el uso de un diseño de estudio longitudinal y una muestra grande que nos permitió examinar la consistencia de los efectos según la edad, el género y su salud mental”, dice Rootman.

Las comparaciones de microdosificadores con no microdosificadores durante el período de un mes del estudio indicaron mayores mejoras entre los microdosificadores cuando se les preguntó sobre su estado de ánimo, depresión, ansiedad y estrés, explica. Los análisis de la prueba del toque con el dedo mostraron que los microdosificadores demostraron un cambio más positivo en el rendimiento que los no microdosificadores, particularmente entre las personas mayores de 55 años.

“A pesar de la naturaleza prometedora de estos hallazgos, es necesario realizar más investigaciones para establecer con mayor firmeza la naturaleza de la relación entre las microdosis, el estado de ánimo y la salud mental, y hasta qué punto estos efectos son directamente atribuibles a la psilocibina en lugar de a las expectativas de los participantes sobre la sustancia”, dice el Dr. Walsh.

El estudio no fue diseñado para investigar la posible influencia de la expectativa de los participantes en los resultados de las microdosis, pero los autores señalan que se trata de un avance necesario en el campo.

“Teniendo en cuenta los tremendos costos de salud y la ubicuidad de la depresión y la ansiedad, así como la considerable proporción de pacientes que no responden a los tratamientos existentes, el potencial de otro enfoque para abordar estos trastornos merece una consideración sustancial”, dice Rootman.

Fuente: Medical Xpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.