Estudio enciende la polémica al asegurar la existencia de un nuevo agujero de la capa de ozono

Medio ambiente

Un científico afirmó recientemente que había descubierto un gigantesco agujero en la capa de ozono que apareció por primera vez sobre los trópicos en la década de 1980, pero que no se reconoció hasta ahora. Sin embargo, tras la publicación de su investigación, el científico recibió rápidas críticas de expertos que señalaron su estudio como profundamente defectuoso.

“Me sorprende que este estudio se haya publicado en su forma actual”, dijo Martyn Chipperfield, profesor de química atmosférica en la Universidad de Leeds en Inglaterra, al Science Media Centre, una oficina de prensa independiente con sede en el Reino Unido que trabaja con investigadores, periodistas y legisladores para difundir información científica precisa.

“La afirmación en esta investigación de cambios de ozono tan grandes en los trópicos no ha sido evidente en otros estudios, lo que me hace sospechar mucho”, dijo Chipperfield. “La ciencia nunca debería depender de un solo estudio, y este nuevo trabajo necesita una verificación cuidadosa antes de que pueda aceptarse como un hecho”.

El autor del nuevo estudio, Qing-Bin Lu, profesor del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Waterloo en Ontario, dijo que no está de acuerdo con las críticas de Chipperfield y de otros. “En mi opinión, estas críticas son infundadas y no pueden destacarse de la revisión de la literatura científica”, dijo a Live Science en un correo electrónico.

El estudio pasó por el proceso estándar de revisión por pares de la revista, a través del cual un revisor independiente determinó que era adecuado para su publicación, dijo A.T. Charlie Johnson, Jr., editor adjunto de la revista AIP Advances, a Live Science en un correo electrónico. Luego, los editores de la revista determinaron que el trabajo era lo suficientemente interesante como para ser destacado como un artículo destacado en su sitio web.

“Hasta donde sabemos, no hemos recibido ninguna comunicación de la comunidad externa que cuestione su validez”, dijo Johnson. “Animamos a los lectores e investigadores a ponerse en contacto con los autores siempre que sea posible para analizar las posibles deficiencias técnicas, de modo que puedan abordarse en correcciones en la literatura o en comentarios y respuestas”. O, alternativamente, los lectores pueden comunicarse directamente con la revista, dijo. En ese momento, la revista trabajaría para validar cualquier afirmación realizada sobre el trabajo, solicitar una explicación o respuesta del autor y corregir la literatura, si fuera necesario.

¿Una nueva definición de ‘agujero de ozono’?
El ozono, un gas compuesto de O3, o átomos de oxígeno unidos en grupos de tres, se forma en la atmósfera superior de la Tierra. La mayor parte del ozono se encuentra en la estratosfera, la capa atmosférica que se encuentra entre 10 y 50 kilómetros sobre la superficie del planeta. Allí, el gas actúa como una especie de protector solar, protegiendo a la Tierra de los poderosos rayos ultravioleta (UV) del sol.

En la década de 1980, los científicos descubrieron que los contaminantes atmosféricos de larga duración llamados clorofluorocarbonos (CFC) se descomponen en cloro y bromo cuando se exponen a los rayos UV más allá de la capa de ozono, según el Observatorio de la Tierra de la NASA. Estos elementos reactivos separan las moléculas de O3 y, por lo tanto, diluyen regiones de la capa de ozono, creando “agujeros”, principalmente sobre la Antártida, donde las gélidas condiciones atmosféricas permiten que las reacciones de destrucción del ozono se desarrollen de manera muy eficiente.

Convencionalmente, un agujero de ozono se define como una región donde la concentración de ozono cae por debajo de 220 “Unidades Dobson”, una medida de la cantidad de moléculas de ozono en una columna de aire dada que se extiende desde la superficie del planeta hasta el espacio. El descubrimiento de los agujeros de ozono impulsó la aprobación del Protocolo de Montreal de 1987, un tratado internacional destinado a eliminar gradualmente la producción de sustancias químicas que agotan la capa de ozono, como los CFC, y ahora, la capa de ozono está en camino a la recuperación, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Sin embargo, en el nuevo estudio de Lu, advirtió que un agujero de ozono recién descubierto puede estar amenazando la vida de miles de millones de personas que viven en los trópicos.

Específicamente, Lu informó haber descubierto un “agujero de ozono grande y permanente” en la estratosfera inferior sobre los trópicos, a 10-25 km sobre la superficie de la Tierra. Este agujero es similar en “profundidad” al agujero de ozono estacional que se abre sobre la Antártida a fines del invierno y principios de la primavera, pero cubre un área siete veces mayor que la del agujero antártico de primavera, informó.

“El gran agujero tropical de O3 durante todo el año podría causar una gran preocupación mundial, ya que puede provocar un aumento de la radiación ultravioleta a nivel del suelo y afectar al 50% de la superficie terrestre, que alberga aproximadamente al 50% de la población mundial”. escribió Lu en el informe de AIP. “La exposición a niveles elevados de UV-B podría aumentar la incidencia de cáncer de piel y cataratas en humanos, debilitar el sistema inmunológico humano, disminuir la productividad agrícola y afectar negativamente a los organismos y ecosistemas acuáticos sensibles”.

En lugar de utilizar la definición convencional de un agujero de ozono, Lu definió un agujero como “un área de pérdida de O3 superior al 25% en comparación con la atmósfera no perturbada”. Los agujeros de ozono observados sobre el Polo Norte estaban marcados por una caída de aproximadamente el 25% en el ozono, por lo que esta nueva definición está justificada, dijo a Live Science. Es clave tener en cuenta que “la definición convencional de un agujero de ozono no observaría ningún agujero de ozono sobre los trópicos”, porque los niveles totales de ozono sobre los trópicos caen por encima del umbral de 220 unidades Dobson, señaló Lu en su informe. Poco después de que se publicara el estudio de Lu, Chipperfield y varios otros expertos compartieron sus críticas al estudio con el Science Media Center.

“No existe un ‘agujero de ozono tropical'”, dijo Paul Young, científico atmosférico de la Universidad de Lancaster en Inglaterra y coautor principal de la Evaluación científica del agotamiento del ozono de 2022, un informe preparado por la OMM y las Naciones Unidas.

“La identificación del autor de un ‘agujero de ozono tropical’ se debe a que observa los cambios porcentuales en el ozono, en lugar de los cambios absolutos, siendo estos últimos mucho más relevantes para los dañinos rayos UV que llegan a la superficie”, dijo Young. “Curiosamente, su artículo tampoco se basa en la vasta literatura que explora y documenta las tendencias del ozono en todas las regiones de la atmósfera”.

Un factor enorme que influye en las concentraciones de ozono en la estratosfera tropical es un fenómeno llamado circulación de Brewer-Dobson, un patrón global de circulación de aire que empuja el ozono fuera de los trópicos hacia los polos, dijo Marta Ábalos Álvarez, investigadora del Departamento de Física de la Tierra y Astrofísica en la Universidad Complutense de Madrid. Esta circulación se ha acelerado en los últimos años debido al cambio climático, y esta aceleración explica los patrones a largo plazo del agotamiento del ozono observados en los trópicos, dijo.

“En mi opinión, el artículo [de Lu] carece del rigor científico necesario para ser un aporte confiable”, dijo Ábalos Álvarez. “Contiene muchos razonamientos con graves errores y aseveraciones sin fundamento, contradiciendo resultados previos que sí están fundamentados”.

Fuente: Live Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.