El mayor terremoto de la historia pudo haber ocurrido hace 3.800 años

Geología

Alrededor de 1.800 a. C., un devastador tsunami arrasó con todo lo desafortunado de estar en la costa de Chile. La devastación fue tan severa que asustó a los cazadores-recolectores tierra adentro, donde permanecieron durante mil años. Ahora, los investigadores han rastreado las señales del terremoto que causó el tsunami, y creen que puede haber sido de la escala del terremoto más grande registrado en la historia.

Geología forense
La Tierra puede parecer un lugar estático, pero eso es solo porque no estamos mirando a la escala correcta. La corteza terrestre está hecha de placas rígidas (llamadas placas tectónicas) que se mueven impulsadas por las corrientes dentro del manto. Estas placas se mueven una alrededor de la otra a una velocidad de unos pocos centímetros por año, aproximadamente a la misma velocidad con la que crecen las uñas. Puede que no parezca mucho, pero dale suficiente tiempo (millones de años) y los cambios pueden ser sorprendentes.

El movimiento de estas placas también provoca terremotos. Especialmente cuando las placas se mueven una hacia la otra y chocan, los terremotos pueden ser particularmente devastadores. Chile es una de las zonas más propensas a este tipo de terremotos, y no es casualidad que el terremoto más grande registrado en la historia (el Terremoto de Valdivia) haya tenido lugar en Chile. El terremoto de Valdivia tuvo una magnitud de 9,5, lo que en ese momento sorprendió a los investigadores.

“Se había pensado que no podía haber un evento de ese tamaño en el norte del país simplemente porque no se podía tener una ruptura lo suficientemente larga”, explicó el profesor James Goff, profesor visitante de la Universidad de Southampton y coautor del estudio. estudiar. “Pero ahora hemos encontrado evidencia de una ruptura de unos mil kilómetros de largo frente a la costa del desierto de Atacama y que es enorme”, continuó.

Pero resulta que no solo fue posible un terremoto de este tipo, sino que otro similar pudo haber ocurrido relativamente recientemente en la historia geológica de Chile. Las pistas principales de este terremoto más antiguo provinieron de la evidencia del tsunami. Cuando un terremoto masivo desplaza un gran volumen de agua, puede causar una ola gigante: un tsunami. Las excavaciones de un sitio de 3.800 años de antigüedad en la costa de Chile mostraron que las comunidades de cazadores-recolectores habían sido destruidas por olas gigantes. Además, los investigadores también encontraron rastros de tsunamis en el desierto de Atacama.

“El desierto de Atacama es uno de los ambientes más secos y hostiles del mundo y encontrar evidencia de tsunamis allí siempre ha sido difícil”, explicó el profesor Goff. “Sin embargo, encontramos evidencia de sedimentos marinos y muchas bestias que habrían estado viviendo tranquilamente en el mar antes de ser arrojadas tierra adentro. Y encontramos todo esto muy alto y muy lejos tierra adentro, por lo que no pudo haber sido una tormenta lo que los puso allí”.

Placas tectónicas alrededor de América del Sur. En Chile, la placa de Nazca está chocando con la placa sudamericana. Imagen vía NOAA.

Mediante el análisis de estos datos y la realización de estudios de modelado de tsunamis, el equipo concluye que el evento fue causado por una ruptura enorme de 1.000 km de largo megathrust a lo largo de las placas tectónicas de Nazca y América del Sur, lo que sugiere que el terremoto puede haber sido de magnitud 9.5 y provocó un enorme tsunami. No había demasiada gente viviendo en el área, explican los investigadores. Pero aquellos que tuvieron la mala suerte de ser atrapados por el tsunami habrían sido aniquilados por completo.

Hay una lección importante que aprender aquí. Sabemos que pueden ocurrir terremotos de este calibre en esa área, y pueden estar ocurriendo con más frecuencia de lo que nos gustaría. De ocurrir otro evento similar ahora, sería una catástrofe para millones de personas que viven cerca de la costa chilena.

“La población local se quedó sin nada”, dijo Goff. “Nuestro trabajo arqueológico encontró que siguió una gran agitación social cuando las comunidades se trasladaron tierra adentro más allá del alcance de los tsunamis. Pasaron más de 1000 años antes de que la gente volviera a vivir en la costa, lo cual es un período de tiempo asombroso dado que dependían del mar para alimentarse. Es probable que las tradiciones transmitidas de generación en generación reforzaran este comportamiento resiliente, aunque nunca lo sabremos con certeza. Este es el ejemplo más antiguo que hemos encontrado en el hemisferio sur, donde un terremoto y un tsunami tuvieron un impacto tan catastrófico en la vida de las personas, hay mucho que aprender de esto”.

El estudio fue publicado en Science.

Fuente: ZME Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.